Gigamesh publica en formato Ómnium la saga Fafhrd y el Ratonero Gris, de Fritz Leiber

El próximo 21 de febrero volvemos a Lankhmar con “Espadas y nigromantes” y “Espadas contra la muerte”, en edición de bolsillo.

El ciclo de aventuras de Fafhrd y el Ratonero Gris es la gran obra de madurez de la fantasía heroica.

Fritz Leiber abandonó el modelo descarnado establecido con el Conan de Howard, condujo el género al terreno de la picaresca y lo elevó a cotas de ironía que no han sido igualadas desde entonces. Adaptado a juegos de rol y tablero por TSR y al cómic por Howard Chaykin y Mike Mignola, es uno de los ciclos más sólidos e influyentes que ha dado la fantasía moderna.
La saga se compone de siete libros en total, publicados anteriormente en dos volúmenes en nuestra colección Gigamesh Ficción como Primero y Segundo Libro de Lankhmar. Los siguientes libros están en preparación y serán publicados escalonadamente a lo largo de este año.

  1. Espadas y nigromantes (a la venta el 21/02/19)
  2. Espadas contra la muerte (a la venta el 21/02/19)
  3. Espadas en la niebla (próximamente)
  4. Espadas contra la magia (próximamente
  5. Las espadas de Lankhmar (próximamente)
  6. Espadas y magia glacial (próximamente)
  7. El caballero y la sota de espadas (próximamente)

Como elemento unificador, Enrique Corominas ha diseñado las portadas y las contraportadas de la colección como parte de una historieta que podrá acompañarse a lo largo de la misma.

Cubiertas

La traducción de las dos primeras novelas corre a cargo de Jesús Gómez.

Quiso la fatalidad que Fafhrd, un corpulento bárbaro norteño, y el habilidoso Ratonero Gris (que aún no era el Ratonero, sino un mero Ratón) coincidieran en las calles de la decadente y seductora Lankhmar. Sellaron su amistad en las tabernas, y la búsqueda de nuevos horizontes los hermanó en peripecias sin cuento. Se toparon con los adversarios más temibles, las muchachas más deliciosas y los hechiceros más diabólicos, así como con bestias sobrenaturales y auténticos demonios. Juntos recorrieron las tierras maravillosas de Nehwon y cometieron mil fechorías a ambos lados de los muros de Lankhmar, pero nunca, nunca, nunca trabajaron como mercenarios.

Fritz Leiber, Jr. (1910–1992), nació en Chicago (Illinois, EE.UU.). Acompañó en diversas ocasiones a la compañía de teatro de sus padres, con los que aprendió dramaturgia. En 1939 se publicó su primer relato, “Two Sought Adventure”, que sería la semilla del ciclo de Fafhrd y el Ratonero Gris. En 1953 se trasladó a California y se pasó a dedicarse por completo a la escritura. Se lo considera maestro en todas las vertientes del fantástico,
en las que destacó con la serie de ciencia ficción de la Guerra del Cambio, y con obras de terror como Esposa hechicera.

Puedes leer la opinión que nos mereció en su momento el Primer Libro de Lankhmar AQUÍ mismo.

Una oportunidad única para conocer a este dúo tan peculiar y adentrarse en el maravilloso mundo de Lankhmar, a un precio super económico.

Donde habitan androides y monstruos, una antología solidaria.

¡Hey, tú! Sí, tú. ¿Podrías dejar lo que estés haciendo, aunque sea solo un par de minutos? Es que quiero contarte algo y creo que es importante. De verdad, solo dos minutos.

Quería presentarte a un amiguete. Se llama Sergio de la Fuente, tiene catorce años y padece una enfermedad degenerativa rara, distrofia muscular de cintura.

A pesar de ello, Sergio es un chaval alegre y optimista, que disfruta de la vida y de la gente que le quiere. Cursa sus estudios, juega al futbolín y tiene grandes sueños.
El problema es que cada vez le cuesta más el desplazarse y aunque al principio la idea no le hacía nada de gracia, ha entendido que quizá, con una silla de ruedas motorizada, podría seguir corriendo aventuras y haciendo grandes cosas.

El problema es que el puñetero cacharro vale un dineral y aquí es donde entramos La Pastilla Roja Ediciones y vosotros. Junto a Luís Martínez Vallés, director del programa radiofónico Luces en el Horizonte y quien me dio a conocer a Sergio y su historia, decidimos que quizá podríamos aportar nuestro granito de arena a la causa. ¿El modo? De la única forma que sabemos, a través de la literatura.

Es por eso que contactamos a unos cuantos colegas de letras, autores con un nivel y calidad humana acorde con su talento artístico. Gente a la que todos conocéis (o al menos, deberíais), y que no dudaron ni un momento en echarnos una mano con este proyecto.

Después de mucho trabajo, os damos ahora  la oportunidad de colaborar con nosotros y ayudar a nuestro amiguete de la forma más sencilla. Os presentamos `Donde habitan androides y monstruos´, una antología solidaria de ciencia ficción y terror, que acaba de salir en formato digital y cuyos beneficios irán destinados íntegramente y en exclusiva para Sergio y su silla.

Donde habitan androides y monstruos.
Diecisiete autores. Diecisiete relatos. Diecisiete historias donde la ciencia ficción y el terror se unen por una causa común: Ayudar a Sergio, que pese a sus dificultades, no teme a los monstruos y llegará más allá del espacio exterior si se lo propone.

Podéis haceros con ella aquí mismo:
https://www.amazon.es/Donde-habitan-androides-y-monstruos-ebook/dp/B079SGJDQR/ref=sr_

Y también desde Lektu:
https://lektu.com/l/la-pastilla-roja-ediciones/donde-habitan-androides-y-monstruos/8602

Os dejo el listado de relatos y a los autores que participan en ella, a quienes quiero reiterar de nuevo mi profundo agradecimiento por su interés por el caso y su solidaridad.

Portada de Néstor Allende
Prólogo del propio Sergio de la Fuente.
Entrevista, de Cristina Jurado.
Mary Jane, de Daniel Gutiérrez.
El último paseo por el valle inquietante, de Mar Goizueta.
Casi como hermanos, de Pily Barba.
Sari vuelve a la guerra, de M.J. Sánchez.
Tic Tac, de Pepa Mayo Osorio.
La pregunta, de Luis Martínez Vallés.
Hoy tampoco es tu día, de Sergio Moreno Montes.
Salto al vacío, de José Antonio Campos (Toluuuu).
El misterio de la creación, de Carlos Sisí.
Veinticinco de enero, de Álex Puerta.
Aquelarre, de Nuria C. Botey.
Another Chance, de Adriana LS Swift.
Náufrago en el océano del cambio, de Ramón San Miguel.
Candy Candy, de Claudio Cerdán.
El gran hombre, de David Gambero.
Sombras, de Javier Quevedo Puchal.

Por si queréis saber más de Sergio, os dejo un par de enlaces donde se habla de él, de sus innumerables amigos y de sus aventuras diarias.

https://www.youtube.com/watch?v=q_I82n1s4tg
https://www.youtube.com/watch?v=5m4SDBvTmIk&t=508s

Ahora os toca a vosotros dar el paso. Uno tan sencillo para vosotros y que supone tanto para él.
Gracias a todos. Ale, ya está. Sigan con lo suyo…

 

 

In Memoriam: Jack Ketchum ha muerto. Reflexiones de su “Hijo Bastardo Idiota”, por Turner Mojica

Buenos días, mis queridos Lectores Ausentes.

Hace apenas diez días,  nos decía adiós alguien muy querido y admirado por esta casa. Dallas Mayr, más conocido como Jack Ketchum, quien con su partida, nos ha dejado tristes y un poco más huérfanos de referentes de esos que de verdad, nos han marcado el camino a seguir a muchos de nosotros. No voy a extenderme en alabar su trayectoria literaria (insuficientemente reconocida en nuestro país, si se me permite el inciso), ni a caer en el error de hablar de él a nivel personal. Me pareció siempre un tipo interesante, honesto consigo mismo y con los demás, pero no lo traté en persona y es por eso que prefiero que sea alguien que sí le conocía bien, de manera íntima, quién venga a hablarnos ya no del escritor, sino del hombre que era.

Gracias a Soraya Murillo, quién mantenía desde hace tiempo una buena relación con el autor a través del email y las redes sociales, he conocido a Turner Mojica, alguien muy, muy cercano a Ketchum y que ha tenido el detalle de autorizarnos a traducir y publicar esta misiva, a modo de homenaje póstumo a quien, en sus propias palabras, ha sido como un padre para él.

Agradecer a Pili Rosique Aysel sus labores de traducción, a Soraya por el contacto, al propio Turner Mojica por su amabilidad y como no,  a Jack Ketchum, allá donde esté, por habernos dado tanto… Que la tierra te sea leve, Dallas.

Os dejo con el texto:

 

In Memoriam: Jack Ketchum ha muerto. Reflexiones de su “Hijo Bastardo Idiota”

Se ha ido. Se ha ido de verdad”. Me tumbo en la hamaca, contemplo el Pacífico y dejo que esas palabras se hundan en el azul resplandeciente. Busco en Spotify y pongo a Tom Waits, “Sins of the Father”, y me balanceo durante un momento con los ojos cerrados. “Kissed my sweetheart by the chinaball tree. Everything I done is between God and me”. La tristeza se apodera de mí y lucho por empujarla hacia ese oscuro lugar donde esperan las lágrimas. Me lleva a la puerta de cristal y me guía a través de la villa blanca hasta la cocina. Cojo el cuchillo, corto un pedazo de mango y apoyo mi mano sobre la encimera de mármol negro. Cruzando el suelo de losetas blancas en un baile lento y aburrido, me lleva escaleras abajo y yo la sigo fuera, cerrando la puerta tras de mí.

La música se desvanece y camino los cincuenta pasos hasta la orilla de Playa Marbella, en Costa Rica. No siento el calor del sol, ni el de la arena, tampoco oigo el canto de los pájaros y el aullido de los monos. Soy sordo a las iguanas que me sisean y a las olas que me golpean mientras me alejo nadando. Otras cincuenta brazadas y miro hacia la orilla. Contengo la respiración y me sumerjo en la corriente.

Conocí a Dallas Mayr, su nombre real, en un encuentro de alumnos del Emerson College en el centro de Manhattan. Lo sacaron de un grupo de admiradores, mujeres en su mayoría, y me lo presentaron. Bebíamos el mismo whisky escocés: Dewar´s con hielo. Le acepté un Winston, lo que se convertiría después en un ritual para nosotros. Parecía que nos conociéramos de antes y el resto de la fiesta se disipó, salvo por las mujeres a nuestro alrededor. Al día siguiente, quedamos a las cuatro y media para lo que él llamó “The Meeting”, en lo que por aquel entonces era el World Café en el Upper West Side, no muy lejos de donde él residía. Supe que volvería para vivir cerca de él.

Cuando me instalé en Manhattan desde Boston, poco después de graduarme, “The Meeting” se convirtió en parte de mi vida. Escritores, artistas, actores, ejecutivos y obreros mezclados con el ritmo vibrante del Lincoln Center y los cercanos ABC Studios. Dallas me guió como Charon a través de sus aguas. Los hombres y mujeres que asistían se convirtieron en mi gran familia. Los primeros años no había leído ninguno de los libros de Dallas, ya que no eran fáciles de encontrar por aquel entonces. No fue hasta que conseguí un trabajo de marketing en Playboy y me tropecé con un ejemplar de “Joyride” en Barnes & Noble. Tenía que hacer algo. Sólo dos copias. Me encargué de preparar su primer kit de prensa, todos sus materiales de RR.PP., todo aquello sobre lo que que pude poner las manos. Me zambullí en un tesoro escondido de material guardado en su apartamento en la calle 69 con Broadway, donde conocí a Paula y sus gatos. Bestia se convirtió en mi favorito.

Realicé su primera fiesta de presentación de libros en Nell´s para ”The Girl Next Door: Special Edition” en la calle 14. Aquel evento fue el comienzo de nuestras promociones juntos que, para mí, eran meras excusas para beber, fumar, hablar y reírnos juntos. Él había conocido cada amor de mi vida, sido testigo de cada ruptura, visto mis ascensos y mis muchos descensos al infierno. Dallas fue el responsable de mi traslado a Italia. “Vete” es lo que dijo, “sal de aquí y alcanza Grecia también”. Lo dejé todo y me fui, pero siempre mantuvimos el contacto.

Dallas y yo comimos, bebimos, fumamos y viajamos juntos por docenas de ciudades en Italia: de Milán a la costa de Amalfi, a la isla de Malta y las playas de Costa Rica, donde me instalé después de trece años en Italia. Me convertí en lo que él llamó su “hijo bastardo idiota”, sacado de una canción de Frank Zappa. Llevé esa insignia con honor y casi toda mi correspondencia con el acababa con “XO HBI”

Hice que Dallas volara a visitarme en Playa Tamarindo para consultarle sobre un guión que estaba escribiendo y su valoración fue maravillosa. Estaba pálido y frágil, sus ojos eran grises y no del azul penetrante al que yo estaba acostumbrado. Su andar era lento, pero sonreía a través del dolor. El clima cálido le venía bien. Estaba de mejor humor. Después, su cáncer remitió.

Volví a traerle a Costa Rica para trabajar más en el guión, pero mi verdadera motivación era que pasásemos su cumpleaños juntos. Escapó del invierno de Nueva York y estaba encantado con nuestro progreso en el guión.

Le estaba muy agradecido, pero también abrumado porque su cáncer había reaparecido. Tenía mejor aspecto que la vez anterior, pero algo me decía que aquella sería la última vez que le viera vivo. En aquel viaje, poco a poco, me fui desmoronando y desarrollé lo que él llamaba “flopsweat”. Un miedo nervioso a fallarme, lo que para mí significaba fallar a Dallas. Me tragué un combinado de sus pastillas y las pasé con botellas de whisky escocés y enfermé del alma, pero Dallas me sacó adelante. Él sabía que estaba sufriendo. El miedo a perderle era insoportable. Aquel hombre me era más cercano que mi propio padre.

Mientras me sumerjo bajo el agua, oigo su risa. La música de Tom Waits vuelve a mi cabeza. “Hoist That Rag” ruge bajo la superficie. “We stick our fingers in the ground, heave and turn the world around”. Respiro con dificultad, vuelvo nadando a la orilla y me tumbo exhausto y riendo en la playa. Mi padre se ha ido, pero me ha dejado las palabras más poderosas, que para mí tienen tanto significado como “Jesús lloró” y esas palabras eran “palabras evocadoras”. Estoy conociendo a la tristeza y bailando con ella. Siento a Dallas aquí conmigo, en la playa, y dejo que la avalancha de recuerdos me llene de alegría.

Mi padre era un alma generosa y amable; bebedor, fumador y picaflor, como me gustaba llamarle. Simplemente resultó ser Jack Ketchum. Me enseñó lecciones que no se pueden encontrar en ningún libro y predicó con el ejemplo. Stephen King lo llamó “un arquetipo”. Lo era en todos los sentidos de la palabra, en el trabajo y en el juego.

Camino de vuelta a la villa, me sirvo un té helado y llevo mi portátil desde la mesa a la hamaca. Veo mujeres hermosas en la playa y perros jugando. Tomo un sorbo del vaso y comienzo a escribir.

1- N.del T “Besé a mi amor bajo el árbol de las lilas. Todo lo que he hecho queda entre dios y yo”
2- N. del T. “La chica de al lado: Edición especial”
3- N. del T. ” Hundimos nuestros dedos en el suelo, tiramos y cambiamos el mundo

 

Corazón americano, alma europea y sangre costarricense. Turner Mojica es escritor, consultor de gestión internacional, estratega de marca para las industrias de las artes y el entretenimiento. Graduado por la Emerson College, es ex coordinador de prensa del senador estadounidense Edward M. Kennedy, ex gerente de marca de Playboy Enterprises Inc, ministro de propaganda de The Ronnie King Group, asesor de gestión de Mario Cardona Lang y Zen Entertainment Latin America y Consultor de Gestión Internacional e Hijo Bastardo Idiota de Toda la Vida de Jack Ketchum.Enterprises Inc, ministro de propaganda de The Ronnie King Group, asesor de gestión de Mario Cardona Lang y Zen Entertainment Latin America y Consultor de Gestión Internacional e Hijo Bastardo Idiota de Toda la Vida  de Jack Ketchum.

 

V Premios ATRAE, un reconocimiento a los profesionales del doblaje y la traducción

Por Josemi de Alonso.

 

Eran las siete de la tarde del sábado, y la ECAM estaba inusualmente concurrida: unas cien personas entre premiados, amigos y familiares que se preparaban para esperar el resultado de unos premios a una de las labores más denostadas entre los hipster del cine: Los premios a los doblajes y las traducciones audiovisuales.

(Un par de aprendices de Godard están retorciendose de dolor en su piso de Malasaña mientras gritan sobre la santidad de las voces originales de los actores. Sentíos mal por ellos. Pagan mil quinientos por el piso en el que están dando sus últimos estertores.)

El salón de actos de la ECAM retumbaba con la voz De Claudio Serrano, el presentador. Una gala presentada por este hombre tiene un curioso efecto: cerrando los ojos puedes imaginar que está siendo presentada por Bruce Wayne

https://www.youtube.com/watch?v=urQiXyDA8YI

o por Otto, de los Simpsons.

https://www.youtube.com/watch?v=vDWAVFKc3xY

Un dato que me resultó curioso es que la mayor parte de premios incluía dos ganadores: el traductor por un lado y el adaptador por otro, que se encarga de conseguir que encaje en los tiempos que tiene el actor para hablar. El otro dato fue la reivindicación de casi todos los ganadores en pedir que se suban las tarifas de traducción. (Se conoce que el premio no lleva aportación en metálico, si acaso una copa de vino en el catering)

-Mejor traducción y adaptación para doblaje de película estrenada en cine: Zootrópolis. Lucía Rodríguez Corral (traducción) y Lorenzo Beteta (adaptación)

https://www.youtube.com/watch?v=ScIH8rZFsmc

-Mejor traducción y adaptación para doblaje de obra estrenada en TV, DVD o plataforma en línea: Rick y Morty (T2). Rafael Ferrer (traducción) y Santiago Aguirre (adaptación)

https://www.youtube.com/watch?v=GvqOZXDXHBU

-Mejor subtitulación de película estrenada en cine: Spotlight. Lía Moya (traducción)

https://www.youtube.com/watch?v=3G2EgJBkNaQ

-Mejor subtitulación de obra estrenada en TV, DVD o plataforma en línea: Black Mirror (T3). Paula Carrasco Cano y Laura Segarra Vidal (por el episodio Cállate y baila)

https://www.youtube.com/watch?v=nOuebtOSzME

-Mejor traducción y adaptación para voces superpuestas en cine, TV, DVD o plataforma en línea: Atari: Game Over. Marcos Randulfe Sánchez

https://www.youtube.com/watch?v=4wjMn6yjOjQ

-Mejor audiodescripción de obra estrenada en cine, DVD, TV o dispositivo móvil: Juego de tronos (T6). Antonio Vázquez Cuesta

https://www.youtube.com/watch?v=15cvTbBC2DQ

-Mejor subtitulado para sordos de obra estrenada en cine, DVD, TV o dispositivo móvil: Una mirada cap enrere. Jordi Bosch Díez y Jota Martínez Galiana (traducción) y Joana Caimari (revisión)

https://www.youtube.com/watch?v=WdRl4b-Ar88

-Mejor traducción de videojuego para consola, PC, web o dispositivo móvil: Watch Dogs 2. Maira Belmonte, Ramón Méndez, Amaranta Pérez y Gema Solís (traducción) y Manuel Mata y Vicent Torres (revisión)

https://www.youtube.com/watch?v=NFNrPEJa5P0

ATRAE concede este año el cuarto premio Xènia Martínez a Paula Mariani por su labor de divulgación y enseñanza, especialmente en el terreno de la subtitulación, por haber sido precursora de las dos primeras CITA y de la propia asociación ATRAE, y por luchar por los derechos de los traductores al frente de DAMA para dignificar la profesión

Los ganadores se llevan sus trofeos a casa. Los finalistas y los reporteros nos apostamos al lado de las croquetas y las copas de vino que esperan a la salida. Un premio de consolación, pero premio al menos.

En resumen: una bonita gala y un esfuerzo encomiable por hacer visible la labor de los traductores, una profesión maldita en estos tiempos de: “yo es que las series las veo subtituladas”. Desde este humilde blog rompemos una lanza a favor de estos profesionales que se esfuerzan en hacer más accesible la cultura y el entretenimiento para todos.

 

Premier de Transformers: El último Caballero, en AutoCine de Madrid Race

Por Karol Scandiu.

El jueves 27 de julio fui en compañía de mis hijos a la Premier de Transformers: El último Caballero”.

Gracias a El Athnecdotario, acudí al evento como parte de la prensa para asistir a la película en estreno, cita que tuvo lugar en el AutoCine de Madrid (Calle Antonio de Cabezón, 8, Fuenlabrada).

Un evento familiar al que muchos de los participantes invitados acudían con sus peques para disfrutar de la cuarta entrega de la saga

En la entrada nos encontramos con el Optimus Prime “Definitivo”, una figura hecha en España por artistas nacionales, que nació de la participación interactiva de los fans durante meses en su página web. Un Optimus de más de 6 metros de altura hecho en exclusiva para esta nueva entrega y que es toda una obra de arte.

Dos robots más nos hicieron compañía, uno de ellos Bumblebee; figurantes disfrazados, cuya “armadura” robótica, luces y sonidos incluidos, hicieron las delicias de los presentes (peques y mayores), pues estuvieron largo rato enfundados en sus trajes para que se tomaran fotos con ellos.

El photocall tuvo lugar sobre las 21 horas, y antes de eso, aproveché para disfrutar de unos perritos calientes al más puro estilo americano, sentados cómodamente al aire libre en la parte destinada a la zona de alimentación del AutoCine; varias caravanas de comida rápida, un restaurante que no tiene nada qué envidiar a los cafés americanos de los 60 o 70 que tanto han salido en los cines. Además, varios automóviles de época (desde un coche de policía a una furgoneta muy hippy), terminaban de darle el aire tan logrado al lugar.

Tras las secciones de fotos (aquí me quedé fuera pues había mucha gente y no pude acercarme como es debido), nos dirigimos a tomar asiento en las butacas puestas en exclusiva para el evento en primera fila, justo frente a la pantalla; tras nosotros, el espacio dedicado a los coches ya estaba casi al completo, y así, sobre las 22 horas (casi en punto) arrancaba la película.

La cinta se merecería toda una crítica ella sola (que llegará esta misma semana), así que mientras tanto contaré, sobre todo, mis impresiones y sensación cuanto al visionado en sí: la calidad de la imagen era excelente, el sonido nos rodeaba (gracias a salidas dispuestas de forma estratégica a lo largo y ancho del AutoCine, algunas de ellas, disfrazadas como si se trataran de rocas naturales), haciendo de la experiencia toda una gozada.

Los que disfrutaban de la película desde sus coches acabaron (una gran mayoría) sobre los capós, y es que la película se lo merecía: un espectáculo de sonidos, luces, acción e historia que han hecho de esta mi nueva favorita de la Saga Transformers.

La única pega que le pondría al evento ha sido que una vez empezado el pase, y como estaba totalmente prohibido el uso de cualquier dispositivo electrónico, los dos encargados de vigilar el área de las butacas (por si alguien decidía sacar el teléfono) se paseaban entre las tres filas de asientos como tal cosa, y puesto que eran como sillas de playa plegables (muy cómoda, eso sí), cada vez que pasaban por delante, se convertía en un festival de cuellos intentando ver tras el vigilante, sobre todo para los más peques del público.

Si tenéis la oportunidad de acudir al AutoCine Madrid, os recomiendo la visita sin dudarlo. Además, tras el evento han confirmado que el área de butacas no se retirará, y podrás elegir entre ver el evento desde tu vehículo o en los asientos

El evento ha sido una maravilla, la organización nos ha tenido informados con amabilidad a cada momento, y hemos disfrutado de la película en un entorno que, para mejor, solo descalzos con los pies sobre la mesa de centro en tu propia casa. Eso sí, ni pantalla, ni sonido, ni la experiencia que allí te ofrecen.

 

Crónica del “Fear The Walking Dead Fan Event”, Cine Callao en Madrid (AMC SPAIN)

Por Karol Scandiu

El pasado lunes 24 de julio acudí al evento Fear The Walking Dead Fan Event, gracias a una entrada doble que gané en un sorteo que la web de AMC SPAIN llevaba a cabo.

FTWD3

Con la presencia de los actores Daniel Sharman (Troy Otto) y Rubén Blades (Daniel Salazar), participamos en una charla que duró alrededor de una hora en la sala del Cine Callao en Madrid. Nos esperaban en las butacas un bote con caramelos de fresa en forma de calaveras, una botella de agua y dos cartulinas (roja y verde) que usamos en un par de ocasiones durante la entrevista por parte del presentador.

Un evento ameno gracias a la simpatía de ambos actores, muy cercanos, con un humor increíble, que no dudaron en contestar a las preguntas preparadas por la organización así­ como las que el público pudo hacer al final de la cita.

FTWD1

Entre otras, vimos varias escenas de la temporada actual de la serie (no de los nuevos capí­tulos que llegaron en el mes de septiembre, detalle que además rogó el presentador a los actores que no desvelaran nada de lo que ocurrirá en la siguiente parte de la tercera temporada), y pudimos conocer más detalles de su trabajo en la serie, además de la pasión que ambos tienen por el mundo artístico y por su profesión.

Entre algunas preguntas, me encantó tanto su cercanía, como sus respuestas en las cuales se tomaban su tiempo en contestar y ser detallistas; empezaron hablando de cómo llegaron a formar parte del elenco de la serie, en el caso de Rubén Blades llamado personalmente por uno de los creadores de la serie, comentó que le ofreció el papel tras ver su participación en la película Safe House junto a Denzel Washington Ryan Reynolds; Daniel Sharman contó (con mucho sentido del humor) como en su caso participó de un casting durante el cual no sabí­a ni para qué serie o papel optaba, ya que los productores de la serie (así como de TWD – The Walking Dead) mantienen un secretismo muy importante cuanto a la elección de actores, y que lo único que le dijeron era que pensara en que su personaje se llamaba Daniel, para después avisarle de que se personara para hacer un molde de su ojo con una cuchara incrustada en este, y así se quedó un par de semanas sin saber poco más (soñando con la cuchara, añadió entre risas).

FTWD2

Hablaron sobre el avance de la serie, sus personajes, la fuerza que van cobrando poco a poco, comentando también sus pareceres sobre el mundo artí­stico, como les afectan (a ambos) la “carga´´ de unos personajes tan fuertes y con personalidades tan marcadas.

Una de las preguntas curiosas de la noche la hizo la primera fan durante la rueda de preguntas, y fue “qué les parecí­a un crossover entre TWD y FTWD´´, a los que los dos actores no dudaron en contestar que no solo la idea no les gustaba, como que no sería beneficioso para ninguna de las producciones, pues ambas son únicas y tienen su personalidad.

FTWD4Me quedo también con una de las respuestas de Daniel durante la mención al capí­tulo grabado totalmente en castellano en el cual el protagonista es Rubén (Salazar), pues transcurre en México y es su “regreso de entre los muertos´´; entre otras el actor americano destacó no solo la importancia de darle voz más allá del típico americano e historias centradas en sus propias fronteras e idioma, como que el público necesita y se merece mucho más porque “no todos los héroes son hombres de pie blanca que hablan en inglés´´, palabras que fueron aplaudidas por el público y su compañero de reparto.

Aguardando más eventos similares, me quedo con los actores, dos personas asombrosas que nos han acercado un poco más al mundo del séptimo arte, con educación, humor y pasión por lo que hacen.