Zona Catastrófica, de Antonio Sánchez Vázquez

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

Hoy vengo con una reseña atrasada que ya hace tiempo debería haber colgado, pero que por una razón u otra, siempre terminaba dejando para más tarde.  No hay causa concreta para ello y desde luego, no es que no me haya gustado el libro en cuestión o no haya disfrutado de su lectura, sino que como suele decirse, la confianza da asco y como su autor es un buen amigo mío, me he ido rezagando con la excusa de que no viene de un día. Pero  es que hace tanto tiempo que la tengo pendiente que casi me daba ya vergüenza y  no he querido dejar pasar más tiempo para ponerme con ella. Si, lo sé. Soy un impresentable.

Hablamos de Zona Catastrófica, de Antonio Sánchez Vázquez, publicada por Editorial Universo y con la que el autor nos propone una historia de zombies de las buenas.

Zona Catastrófica - Antonio Sánchez VázquezPozuelos de los Arroyos es un pueblo rural típico andaluz. Las fachadas encaladas, la torre de la iglesia despuntando sobre la línea del horizonte, hectáreas de campos de cultivo rodeando la localidad, gente campechana y dicharachera en sus calles y balcones floridos y pintorescos allá donde se mire. Pero en verano el calor azota a los buenos habitantes del pueblo. En concreto, el verano en el que transcurre la historia, una gran sequía castiga a los agricultores de la zona y consigue desesperar a los pozueleños por culpa de los constantes cortes en el suministro de agua.

Lo que no sospecha ninguno de los habitantes del pueblo es que Pozuelos será el epicentro de una tremenda tormenta que anegará sus calles y sus campos de cultivo. Las tres salidas del pueblo quedarán bloqueadas y nadie podrá salir o entrar de la localidad.

Para complicar las cosas, una extraña epidemia se está extendiendo entre las gentes del pueblo, haciendo que se comporten de manera extraña y agresiva con todo aquel con el que se encuentran a su paso. Una de las médicas de cabecera del centro médico, una familia de recién llegados, dos guardias civiles, el párroco y un equipo de reporteros que han acudido al pueblo para cubrir la inundación, compondrán un pintoresco grupo que luchar contra el temporal, pero sobre todo contra la horda de vecinos infectados que les acechan, ansiosos por devorarles.

 Si, ya se… ¿Otra de zombies? Pues sí. A pesar de que yo mismo estoy más que saturado de este género, aburrido de estas pútridas criaturitas, lo cierto es que si he de ser sincero, he disfrutado de la novela.  Pese a que Zona Catastrófica no destaca por su originalidad y se ciñe a las premisas habituales de este tipo de historias (entiéndase grupo de supervivientes atrapados en un lugar, rodeados de muertos vivientes y  comprobando que ni siquiera los No Muertos pueden competir en cuanto a maldad con los propios seres humanos y  su miedo, su odio, su ambición, su cobardía y sus intereses),  la novela que Antonio Sánchez  se distingue por algunos puntos concretos que llaman la atención y que funcionan. La prosa, ágil y fluida, ofrece una lectura llena de giros argumentales, de sorpresas inesperadas y resulta muy, muy entretenida.  La interminable lista de muertes, algunas verdaderamente crueles, le dan un tono bastante cafre y pasado de rosca en algunos momentos, algo que me ha parecido un acierto. Y es que Antonio no se corta y el punto salvaje, cruel y cabrón que destila en algunos momentos es de lo mejorcito que he leído en este aspecto.

Bien narrada, haciendo que uno se sumerja (viva el juego de palabras) dentro de la trama y logrando que uno se sienta partícipe del horror que se cierne sobre ese tranquilo y aburrido pueblecito español  donde nunca pasa nada, considero que el escenario elegido y la forma en que se nos presenta la historia es genial. El apocalipsis se desata en medio de lo cotidiano, de un modo brillante. El lector va comprobando como error tras error, casualidad tras casualidad, cagada tras cagada, se desata el infierno y no hay nada que pueda evitar la tragedia.

En la parte negativa, he de centrarme en los personajes.  En demasiados momentos, dan ganas de darles de hostias con la mano abierta por su estupidez y su forma de actuar, absurda e inexplicable. En la mayoría de ocasiones, uno es incapaz de comprender porque demonios actúan como actúan, a que se debe esa incomprensible toma de decisiones y en que se basan para actuar como lo hacen. Entre cabrones e imbéciles, lo que resulta realmente asombroso es que se necesite de un apocalipsis z para que mueran. Casi dan ganas de aplaudir cuando cascan, mientras les gritas “Esto te pasa por gilipollas, so retarded”.

ANTONIO CON ZOMBISi pasamos por alto esa imbecilidad de los personajes y nos centramos en lo que sucede, insisto en que es una novela muy disfrutable y divertida. Antonio se lo ha pasado pipa imaginando este festival de muertes, caos y destrucción. Y el lector disfruta de ello, de la barbarie, de la masacre y de lo retorcido de cada uno de los actos que se narran.

Yo me lo he pasado pipa, me he reído mucho, me han salpicado vísceras y restos corporales, he visto como el miedo se apoderaba de los habitantes de Pozuelo de los Arroyos y he visto como los vecinos caen uno a uno, hasta desaparecer a toda su población, mientras la lluvia arrecia y las calles se convierten en canales.  Y la parte final, el desenlace, me ha parecido cojonudo.

Como digo, no esperéis algo nuevo ni distinto en cuanto a planteamiento, pero sí que estéis dispuestos a deleitaros con ese exceso con el que Antonio juega durante toda la narración. Muy entretenida,  bien escrita y se lee del tirón. Disfrutad de las muertes, de los  giros que da la historia y sobre todo, haced apuestas sobre quien será el siguiente en palmar. ¡Os lo vais a pasar teta!

Por cierto: Portada de Daniel Expósito, que sigue en su línea molona.

 

Zona Catastrófica

Antonio Sánchez Vázquez

Editorial: Universo

ISBN: 978-84-941526-6-5

Páginas: 490 pág.

PVP: 16€