CINE: Annabelle, de John R. Leonetti

Un artículo de Mitsuko C.

Título original: Annabelle

Año: 2014

Duración: 98 min

País: Estados Unidos

Director: John R. Leonetti

Guión: Gary Dauberman

Música: Joseph Bishara

Fotografía: James Kniest

Reparto: Annabelle Wallis, Ward Horton, Alfre Woodard, Eric Ladin, Gabriel Bateman, Paige Diaz, Tony Amendola, Michelle Romano, Brian Howe, Morganna May

Productora: Warner Bros. Pictures / Evergreen Media Group

Género: Terror, spin-off

Web oficial: http://annabellemovie.com/

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=8kmLHwKH31M

 

Sinopsis:

 

Debido a la acción sangrienta de una secta ocultista, una de las muñecas de la familia Gordon queda poseída por el alma perturbada de Anabelle Higgins, quien ha abierto una puerta que sólo se puede cerrar con un sacrificio”

 

Viendo “Annabelle”, respiras y exhalas James Wan por todos los poros de tu piel y es que el hombre está ahí poniendo la pasta, vamos, que es uno de los productores. El que antaño fue su Director de Fotografía John Leonetti (director de peliculones –sarcasmo- como “El Efecto Mariposa 2” y “Mortal Kombat: Anihilation”), aquí se ha convertido en el director principal, que no sé si único de la película y sí, se nota el cambio… ¡Oh my cat!.

La verdadera muñeca Annabelle

Wan nos tiene acostumbrados a planos cortos e impactantes, una historia que va a lo que va y un desarrollo pausado pero que te mantiene en constante tensión. En este caso me quedo con la parte de ritmo pausado, la película se hace tremendamente larga y muy, muy, muy predecible desde el segundo uno. Un poco plomo si así lo preferís. Incluso diría que hay tres finales; parece que acaba, pero no… La peli continúa, vamos, que te dan ganas de coger tú misma a la muñeca -que por cierto ¿quién querría tener ese engendro en su casa porque le parece bonita y no porque parezca un ente salido del infierno?- y rociarla con napalm.

No digo que no haya buenos momentos, que los hay: cameo incluído por parte del compositor Joseph Bishara. Pero para mí no compensan el coñazo que supone ver la angustiosa pasividad de Mia Gordon (Annabelle Wallis) y su marido. Querrias pegarles una patada en la espinilla y decirles: ¡Espabilad, mendrugos!. Menos sangre y horchata para todos.

Como dato a destacar es que al final de la película hay un momento en el cual se ve a la auténtica muñeca Annabelle en una tienda. Ese detalle, hace que salgas del cine un pelín más contento, pero este spin-off, a pesar de haber recaudado más de lo invertido, creo que patina bastante y que, para los que hemos visto mucho cine de terror, esto se nos quede muy pero que muy corto.

 

CINE: Así en la Tierra como en el Infierno, de John Erick Dowdle.

Un artículo de Mitsuko C.

Título original: As Above, So Below.

Año: 2014.

Duración: 93 min.

País: EEUU.

Director: John Erick Dowdle.

Guión: Drew Dowdle, John Erick Dowdle.

Fotografía: Léo Hinstin.

Reparto: Perdita Weeks, Ben Feldman, Edwin Hodge, James Pasierbowicz, François Civil, Marion Lambert, Ali Marhyar, Cosme Castro, Hamid Djavadan, Théo Cholbi, Emy Lévy, Roger Van Hool, Olivia Csiky Trnka, Hellyette Bess, Aryan Rahimian, Samuel Aouizerate.

Productora: Legendary Pictures / Universal Pictures

Género: Terror, thriller, found footage.

Web oficial: http://www.asienlatierracomoenelinfierno.es/

Tráiler: http://www.youtube.com/watch?v=WpRh9KEIsUg

Sinopsis:

Scarlett es una brillante y osada arqueóloga y alquimista que ha consagrado su vida a conseguir encontrar la “Piedra Filosofal”: portadora de vida eterna y la clave para convertir cualquier elemento en oro, cuya búsqueda inició su padre. Su investigación la llevará hasta las míticas Catacumbas de París, donde, acompañada por unos expertos en los túneles, un amigo especialista en arameo y un documentalista, todos encontrarán una experiencia fuera de lo común”.

Gracias a esta película hemos podido ver por primera vez en la gran pantalla las “Catacumbas de París”, un lugar donde anualmente peregrinan miles y miles de personas para recorrer unos pocos kilómetros bajo tierra, acompañados por los huesos de, alrededor, seis millones de personas, que se depositaron allí durante el s. XVIII debido a la acumulación de cadáveres que se daban en las calles y que resultaban un problema para los vivos.

Las “carrières” son originariamente minas de piedra caliza que se utilizaban durante el imperio romano, también han servido de inspiración para la redacción de libros como “Los Miserables” de Víctor Hugo o como refugio antiaéreo durante la IIGM. Su historia y sus leyendas urbanas son extensas y muy atrayentes para todos aquellos a los que nos guste lo místico y lo macabro.

En “Así en la tierra como el infierno”, los hermanos Dowdle (Quarantine, La trampa del Mal), se inspiran para su historia en el grabado que encontramos nada más bajar a las Catacumbas: “Arrête ! C’est ici l’empire de la mort”: “¡Detente! Esto es el imperio de la muerte”. Es la entrada al infierno, y el infierno es personal, cada personaje encontrará su propio infierno y se verá en la tesitura de tener que enfrentarse a él o perecer por sus malas acciones, que no pecados, ya que en ningún momento encontramos en el guión una mención a la religión cristiana.

La cinta está rodada utilizando la técnica del falso documental o el “Found Footage”, que en este caso creo marea demasiado al espectador, ya que hay momentos en los que no puedes apreciar absolutamente nada de lo que está pasando. Es una cinta de terror y esos movimientos tan bruscos y borrosos te distraen y rompen un poquito con los momentos de clímax.

La historia recuerda bastante a “Indiana Jones” pero tratada de otra manera, esto no es cine de aventuras y nadie puede llegar ni a soñar con oler las plantas de los pies del Dr. Jones, pero a pesar de los mareos y de personajes que no sabes muy bien qué pintan en la historia, te encontrarás con una peli entretenida y que si tienes una mínima inquietud te planteará muchas preguntas sobre el mundo “Hermético”, la alquimia, el perdón a uno mismo y tu propia conciencia.

El ritual, de Adam Nevill

Cuatro viejos amigos de la universidad se reúnen de nuevo para recorrer los parajes salvajes del Círculo Ártico escandinavo y revivir los viejos tiempos, pero pronto descubren que la vida les ha llevado por caminos diferentes y que poco tienen ya en común.
Con el paso de los días, las desavenencias se van convirtiendo en obstáculos que añadir a los que presenta el terreno virgen y boscoso que pisan y a los problemas derivados de la poca preparación del grupo de excursionistas. Perdidos, hambrientos y rodeados por un bosque que no parece haber sido pisado durante milenios, no parece que la situación pueda empeorar, hasta que se topan con una desvencijada cabaña que esconde en su interior rastros de ritos ancestrales y de sacrificios paganos dedicados a una presencia que todavía habita el bosque. Una presencia inhumana que sigue de cerca sus pasos. Y mientras el cuarteto de amigos se arrastra hacia la salvación, descubre que hay cosas peores que la muerte entre esos árboles centenarios…

Existen varias clases de libros: los que sirven para adentrarte en una historia para pasar el rato, y otros, por ejemplo, cuya historia te acompaña durante días, semanas e incluso meses; el libro que me trae hoy por aquí, ‘El ritual’, pertenece a este último grupo. Adam Nevill (autor de Apartamento 16) nos introduce en una pesadilla de principio a fin que aflora los sentimientos del lector, incluso del más curtido; hacía tiempo que servidor no pasaba tanto nerviosismo en un libro de género.

Adam Nevill es un escritor muy hábil y nos presenta a unos personajes desamparados y perdidos, consistiendo ésta en una de las grandes bazas con las que juega el autor ya que podríamos ser cualquiera de ellos (con problemas analíticos de amistad), formando una asociación mental que costará desprenderse de ella una vez terminada la lectura del libro; los capítulos cortos, muy concisos en su estructura, potencian esa sensación de claustrofobia deparando múltiples sorpresas en el desarrollo de la historia.

La novela esconde una vuelta de tuerca en su tercio final (con cambio de escena incluído) que no estropearé por aquí, y que es incluso más aterradora que el asedio por parte de la ‘presencia‘, y que ‘gracias’ a ella he estado taquicárdico en su desarrollo, malestar que hacía tiempo que no recorría mi cuerpo…y no exagero, sumergiéndonos en un entorno denso y de pesadilla difícilmente olvidable.

El ritual ofrece suficientes momentos de tensión y emociones como para recomendarlo sin ningún tipo de duda a todo aquel lector de género fantástico y de terror, al que le esperan unas cuantas noches sin dormir….y eso, queridos amigos, es la magia de una gran novela, y ésta lo es, no lo duden.

Espero que Adam Nevill reafirme su posición en el mercado con ‘El ritual’ y que, a título personal, me deja con unas ganas increíbles de leer lo próximo que salga de su pluma…espero que la espera no se alargue mucho.

 -Por Francisco José Arcos Serrano-

El ritual
Adam Nevill
Editorial: Minotauro
ISBN: 978-84-450-0016-8
Páginas: 412 Pág.
PVP: 18 € (tapa flexible)
.