Entrevista a Juan Cuadra Pérez, autor de El Libro de Ivo

Pues si, amiguitos. Hoy tenemos como invitado a un autor al que tenía muchísimas ganas de conocer. Ya conocéis mi opinión sobre su novela El Libro de Ivo y me apetecía descubrir al tipo que sentado frente a su ordenador, fue capaz de parir una historia tan cojonuda y que como ya sabéis, me ha parecido una de las mejores novelas que me he echado en cara este año (y llevo unas cuantas).

Sin más preámbulos, os dejo con la entrevista. Disfrutadla.

Entrevista a Juan Cuadra Pérez, autor de esa MARAVILLA que es El Libro de Ivo:

AI -¿Quién es en realidad Juan Cuadra Pérez?

Juan Cuadra - El libro de Ivo - FantascyEn realidad Juan Cuadra es un tío con melena y barba que empezó a escribir su primera novela de terror en un portátil con pegatinas de Hello Kitty. O en realidad Juan Cuadra es un profesor de lengua que va al instituto en bicicleta y se pone una bufanda enorme en invierno. En realidad somos personas distintas en cada lugar y en cada momento. O lo que viene a ser lo mismo, no hay un Juan Cuadra de verdad, sólo una suma de fragmentos.

AI- ¿De dónde viene tu afición a la escritura?

Viene de que no es una afición, sino una necesidad: la necesidad de contar historias. Desde siempre. Lo que pasa es que esa necesidad de contar historias inicialmente se compensaba con la sensación de que no iba a tener la constancia necesaria como para completar una novela, y las historias iban tomando otras formas. Campañas de rol, relatos, algún guión de cine. Hasta que llegó un momento en el que tenía el tiempo, los conocimientos y en teoría la voluntad necesaria para escribir. Así que me quedé sin excusas, y desde entonces llevo escribiendo sin parar.

    AI- ¿Qué fue lo que te empujó a escribir una novela como El Libro de Ivo, novela que según todas las opiniones que me han llegado hasta la fecha y que comparto, resulta toda una revolución dentro del género fantástico en nuestro país? ¿Cómo surgió la idea?

El Libro de Ivo surge de quedarme sin cosas que leer. De una época en la que Clive Barker llevaba casi diez años sin escribir terror, enfrascado en la escritura de Abarat. Y del convencimiento de que yo podía hacer algo así: crear mundos, planos, realidades. Contar historias no de monstruos que entran en nuestro mundo, sino de realidades que se solapan y de monstruos que somos nosotros. Quería contar una historia que creía que faltaba, en realidad varias que se van enlazando. La primera, la de qué sucedería si todos nos viésemos obligados a sacar lo que llevamos dentro y decidir si seremos cazadores o víctimas. La segunda, que se extiende en los tres siguientes volúmenes, sobre qué harías si hubiese un lugar donde cualquier cosa está permitida.

     AI- ¿Tienes algún autor favorito? ¿Alguien a quien tengas como referente?

Clive Barker transformó el modo en que se entiende la literatura de horror, y no sólo la literatura, sino también el cine y diría que todo el imaginario visual a partir de los años noventa. Porque altera la estructura habitual en la narración de terror. Primero son monstruos que entran en nuestro mundo, como Drácula. Luego, cuando llega Lovecraft, el horror es el cambio de perspectiva, descubrir que lo que creíamos que era el centro es una parte insignificante de algo mucho mayor. Pero con Clive Barker el monstruo para a ser parte de la realidad, y el humano, con sus comportamientos humanos, pasa a resultar monstruoso ante nuestros ojos. Y cualquiera que haya leído Cabal sabe perfectamente de lo que hablo. Así que a Clive Barker le debo esa fascinación por las realidades y los límites de lo que es monstruoso y lo que no, de lo que es correcto y lo que no. Y también la sinceridad, que para mí es no ocultar al lector ni la violencia ni el sexo cuando suceden. Por otro lado, de Neil Gaiman y de The Sandman aprendí que una historia no siempre requiere un único personaje para ser contada, y más aún, que una historia puede contarse mediante muchas historias pequeñas, y a veces ese es el único modo de narrarla. Además de esos dos, creo que leer escritores de otras culturas siempre te hace abrir un poco más las miras, aprender cosas que no sabías que tenías que aprender, y aquí tendría que nombrar a Sergei Lukyanenko y la Saga de los Guardianes, que es un ejemplo fascinante de fantasía urbana.

    AI- ¿Qué hace Juan Cuadra Pérez cuando no escribe?

Dar clase, abrir la biblioteca del instituto en el que doy clase alguna tarde, llevar demasiados blogs para adelante, preparar talleres de igualdad y sexismo, acompañar a mi peque al patinaje… Y si hay suerte y es un día que no es de trabajo, cocinar, ver cine o series, estar con las personas importantes… Y mientras hago todo eso pensar en lo que me toca escribir el día siguiente, en cada momento en el que la mente puede alejarse una pizca de lo que está haciendo el cuerpo. 

    AI- ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo editorial? Cuéntanos tus primeros pasos y cómo fue la experiencia.

Para mí editar ha sido un extraño proceso en el cual yo me quedaba en mi casa escribiendo y mágicamente todo iba sucediendo. Encontré agente en cuanto empecé a buscar, una agente increíble que es Txell Torrent, de la agencia MB, y ella me dio los primeros consejos para que El Libro de Ivo fuese una novela que valía la pena intentar publicar. Y una vez que estuvo visible, yo seguí con la segunda parte mientras que ella iba, venía, hablaba, volvía a hablar. Todo esto fue un proceso lento y largo, pero un proceso que iba sucediendo sin que yo tuviese que preocuparme. Y tras algo más de un año me dijo que tenía editorial, que era Fantascy, y un año después el libro ha salido a la luz. Creo sinceramente que he tenido una suerte increíble en que primero mi novela llegase a manos de Txell, y después de que Txell se la presentase a Emi Lope. Gracias a mi agente y mi editora entrar en el mundo editorial ha sido un vieaje aparentemente sencillo y emocionante… y tan lento como los trenes de antes, que tardaban media vida en llegar a cualquier lado, pero llegaban.

 

    AI- ¿En qué andas metido ahora? ¿Nos puedes decir cuáles son tus proyectos en este momento?

Sigo sin parar de trabajar. En el momento en el que me confirmaron que El Libro de Ivo iba a publicarse yo ya tenía recién terminada la segunda parte, El Libro de Sombra (y poder leer esa segunda parte fue una de las cosas que impulsaron a Fantascy a apostar por la primera), con lo cual la sensación fue de responsabilidad más que de éxito. Había tres novelas detrás de El Libro de Ivo, y tenía que esforzarme en que fueran iguales o mejores y en que la historia que yo quería contar fuese lo más interesante posible. Ahora mismo llevo algo más de la mitad de la tercera parte, El Libro de Lucian, y me queda por delante al menos año y medio de trabajo antes de que la saga llegue a su fin, probablemente dos años. Después vendrán otras historias, eso lo tengo totalmente claro. Decía John Constantine en Los Libros de la Magia más o menos que con la magia tú decides si quieres bajar de la acera o no, pero una vez en la carretera no hay vuelta atrás. Escribir es lo mismo. Así que voy a hacer como Cervantes en el final del Quijote, y diré que tras la Saga de la Ciudad vendrá un libro inspirado en la mitología hebrea; y otra novela con un mundo paralelo de seres de cuero, trapo y vapor; y después quizás algo que se llamará El libro de las Invasiones. Pero a corto plazo es la Saga de la Ciudad lo que me ocupa todo el tiempo. Ahora el Libro de Lucian, después El Libro de Siiri.

    AI- ¿Papel o  ebook?   ¿Cuál es tu preferencia a la hora de publicar? ¿Crees que los libros electrónicos suplirán al formato físico?

Me encanta el papel. Y los libros en papel son preciosos. Pero la cruda realidad es que últimamente leo más en digital que en papel por una simple cuestión de espacio en las estanterías, o más bien de su ausencia. No creo que los libros electrónicos lleguen a reemplazar totalmente a los físicos, porque a los que nos gustan los libros nos encantan los libros como objeto. Aspecto, tacto, olor. Y nos encanta pasear por una librería y estar rodeados de libros. Es más, visto que de nuevo se ven vinilos en las tiendas no tengo ninguna duda de que seguirá habiendo libros en papel. Lo que no tengo tan claro es cuál será el formato mayoritario. Eso habrá que ir viéndolo.

    AI- ¿Cuál es tu opinión referente al panorama actual de la literatura en nuestro país? ¿Piensas que tanto las editoriales como el público están dándole por fin la importancia que se merece a los autores patrios, o por el contrario, siguen siendo un tanto marginados en favor de autores extranjeros?

Creo que en literatura nos pasa un poco como pasaba en el cine hace unos años. El mito de que el cine español es cutre y aburrido todavía se escucha hoy en día. Sobre todo en boca de gente que no se ha dignado a ver nada hecho en España. Y cada año se hacen películas increíbles con actores geniales, que cada vez va a ver más gente. Cosas que no nos pensábamos que podían llegar a hacerse en España, como fue Eva hace un par de años, como La Isla Mínima, que es lo último que he visto en el cine. Y en literatura seguimos probablemente con esa inercia, en la cual para muchísimas personas “autores españoles” es sinónimo de historias de la Guerra Civil y la postguerra, de realismo más o menos rancio y de novelas aburridas. Que es lo que les hicieron estudiar en el instituto, y probablemente lo único que han leído. La mayoría de los lectores españoles no conocen a autores españoles de literatura de género, porque es muy complicado llegar hasta ellos. Y tenemos autores muy buenos, que publican un año tras otro, pero en editoriales de un alcance tan limitado que el público, esa masa que compra los libros en las grandes superficies y que no tiene dónde informarse sobre lo que se está editando, no sabe ni siquiera que existen. Por ejemplo, Felix J. Palma publica en Plaza & Janés, y la gente lee steampunk sin darse cuenta de que lo está leyendo, y a todo el mundo le suena. Pero hablas de Emilio Bueso o de Jose Antonio Cotrina y te miran sin tener ni idea. Por ello, cuando llega la hora de editar un nuevo autor,creo yo sigue siendo más fácil poder poner “betseller en Estados Unidos” que arriesgar por un autor español que todos los que lo han leído piensan que es increíble, pero que no le suena a casi nadie. No obstante, quiero creer que es cuestión de tiempo y de insistencia que, como en el cine, la percepción cambie. Así que habrá que seguir publicando cosas interesantes y bien escritas, sea en la editorial que sea.

    AI- Si Juan Cuadra Pérez no se dedicase a escribir, ¿en que se mantendría ocupado?

Las historias tendrían que salir por algún lado, así que probablemente habría reunido a un nuevo grupo de jugadores y haría campañas de rol con arcos argumentales de meses y tramas complejas e intrincadas, con decenas de personajes no jugadores totalmente detallados… que después se perderían en la carpeta de aventuras terminadas. Lo cual en realidad es escribir, pero de otra forma. Así que de un modo u otro estaría escribiendo.

    AI- A Juan Cuadra Pérez le asusta……

Me asusta dejar la historia a medias, ahora que ya tiene lectores, lectores de verdad, lejanos y desconocidos. Eso crea una responsabilidad que me asusta no porque  dude sobre si seré capaz de terminar la saga (de eso no hay que preocuparse, todo está controlado), sino porque es algo que en ciertos momentos no va a depender de mí: dependerá de las ventas, de departamentos que sólo miran lo económico y el márketing. Y como creador me asusta porque no tengo ningún control sobre ello. Poco más me asusta, la verdad. Cuando el miedo se convierte en arte, deja de dar miedo.

    AI- Tu manera de entender el género fantástico  se sale de lo que suele ser habitual. El Libro de Ivo es una novela de fantasía oscura, urbana y onírica (nunca mejor dicho), que le trae al lector reminiscencias a cosas tan dispares como esos mundos paralelos de King, la crudeza y la visceralidad de Clive Barker, la forma de crear personajes arquetípicos del mejor Gaiman, la oscura  y perversa versión del País de las Maravillas de los comics de Zenescope e incluso a ciertas afinidades con la mitología Griega….¿Eres consciente de esas influencias (u otras),  a la hora de escribir o te has limitado a dejarte llevar por la propia historia y aquello que imaginabas?

eldiAlgunas influencias sí las he tenido totalmente claras, y no intento ocultarlas lo más mínimo; de hecho, El libro de Ivo comienza citando la primera frase del número inicial de The Sandman. Pero en realidad no son influencias en la novela, son influencias que he tenido a lo largo de estos años, que han ido dejando algo en mí y que me han permitido contar lo que quería contar, que puede tener una pizca o un toque de muchas cosas, pero que quiero creer que es algo diferente, que es mi propia historia, y ese carácter propio se irá viendo más en las siguientes partes. Después me ha resultado muy curioso que se citaban como influencias o referencias cosas que no he leído. Por ejemplo, la editorial en su publicidad relacionaba El Libro de Ivo con Crossed, de Garth Ennis; y ahora tengo muchas ganas de leerlo, porque de Garth Ennis sólo he leído Predicador y sus tramas de Hellblazer. También tendré que apuntarme esos cómics de Zenescope.

   AI- Por último: Cuéntanos cuál es el último libro que has leído, la última peli que has visto y el último tema musical que has escuchado.

El último libro que he terminado ha sido La Ciudad y la Ciudad, de China Miéville, que me ha gustado mucho a pesar de que yo esperaba algo más fantástico y menos de novela negra. La última película fue Capitán América: el soldado de invierno, que también me gustó . Y la última canción, Another Me “In Lack’ech”, de Epica, uno de mis grupos habituales.

 Pues eso es todo, compañero. Muchísimas gracias por  tu tiempo. Ha sido un verdadero placer charlar contigo.

Lo mismo digo. Un saludo.

 

 

 

 

El Libro de Ivo, de Juan Cuadra Pérez

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

En esta tarde de lunes, el tito Athman os trae El Libro de Ivo, de Juan Cuadra Pérez, novela publicada por  Fantascy y que posiblemente, sea la mejor obra de fantasía oscura que he leído este año. Si, así, tal cual.     

En una ciudad sin nombre, un hombre anónimo sueña noche tras noche que es un asesino cruel y despiadado, y cada mañana despierta temeroso de que un día la pesadilla se haga realidad. El miedo y el deseo de proteger a la mujer que ama lo llevan a descubrir que la reina Mab, dueña y señora del Reino, es la responsable de que sus noches sean cada vez más aterradoras. Si acaba con ella, los espantosos sueños por fin cesarán.

eldiCuando duermen, los humanos llegan hasta el Reino y crean allí sus sueños forjando las pesadillas con los miedos y deseos más ocultos. Una vez que los humanos han protagonizado sus fantasías más perversas e inconfesables, despiertan dejando tras de sí la parte más oscura.

Pero la muerte de Mab a manos de un durmiente ha puesto en peligro al Reino y ha desencadenado unos acontecimientos que nadie podría haber previsto. ¿O sí? Mientras los humanos pierden la capacidad de liberar las pesadillas lejos de sus vidas, cuatro de los Señores del Reino —Bestia, Oscuridad, Laberinto y Cazadora— deberán decidir cuál de ellos bajará a la Ciudad en busca del asesino de la Reina y así restaurar el equilibrio entre los mundos antes de que unas terribles y oscuras fuerzas transformen todo lo que conocemos.

 El Libro de Ivo es una novela de fantasía oscura, urbana y onírica (nunca mejor dicho), que se funde con el terror más visceral y le trae al lector reminiscencias a cosas tan dispares como esos mundos paralelos de King (títulos como El Retrato de Rose Madder, La Historia de Lisey y más que cualquier otra cosa, el universo creado alrededor de La Torre Oscura), la crudeza y la visceralidad del mejor  Clive Barker, la oscura  y perversa versión del País de las Maravillas de los comics de Zenescope (no por lo erótico, si no por lo demencial , violento y enfermizo), la complejidad y  la forma de crear personajes del mejor Gaiman y en cierto modo,  la épica de la mitología Griega.  Lo surrealista, lo onírico…El mundo de Oz llevado al paroxismo, pero con un gusto exquisito, un estilo personal que convence y que logra conectar con el lector, llevándole a un lugar donde  se descubrirá a sí mismo y a su verdadera naturaleza, débil,  perversa y cruel.

Juan Cuadra bucea dentro de la psique humana  y la divide en distintas categorías, según el aspecto más influyente, más desarrollado de nuestra personalidad. Allá en el Reino,  cada una de ellas tiene su representación en forma de una figura arquetípica, un personaje  que define, por defecto, esas cualidades, sean las que sean. A modo de una especie de dioses en esta suerte de Olimpo de Los Sueños, rindiendo pleitesía a la Reina Mab, estos seres rigen unas normas que evitan que el ser humano sea poco más que una alimaña desquiciada. Sin barreras que delimiten nuestra verdadera esencia, sin condicionamiento ninguno ni barrera ética ni moral,  seríamos simplemente puro instinto autodestructivo. Es allí, en el Reino, donde dejamos que ese instinto fluya, se libere y finalmente se diluya al despertar, dejando atrás a los monstruos que habitan en nuestro interior… Pero, ¿y si no fuese así? ¿Y si ese lado oscuro, esas obsesiones, miedos y  perversas atrocidades que pululan por nuestra mente no tuvieran a dónde ir?

Personajes como digo arquetípicos, que representan cada una de las partes que conforman nuestro ser. Complejos, bien definidos y reconocibles, con unos atributos que los hacen únicos y que dan muchísimo juego a la hora de desarrollar la historia. Mención aparte para el resto de los actores de esta obra, los humanos, que gozan también de una personalidad perfectamente perfilada, elaborados con acierto y destinados a desempeñar un papel realmente imprescindible en la función, para bien o para mal.

La Ciudad, nuestro mundo. Las calles que recorremos, la gente con la que nos cruzamos. Lo cotidiano, lo real a nuestros ojos, se ve influido por lo que ocurre en el Reino, hasta tal punto, que somos una suerte de reflejo y lo que ocurre allí, cambia nuestro mundo por completo. Como un puzzle de dos caras, cuyas piezas no deberían mezclarse, pero que no existen una sin la otra.

juancpJuan Cuadra logra no solo construir un universo totalmente creíble y detallado, sin cabos sueltos ni estridencias, sino que consigue meternos de lleno en él, logrando conectar con algo en nuestro interior. Resulta tan sencillo  aceptar el juego, el comprender las connotaciones y adjudicarle el rol que le corresponde a cada personaje, el peso de cada situación, que es indudable que el autor ha dado con la tecla adecuada y ha sabido desentrañar aquellas cosas que de verdad nos definen, que todos y cada uno de nosotros albergamos en nuestro inconsciente. Una prosa  trabajada, pero sin pretensiones innecesarias,  que se ajusta como un guante a lo que la historia necesita. El ritmo es fluido,  sin estancarse en ningún momento pero sin prisas, adecuando el pulso de la narración según resulte necesario, fomentando esa aureola de misterio e incertidumbre que nos envuelve, la tensión  aumentando a medida que se avanza en la lectura hasta el clímax final, que si bien nos deja con algunos interrogantes  y resulta un tanto precipitado, como un golpe en la mesa (recordemos que si todo va bien, esto será una trilogía), resulta muy satisfactorio. La atmósfera  onírica, tan surrealista en ocasiones, tan terrorífica en otras, no nos abandona en toda la lectura.

Nada ocurre al azar. Todas las escenas, todos los diálogos, todo lo que sucede tiene una razón de ser. Prima la intencionalidad, la premeditación. Si al principio nos pilla un poco despistados, sin saber muy bien a donde nos quiere llevar y la razón de todo lo que se nos cuenta, en breve empezaremos a atar cabos, a comprender la magnitud de lo que tenemos delante, asumiendo cada trama como la parte de un todo complejo , maravilloso y aterrador. No hay paja ni relleno y cada palabra, cada frase, cada página va a tener una importancia vital en el devenir de los hechos, estando relacionadas de un modo tan bien tramado que uno no puede más que dejarse llevar y seguir leyendo. Una historia intensa, oscura y siniestra, violenta y cruda,  que juega con nosotros y nos lleva a un País de las Maravillas del que no podremos regresar y  en el que  la Reina de Corazones consigue cercenarnos la cabeza; un Mundo de Oz donde ya no quedan baldosas amarillas y la Bruja de Este nos sacará los ojos con una sonrisa desquiciada en los labios; un Sueño donde los monstruos no desaparecen al encender la luz.

Me quedo con ganas de más. Con ganas de saber sobre el papel de Sombra en todo esto. Sakura. El Cazador. Alina. La Reina….

De verdad, no puedo hacer otra cosa que recomendarla. Yo me lo he pasado como un enano. La vais a disfrutar cosa mala.

 

El Libro de Ivo

Juan Cuadra Pérez

Editorial: Fantascy

ISBN: 9788415831433

Páginas: 400 pág.

PVP: 16,90€

 

 

Legión y El Alma del Emperador, de Brandon Sanderson

Buenos días, mis queridos Lectores Ausentes.

 LYEADE3Hoy estamos de enhorabuena. El motivo, la reciente  publicación de Legión y de El Alma del Emperador, dos novelas cortas del aclamado Brandon Sanderson, por parte de los amigos de Fantascy, quienes han reunido ambas obras en un solo volumen y que ya puedo adelantaros que es una verdadera delicia para el lector. Para aquellos pocos que no sepáis quien es Sanderson (merecéis la hoguera)  y no hayáis leído nada suyo hasta la fecha, esta es sin duda una oportunidad única  para iniciarse con el autor y descubrir el porqué  es uno de los escritores de referencia dentro del género fantástico.

Vayamos por partes.  Legión resulta una obra original, distinta y que a nivel personal, me ha encantado por todo lo que supone. En ella, Sanderson nos presenta a Stephen Leeds, un individuo con un serio problema mental, que convive en una enorme mansión de cuarenta y siete habitaciones con sus respectivas alucinaciones. El tipo sufre una suerte de personalidad múltiple, en la que cada una de las facetas que abre su mente se convierte en un personaje distinto, complejo y con unas características únicas y personales.  Cada una de esas personalidades, que como es obvio solo él puede ver y oír, es experta en un campo o materia distinto y Leeds recurre a ellas para resolver cualquier problema que se le presente. Esa habilidad, a pesar de causar estupor en aquellos que son testigos de su extraño comportamiento, le ha resultado muy beneficiosa  en sus labores  como investigador. Un experto en armas, un  ingeniero aeroespacial, una psicoanalista, son solo algunas de las proyecciones de la mente de Leeds, todas ellas tan complejas, tan “reales”, tan bien detalladas y con una personalidad tan propia, que cuesta aceptar que sean fruto de su imaginación.

En esta ocasión, Leeds deberá investigar un caso que parece salido de un programa de Iker Jiménez, mezcla de  ciencia ficción y religión: La desaparición de un prototipo de cámara que permite fotografiar el pasado. El creador del invento está obsesionado con  la figura de Jesucristo y se empeña en demostrar si este fue real o no en base a poder conseguir fotografías que demuestren su existencia. Lo cierto es que este hecho, la mención a Jesús y a su realidad histórica es poco más que una excusa para que conozcamos a Leeds y sus peculiares ayudantes. El tema es tratado de refilón, sin meterse en berenjenales ni centrándose en la figura de Cristo, sino limitándose a la del investigador, sus motivos, sus alucinaciones y las consecuencias de ese descubrimiento y su desaparición.

Un estilo directo, sin florituras ni excesivas complicaciones, pero que funciona a la perfección a la hora de mostrarnos lo que nos quiere contar. Dejando a un lado la investigación en sí misma, lo que de verdad me ha gustado, el punto fuerte de la novela, es el propio Leeds y su relación con esos personajes que crea su mente. Divertida, desesperada, familiar, dependiente… Me ha parecido maravillosa la forma en que Sanderson logra que nos lo creamos, que podamos visualizar a esas alucinaciones, personajes perfectamente construidos y dotados de una personalidad tan pronunciada, de unos rasgos tan precisos, a pesar de lo breve de sus descripciones, que como lector solo quiero saber más de ellos y hasta dónde puede llegar Leeds  creándolos. Salvando las distancias, que son muchas, y a pesar de ser un planteamiento completamente distinto, me ha recordado en cierta forma a ese film titulado Identity, de James Mangold, con John Cusack como protagonista principal y he de decir que quizás sugestionado por ese recuerdo, no he podido evitar imaginarme al personaje de Leeds con el rostro del actor.

Vamos ahora a por El alma del emperador, la segunda novela corta que se incluye en el libro y que en esta ocasión, nos trae al Sanderson más conocido, el que crea mundos donde la fantasía épica se convierte en realidad. Ambientada en el mundo de Elantris, la novela no cae en el error de obligar al lector a conocer de antemano ese universo. Se puede leer de forma individual y no cuesta nada meterse en situación. Se trata de un episodio, de una anécdota elaborada y muy lograda, eso sí, en la que conoceremos a ShaiLu, una Reselladora que se enfrenta a una misión imposible de la que pende no solo su libertad, sino su propia vida.  En Elantris, los sellos  que se utilizan para “firmar” bien una obra, bien un documento, son llamados Sellos de Alma. Conociendo su pasado y su historia, la historia propia del objeto en cuestión, un Resellador puede modificar, reconstruir o alterar hasta extremos increíbles esos objetos e incluso hacer copias y falsificaciones exactas. No solo eso, sino que también, puede llegarse a transformarlo por completo, alterando su memoria. ShaiLu es capaz de falsificar cuadros, obras de arte, esculturas e incluso elementos tales como muebles. Una vieja mesa convertida en un escritorio digno del propio emperador, o una cristalera vieja y rota en una bellísima vitrina. Incluso su celda, convertida en un cómodo aposento. Pero hay Reselladores que van mucho más allá.   Los Reselladores de la Carne, una suerte de médicos  que son capaces de sanar los daños del cuerpo, haciendo que este recuerde como era antes de la lesión y se regenere. Y también Los Reselladores de  Sangre, brujos nigromantes que alzan cadáveres, simples huesos, a los que utilizan como rastreadores y cazadores de hombres.

Cuando el Emperador sufre un ataque que lo deja postrado en una cama, los Reselladores de Carne logran salvarle la vida, pero su mente ha quedado dañada, postrándolo en  cama y dejándolo comatoso, como un vegetal.  ShaiLu  está prisionera, tras ser atrapada en pleno robo y su condena es la ejecución. Saben de su talento, su reputación como Reselladora la precede y en el último momento,  se le ofrece una única alternativa a la muerte: Reconstruir la mente del Emperador. Nunca antes se ha hecho algo así y tan solo tiene ciento un días para lograrlo. Sabe que aunque lo consiga, El Emperador no volverá a ser el mismo. Y que ella va a morir de todas formas, pues no la dejarán marchar conociendo el secreto. Ante tal dilema y sin encontrar otra solución, acepta la propuesta, mientras plantea la forma de huir de su prisión y de sus captores antes de que expire el plazo.

Estamos ante una novela mucho más cuidada que la primera. La creación del escenario, la composición de los elementos con los que juega el autor, el desarrollo de la propia historia, el trasfondo que se desvela tras la trama evidente, el tratamiento de los personajes y ese juego por el poder en las sombras, le otorgan mayor consistencia. El hecho de contar detrás con todo un universo propio hace que  la historia adquiera un tono distinto, más sólido y estable, aunque para el lector que se acerque por primera vez al mismo, eso va a ser apenas un detalle que no se si tendrá gran peso para él, pero sí reconocerá  que el autor no navega a ciegas y esa familiaridad del que escribe sobre algo que conoce  se hace patente. La evolución del personaje principal, a medida que se va terminando el plazo, todo lo que aprende, descubre y comprende, me ha parecido  brillante y la historia atrapa, queriendo saber si podrá lograr un imposible y como logrará salir indemne de su situación.

lyeade2A mi modo de ver, son dos historias tan diferentes, tan alejadas la una de la otra, que resulta difícil decidir cuál de las dos me ha gustado más.  Ambas están tratadas de forma singular, adaptándose a lo que se nos quiere contar, con un estilo propio y un enfoque completamente distinto. Quizás como argumento, me quedaría con  Legión, por su original planteamiento y la forma con la que Sanderson nos sorprende con esos personajes que en teoría no existen, pero que parecen más vivos que muchos de nosotros mismos. Si hablamos de complejidad y desarrollo, de trabajo y detalles, sin duda El Alma del Emperador, exquisita en todos los sentidos…

En fin, que tenemos la gran suerte de no tener que decidirnos por tan solo por una de ellas y que podemos disfrutar de las dos en esta pequeña maravilla que Fantascy ha tenido a bien en publicar. Somos afortunados por ello y de verdad que no deberíais desaprovechar esta oportunidad para descubrir a Brandon Sanderson si no lo habéis hecho ya y deleitaros con su forma de narrar a todos los que ya le seguíais la pista desde hace tiempo.  Muy recomendable y de obligada presencia en cualquier biblioteca que se precie como tal….

 

Legión y El alma del emperador

Brandon Sanderson

Editorial: Fantascy

ISBN: 9788415831204

Páginas: 238 pág.

PVP: 14,90€ (digital: 7.59€)

 

.

 

La Era de Huesos, de Samantha Shannon

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

 LEDH1Hoy venimos con la reseña de una obra que ha generado infinidad de debates, críticas y opiniones, pero que no ha dejado a nadie indiferente. Algo lógico si tenemos en cuenta lo ambicioso del proyecto y las circunstancias que envuelven al mismo. Nos referimos a La Era de Huesos de Samantha  Shannon, una jovencísima autora a la que muchos han querido etiquetar como la nueva J.K. Rowling y que ha venido avalada por una brutal campaña de marketing que nos da mucho que pensar al respecto.

Ante todo, cabe definir lo que puede uno encontrar en La Era de Huesos: Estamos ante una novela juvenil  con un ligero toque  de ucronía, donde se juega con la fantasía urbana y un buen componente distópico,  aderezado con la inevitable relación amorosa imposible. Aunque he de reconocer que pese a que de entrada, uno pueda pensar que «vaya una mezcla rara» u «otra ración de más de lo mismo», lo cierto es que hay que otorgarle a Shannon el mérito de haber construido un universo bastante más complejo, cuidado y detallado de lo que suele ser habitual. El escenario en que ha situado la acción, la forma de desarrollar la historia y lo puntilloso y definido de cómo funciona todo, merece todos mis respetos y demuestran que la autora tiene un nivel muy por encima de otros autores  con obras similares.

Lo que acontece en La Era de Huesos sucede en un futuro cercano, pero alternativo. Scion Londres,  una versión de la capital inglesa que vive bajo una suerte de totalitarismo atroz, en el que se persigue la clarividencia.  A finales del siglo XIX, el mundo terrenal y el espiritual  han dejado de ser “dimensiones  aisladas y cada vez resulta más obvio que la una y la otra pueden interactuar. Algunos humanos no solo lograron traspasar la frontera, sino que adquirieron el don de manipular las particularidades del Éter, la esencia del mundo de los espíritus, haciendo uso de esas capacidades de muy distintas formas. Las autoridades consideran a los clarividentes como peligrosos terroristas y delincuentes, por lo que  la clarividencia está perseguida y los que la practican, son asesinados o encerrados en campos de internamiento, apartados de la sociedad. Los que continúan libres, viven al margen del sistema, ocultando su don y trabajando y relacionándose con el mundo del hampa. El Sindicato reúne a los  clarividentes, viviendo al margen de ley y en la más completa clandestinidad..

Nuestra protagonista, una muchacha  llamada Paige Mahone, tiene una doble vida. Por un lado y para disimular, trabaja como camarera en un bar de oxígeno. Pero en realidad forma parte del Sindicato de Los Siete Sellos, el único lugar del mundo donde puede usar sus habilidades libremente y vivir siendo ella misma, bajo el amparo de su líder Jaxon Hall. Un grupo subversivo, que ha sido el primero en catalogar al detalle todas la formas de clarividencia, sus distintos poderes  y  habilidades.  A primera vista, uno puede pensar que estamos ante  la versión “mágica” de los X Men y la Academia del Profesor Xavier, pero nada más lejos de la realidad. Pronto descubriremos que Paige es una clarividente muy especial, una onirámbula, dotada de un poder  muy poco común. Es por eso que no nos resulta extraño comprobar que van tras ella y al final, cae inevitablemente en manos de las autoridades y llevada a un campo de internamiento, donde  descubrirá por primera vez a los Refaítas, unas criaturas que no pertenecen a nuestro mundo,  y el secreto que se esconde a la opinión pública.

Hasta aquí la cosa pinta muy bien, como podéis comprobar. Un argumento cuanto menos original en su planteamiento y he de decir que la forma en que la autora define y clasifica las distintas disciplinas  clarividentes y en como plantea ese futuro alternativo, me ha parecido brillante. Una tarea titánica en la que Shannon ha construido al milímetro los cimientos de un universo  muy logrado y  cuidando de todos los detalles. Escalafones, rangos,  artes clarividentes… Una compleja gama de personajes y roles que no pasa desapercibida,  que enriquece y da credibilidad a la obra y al mundo que ha imaginado. La cuestión es que esto es solo el inicio y si tenemos en cuenta que La Era de Huesos es la primera parte de una saga de siete libros, y que si bien es lógico que se nos dé  la información que necesitamos para ponernos en situación, también lo es el hecho de que en un primer momento, puede apabullar al lector, quien tarda un poco en sentirse cómodo con tanto nombre raro y tantos tipos de magia… Quizás hubiera resultado más sencillo para ambos, autora y servidor, el haber dado esas explicaciones de una forma más relajada, dejando parte de ella para los futuros volúmenes y centrándose en esta ocasión en los puntos necesarios e imprescindibles  que nos atañen  en este primer libro.  No me malinterpretéis: En cuanto te metes en materia,  los nombres, los distintos tipos de clarividencia y demás van dejando poso y uno se hace con ellos, pero no puedo evitar pensar que esa clasificación que aparece en un cuadrante explicativo al inicio del libro, es la piedra roseta sobre la cual la autora ha escrito su historia, un tanto encajonada y  delimitada, en lugar de ser producto de la propia historia y surgir de forma fluida.

 En referencia a la cantidad de clases, nombres y términos, debo hacer un inciso para hablar del laborioso y estupendo trabajo de traducción de Gemma Rovira, que sin duda se ha enfrentado a un gran reto para mantener la frescura, las connotaciones y la intencionalidad originales, que podían haberse perdido por el camino.

 La Era de Huesos  tiene todos los elementos necesarios para convertirse, como ya lo ha hecho, en un best –seller. Bien escrito, ritmo ágil y fluido, engancha y logra cautivar al lector, pese a las reticencias iniciales.  Es un buen tocho que pasa de las quinientas páginas, pero en ningún momento se hace pesado y uno avanza sin darse cuenta. Varias sub-tramas y personajes secundarios que enriquecen y ayudan a desarrollar la trama principal. Personajes bien construidos, con claroscuros y cuyas motivaciones les hacen ganar fuerza a medida que avanza la lectura. Un escenario planteando minuciosamente. Son muchos los puntos a favor de la obra.

En el lado negativo, hay que mencionar un par de cosas. Por un lado, el personaje principal. Estamos ante la figura del Elegido. No suele molestarme ese cliché, pero si hay algo que odio, es cuando este no termina de aceptar su condición. Duda, se lamenta, se queja, vuelve a dudar, se niega a aceptarlo, se siente confuso, sigue dudando.  La historia, toda la historia, gira alrededor de ella. Depende de ella. Y no está a la altura de las circunstancias. En ocasiones, los secundarios vienen en auxilio de protagonistas así, pero este no es el caso. Aunque hay varios que como digo valen la pena y están muy bien construidos, no participan en esa labor, la de cimentar la figura del héroe. Paige se hace la dura, pero es por simple cabezonería y sus decisiones o mejor dicho, sus indecisiones, la llevan siempre a ceder, a equivocarse, a dejarse llevar por lo que viene. Mantiene el tipo y aguanta las hostias que le den, pero es que no las evita, ni las esquiva. Se queda sentada, esperando la siguiente y eso me pone de los nervios.

Luego está lo del inevitable tema amoroso, que “¡Oh, sorpresa!”, se ve venir desde que aparece el individuo en cuestión. Es tan previsible, que uno  piensa que es solo un engaño por parte de la autora, que nos sorprenderá en cualquier momento y no caerá en el tópico, que es una treta, que después de un trabajo tan concienzudo en la construcción de ese mundo que ha creado, no es posible que caiga en el mismo error. Y no. No hay engaño. Es tal que así, cayendo de nuevo en lo típico, lo de siempre, lo acostumbrado…. El tropezar ahí, en ese aspecto de la novela  es, a mi entender,  un error garrafal. Todo lo conseguido anteriormente, tanto por la historia, el escenario, el argumento y los personajes, el alejarse de lo habitual y abrir nuevos horizontes, el desmarcarse del resto  de novelas similares, queda eclipsado, ensombrecido por este detalle, que aunque pueda parecer tonto, desmerece y mucho el resto del conjunto. La china en el zapato, por muy nuevo y chulo que sea.

LEDH2Bloomsbury, la editorial que descubrió al mundo ese hito que es la saga de Harry Potter, ha comprado. Shannon  está en el candelero y yo no sé si es la nueva Rowling, pero tengo claro que esta muchachita de poco más de veinte años va a dar mucho de qué hablar. Pese a los errores mencionados, la novela marca una diferencia bastante evidente respecto a otras sagas y la calidad de la autora es incuestionable. Si en adelante es capaz de dejar atrás  esos errores mencionados, ya manidos, y logra mantenerse fiel a lo que promete, le auguro muy buenas expectativas. De  momento, en Octubre nos llega la segunda parte de esta saga. Veremos que tal sigue y si se cumplen las ilusiones que me he hecho con ella…

 

La Era de Huesos

Samantha Shannon

Editorial: Fantascy

ISBN: 978-84-15831-30-3

Páginas: 528 pág.

PVP: 16,90€

Mañana Todavía -VVAA- Fantascy

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

mañana-todavía-portada-Fantascy1-294x450Hoy venimos con Mañana Todavía, una antología que reúne entre sus páginas a algunos de los mejores escritores de género de nuestro país , capitaneados por Ricard Ruiz Garzón y que ha sido publicada por Fantascy, con un tema central que ya de entrada, promete: DISTOPÍAS

 Como todos sabéis, soy un gran  aficionado a las antologías. Considero el relato como un formato mucho más complejo en creación y grato en su lectura de lo que la gente suele creer, por ser capaz de ofrecer en un espacio tan limitado, en una extensión tan concreta, todos los elementos que uno espera de una  buena historia y que suele presentarse concisa, pero impactante. Directo, sin rodeos ni elementos innecesarios, golpeando con fuerza y sorprendiendo al lector. Esa es, en mi opinión, la mejor virtud de un buen relato, el que nos atrape en tan pocas páginas y logre que conectemos con aquello que nos narra, que en tan poco desarrollo logre captar nuestro atención, mantenga nuestro interés y nos haga vivir esa experiencia, intensa y satisfactoria.

Las antologías temáticas son mis favoritas. El constatar como un mismo tema, unas mismas directrices y un  mismo punto de partida, puedan ser interpretados de tantas maneras diferentes y enfocado de mil modos distintos; de como un mismo concepto puede entenderse y afrontarse con tal variedad de matices, en escenarios y situaciones a priori comunes, es algo muy significativo y el ejemplo claro de que cada autor es un mundo, con una perspectiva, unos gustos y sobre todo, un estilo único y personal. Esas diferencias son el elemento transcendental, la mejor baza de una antología. En esa variedad se halla la magia. No se trata de comparar unos relatos con otros, sino de disfrutar de la curiosa cantidad de planteamientos,  todos ellos hijos de las preferencias, afinidades, manías y fobias de sus respectivos autores, que los hacen únicos e irrepetibles a todos y cada uno de ellos.

No voy a entrar en esa ridícula, molesta e irrelevante polémica que se ha generado alrededor de que es en realidad una distopía.  Hay opiniones para todos los gustos, así que cada cual que diga la suya. En mi caso, solo decir que si se ajustan las tres premisas básicas que para mí, son innegociables, me vale: Sociedad Futura, Sociedad Decadente (en cuanto a ética, libertad y derechos) y  por último Sociedad Ante la que Rebelarse, sea del modo que sea, antes de que ella te devore, cosa que casi seguro sucederá. Da igual si es un futuro distópico, post apocalíptico, antiutopíco o el término que os queráis sacar de la manga. Lo que me importa es ver cuál es el futuro que estos autores han imaginado y si me veré venir el golpe antes de que me dé en los morros. Porque de eso trata este recopilatorio y las historias que lo componen.

Para no enrollarme más, os dejo con mis impresiones respecto a cada uno de los relatos. En general, me ha parecido de un nivel muy alto, con muchísima diferencia con lo que nos solemos encontrar habitualmente.

Wekids, de Laura Gallego García: Laura abre fuego con un relato potente, que a pesar de necesitar de la complicidad del lector para entrar al trapo, una vez conseguida funciona muy bien y nos hace plantearnos  cuál es el peso real de nuestra presencia en la red, si tiene relevancia alguna y si somos esclavos de las redes sociales. Wekids, esa red social para niños, en la que los adultos solo pueden mirar y que condiciona el futuro de sus usuarios, me ha dado miedo, por lo realista y terriblemente cercana. Un buen relato que demuestra que Laura  no solo sabe escribir fantasía, sino que está a la altura de cualquier reto.

-Al garete, de Emilio Bueso: El autor, en su línea gamberra, cabrona y fatalista. Mucha mala leche, como el que no quiere la cosa, en un mundo que recuerda al Water World de Kevin Costner, pero sin épica ninguna. Post apocalipsis en estado puro, en un relato que nos recuerda que el destino es un cabroncete que se ríe de nosotros y nuestras expectativas, por mundanas que resulten.  Bien escrito, desolador y sin esperanza visible, un tanto delirante por la forma en que nos sumerge en él y con un final tan “así” como la vida misma.

2084. Después de la revolución, de Elia Barceló: Un relato que nos deja mal cuerpo. En un mundo donde los menos preparados, los más inútiles han tomado el control (¿os suena?), donde no eres un ciudadano, sino un consumidor y tu lugar en la sociedad lo dictamina tu origen y tu tarjeta de crédito, donde la idea de igualdad ha desaparecido de forma absoluta, creando un sistema de castas radical, con el beneplácito y la indiferencia de todos, no hay sitio para la rebeldía. Todos somos culpables y ya no existe lugar para la ética, los derechos y demás. A medio camino entre 1984 y Un Mundo Feliz, Elia ha creado uno de los futuros más terribles (y posibles) de la antología.

-Instrucciones para cambiar el mundo, de Félix J. Palma: Más que un relato, me atrevería a decir que es más bien un cuento. Una bella alegoría, con una ambientación tan cómica que roza lo absurdo, y muy tierna, en la que el amor se convierte de forma involuntaria, en la chispa que prende la mecha de la revolución. Surrealista por el escenario que nos muestra, ridículo en apariencia, pero que sirve como perfecta metáfora para contarnos lo que quiere. Me ha gustado mucho y me ha provocado más de una sonrisa.

-El error, de Rosa Montero: En la línea de la autora, no puedo decir gran cosa más si no quiero destriparos nada. Aunque conociendo la trayectoria de Rosa y su gusto por ese universo que ya sabéis, puede resultar un tanto predecible.  Bien escrito,  logra contagiarnos del pánico que se adueña de su protagonista.  Correcto y muy acorde no solo con el espíritu de la antología, sino con el resto de la obra de la autora.  La necesidad de saberse uno mismo, de sentirse, de ser consciente de tu propia existencia, de tu personalidad, de quien eres….

-Limpieza de sangre, de Juan Miguel Aguilera: Una epidemia ha arrasado nuestro país. Vivimos con miedo. Y por si fuera poco, somos de nuevo una nación del Islam, en la que la Sharia es la única ley.  La mujer vive bajo el yugo del burka, los libros no están permitidos porque todo lo que existe ya está dicho en el Corán. Y nuestra protagonista, golpeada, torturada y encarcelada, no es lo que parece. El relato está bien escrito, engancha y cumple con su cometido, pero en algunos momentos, cuando nos habla del resto de Europa, me ha parecido que estaba leyendo algo que forma parte de algo más grande, ¿una futura novela?… No sé, pero será que quizás me he quedado con ganas de saber más sobre esta nueva España musulmana, amenazada por la enfermedad, que  Juan Miguel nos propone.

-Camp Century, de Marc Pastor: Tras una guerra que hemos perdido contra un invasor que nos copia, que nos imita y que se ha transformado en algo a nuestra imagen y semejanza, es difícil saber a qué atenerse.  ¿Qué es lo que nos hace humanos? Puede que todo se limite a una sola cosa: La creatividad, nuestra capacidad para imaginar, para soñar, para construir lugares con la mente. Y después, ser capaces de plasmarlo en papel, en forma de palabras, para que otros puedan ver lo que nosotros vemos.  No podremos compartir sentimientos directamente, pero si a través de nuestros escritos. Un relato cargado de intenciones, que cumple con lo que se esperaba del autor.

-En el ático, de Rodolfo Martínez: Una historia distinta, casi cinematográfica, en la que nuestro personaje (a quien no he podido dejar de imaginarme como a la Charlize Theron de Aenon Flux, vaya usted a saber porque), una mercenaria bien entrenada, se ve obligada a hacer aquello que mejor sabe hacer, matar, para cumplir con su misión. Su cliente, un joven sin escrúpulos que ostenta el poder heredado de su difunto padre y es por ello que vive en la cumbre. Cuanto más abajo, más miserable se torna la existencia y  el joven no admite ninguna competencia, venga esta de donde venga. Notable alto para un relato que podría ser un magnifico guión en Hollywood.

– La inteligencia definitiva, de José María Merino: A todos los que os gusto CELL, de Stephen King, este relato os resultará delicioso. Se parecen como un huevo a una castaña, pero es innegable pensar en la historia del maestro de Maine cuando te pones con él. Nuestros dispositivos móviles, nuestros teléfonos, a día de hoy sirven para todo excepto llamar. Miles de aplicaciones, enlaces en la red, archivos en la nube….. Una herramienta de uso masivo, que de algún modo, adquiere conciencia propia cual Skynet portátil… Y que descubre que necesita de algo cuya existencia ignoraba hasta el momento, para no solo seguir existiendo, sino evolucionar al siguiente nivel.  Muy buen relato, divertido, con un regustillo clásico que se agradece y con un final  redondo.

-Gracia, de Susana Vallejo: Para mí, sin discusión, el mejor relato de la antología junto al de Javier Negrete. Absolutamente demoledor. Susana nos lleva de la mano a conocer como es en el futuro la ciudad de Barcelona, en concreto un barrio tan emblemático como el de Gracia. Nos engatusa con una historia cotidiana, casi me atrevería decir que costumbrista y de repente, cuando menos te lo esperas, da un giro, crudo, brutal y despiadado, y te deja hecho mierda, destruido, sorprendido y destrozado. Una jodida maravilla.

1436_234590350057864_1710589667_n-Colapso», de Juan Jacinto Muñoz Renge: Y una de cal y otra de arena. En este caso, es el relato que menos me ha gustado. No encuentro la razón concreta, salvo que no he sido capaz de conectar con él. Está bien escrito, es una buena historia, pero por razones que se me escapan, me ha dejado frío, muy frío.  Lo mejor es que lo leáis y saquéis vuestras propias conclusiones, porque me conozco y a veces me dan estos puntos raros, que me impiden disfrutar de algo que en realidad es bueno, aunque a mí me haya resultado indiferente. Lo siento por Juan y asumo que seguramente es cosa mía. 

-Los centinelas del tiempo, de Javier Negrete: Como decía antes, junto a Gracia, son la pareja ganadora, los dos mejores relatos de la antología. Aunque es cierto que en esta ocasión, estamos más bien ante una novela corta que un relato al uso. Una sociedad donde lo políticamente correcto y los eufemismos han sido llevados a un extremo tan radical, tan absurdo, que  alcanzan niveles inimaginables y terroríficos, hasta el punto de ser esclavos de nuestras propias palabras, en un discurso inteligible donde la razón ha dejado de existir. Llevar las teorías de Sapir Whorf hasta un punto sin retorno, donde cada palabra debe ser medida, calibrada y adecuada para no ofender ya no se sabe bien a quién…  En la lucha por la igualdad, por el respeto, por los derechos, hemos perdido el norte  por completo y se ha conseguido el  efecto contrario: Todos somos esclavos, no hay libertad alguna y estamos condenados a reprimir nuestras ideas, nuestros pensamientos, porque si los convertimos en palabras, estamos incumpliendo las normas de convivencia y eso es delito. Un lavado de cerebro absoluto, la igualdad mal entendida que hace que un incompetente pueda optar a cualquier plaza de poder, un adoctrinamiento incipiente, desde la más temprana edad y la incapacidad de la vieja generación por adaptarse a estos tiempos tan ridículos que dan miedo. ¡Simplemente maravilloso!

 Y eso es todo. Sé que mis impresiones son un tanto escuetas, pero no quiero tampoco decir más de la cuenta. Yo tan solo puedo recomendaros la antología  y animaros a que la leáis. Un gran nivel, y muchísima calidad, eso es lo que os ofrece su lectura. Un buen rato contemplando como se transforma nuestra sociedad, como serán las cosas en el futuro y que quedará del viejo mundo, si es que hay alguien capaz de recordarlo….

 

Mañana Todavía

 -VVAA-

 Editorial: Fantascy

ISBN: 9788415831310

Páginas: 496 pág.

PVP: 17,90€

 

Las astillas de Yavé, de Rodolfo Martínez

Buenos días, amiguetes.

Hoy os traigo con una novela con la que he disfrutado muchísimo y que de momento,  pasa a formar parte de la lista de las mejores lecturas de este año: Se trata de nada más y nada menos que de Las Astillas de Yavé, de Rodolfo Martínez, quien vuelve a la carga con una historia que hará las delicias de los aficionados al género.

res1Viola Mercante, “Uve”, antigua policía y ahora detective privada; seductora, bisexual y deslenguada. El padre Tomás Ardente, jesuita joven y atractivo que trabaja en la parroquia de San Andrés, un barrio pobre que es un reducto de la inmigración latinoamericana y de la violencia. La vida de ambos se cruzará cuando el padre Ardente le encargue a Uve investigar la Iglesia del Dios Primigenio, una secta de origen estadounidense, no especialmente proselitista y en apariencia inofensiva, que ha levantado sus sospechas por dos motivos: apenas hay referencias sobre ella en ninguna parte y, desde su llegada al barrio, la criminalidad ha descendido de manera sorprendente.

Uve moviliza a su ex novio y, sin embargo, mejor amigo, un friqui entrado en la cuarentena y genio de la informática, quien le confirma que apenas hay datos de esta iglesia. Sus otras fuentes, el policía Morales y Alberto el Retrepao (un personaje casi marginal y su contacto en la calle), le corroboran con su poca información lo que cada vez resulta más evidente: están sucediendo cosas muy extrañas… La ciudad, y en concreto la población del barrio, está como apática y sumisa. Todo ello parece relacionado, además, con unas pequeñas muñecas protectoras que venden los artesanos andinos en los puestos ambulantes

Y así, poco a poco, sin apenas darse cuenta, Uve va cayendo en lo que parece una trampa urdida desde los más altos estamentos eclesiásticos que pondrá en peligro, no sólo sus vidas, sino todo lo que nos habían contado.

Rodolfo nos lleva una vez más a la Ciudad, ese escenario recurrente al que el autor se empeña en regresar una y otra vez, víctima del perverso influjo que esta ejerce sobre él, dispuesto a que nosotros también terminemos hechizados bajo su pérfida atracción. El Abismo en el espejo, Los sicarios del Cielo, Fieramente Humano… Las calles de la Ciudad esconden secretos imposibles de explicar, de comprender, una realidad oculta y terrible  que el autor se encarga de descubrirnos en cada nuevo título.

En esta ocasión, conoceremos a Uve, una detective privada que se topará con parte de esos secretos, viéndose implicada en una investigación que le permitirá, muy a su pesar,  descubrir un mundo desconocido y una realidad mucho más temible y aterradora de lo que hubiera imaginado jamás. Ocultismo, sectas, muñecas artesanales que albergan el mal, entidades  terribles que pugnan por regresar a nuestro mundo y arrasarlo bajo su dominio… Son solo algunos de los elementos con los que nuestra peculiar protagonista se verá obligada a lidiar.

Uve  se convierte por derecho propio en uno de los mejores personajes que ha creado el autor.  Ruda, valiente, desvergonzada, un tanto cínica -con un humor muy particular- y sin complejos. Una tía dura que no sé porque, no puedo evitar ver como la versión femenina de John MClane en sus mejores tiempos. Una detective que apuesta fuerte y arriesga, y que no se rinde, dispuesta hasta llegar al fondo de la cuestión y a vender caro su pellejo si la ponen contra las cuerdas. Otro tanto debo decir de los personajes que la acompañan en este viaje al infierno y que Rodolfo utiliza de un modo fantástico para que comprendamos aún mejor a la protagonista. Es a través de su relación con ellos cuando seremos capaces de ver como Uve entiende el mundo que la rodea, su forma de ser, su verdadera naturaleza. La verdad es que el elenco de personajes no tiene desperdicio y resulta incluso peculiar. Desde un ex novio friki total, hasta un venerable japonés maestro de artes marciales, pasando por un sacerdote cuyas ideas  se alejan mucho de la versión de la iglesia católica, una recepcionista coqueta y seductora, un profeta callejero y un cura que ha escondido un secreto durante años. Como podéis ver, la galería es completa y variada, pero todos y cada uno de ellos tiene su papel en la historia y ayudan a definir con claridad quien es Uve, siendo además piezas fundamentales para llegar a resolver no solo la investigación, si no enfrentarse a lo que aguarda al final del camino.

Estamos ante un thriller al uso, una novela de detectives en la que el elemento sobrenatural hace aparición de forma  gradual hasta tomar las riendas. Nada es gratuito ni excesivo y el autor logra que la oscuridad vaya  tomando forma sin prisas, con lo que esa sensación de que pasa algo raro, de que algo no está bien,  es muy intensa y va adueñándose de todo a medida que vamos avanzando en la lectura. Una atmósfera cargada, la certeza de que algo maligno y sombrío se cierne sobre nosotros, se va haciendo cada vez más palpable, hasta que se nos revela su naturaleza y nos damos cuenta de que ya no hay escapatoria, que no podemos volver atrás, de que solo nos queda el enfrentarnos al horror que se muestra ante nosotros. Pero también hay mucho de género de aventuras. La  clásica búsqueda de la verdad, la revelación de un secreto oculto por la iglesia, la presencia de un mentor que ayudará a la protagonista a enfrentarse al reto. Detalles que le dan un toque muy especial a la novela y que resultan irresistibles para el lector, quien se siente uno más de los personajes y le empujan a querer desentrañar el misterio.

res2El tema religioso tiene un peso evidente en la trama, sobre todo a la hora de enfrentar a la Iglesia, como entidad, a la realidad de sus inicios y a su discordancia con  los verdaderos orígenes del cristianismo, según los textos apócrifos de los que se quiere desentender y pretende ocultar o desacreditar. Pero lo que más me ha gustado, ha sido ese enfrentamiento velado, pero obvio, entre lo racional, lo científico y lo divino, lo fantástico, lo imposible.  La fe tiene muchas caras y no se limita a la religiosa. Si una sociedad tecnológica como la nuestra cree en Dios, es evidente una contradicción que nos lleva al absurdo, pero que no es óbice para que esa creencia se mantenga arraigada de un modo inexplicable y por ende, supone creer en seres que escapan a nuestra realidad. Eso incluye a entidades que poco tienen  que ver con la imagen que tenemos  de ese barbudo  que según la Iglesia, creó el mundo. Hay tanto de Lovecraft implícito en la obra, sea de manera consciente o no, que uno no puede evitar encontrar ciertos paralelismos entre esa visión cosmológica del autor de Providence y la novela del gijonés, quien se acerca de un modo distinto a esa concepción de entidades imposibles, pero que no evita las innegables reminiscencias.

Con ese estilo impecable al que ya nos tiene acostumbrados, jugando con el lector y sorprendiéndole con golpes de timón perfectamente calculados, Rodolfo usa una prosa curtida y experimentada que nos lleva por donde quiere, con algunas frases que son para enmarcar. En ocasiones, directo a la yugular, conciso y cortante. En otras, explayándose con aquello con lo que quiere tentarnos. El autor utiliza con arte las herramientas de su oficio y se muestra como lo que es, un artesano de la palabra, un contador de historias asombrosas que hacen de este hábito nuestro, la lectura, un verdadero placer.

 

Las astillas de Yavé

Rodolfo Martínez

Editorial: Fantascy  (Penguin Random House)

ISBN: 9788415831242

Páginas: 464 pág.

PVP: 17,90€ (eBook: 7,99€)

 

Los Juegos, de Ted Kosmatka

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

FantascyLosJuegosHoy os traigo una novela con la que me lo he pasado teta. No es rompedora, ni pretende descubrir la rueda, pero que me ahorquen si no tiene un fondo más allá de lo evidente y un poso que me ha dejado un muy buen sabor de boca. Se trata de Los Juegos, de Ted Kosmatka, novela de ciencia ficción y terror,  que parte de las investigaciones en ingeniería genética y el clásico argumento de ver al ser humano jugando a ser Dios como arranque y herramienta para plantearnos las típicas cuestiones éticas y morales que siempre acompañan a estos temas, desde una perspectiva donde, mientras aprovecha para ofrecernos un visión bastante verosímil sobre un marco en el que las fuerzas políticas y económicas de cada país utilizan algo que, a priori, no deja de ser un entretenimiento de masas para hacer alarde de su poder y  su lugar como potencia mundial; nos ofrece también una historia de terror en la que monstruos de carne y hueso, no salidos de ninguna pesadilla, sino de los laboratorios de investigación, sembrarán el horror a sus anchas. 

En un futuro próximo, los juegos olímpicos traen un añadido que ha eclipsado a los logros de los atletas: Una competición que recupera el espíritu del antiguo circo romano en los que criaturas creadas mediante ingeniería genética por cada uno de los países participantes combaten a muerte  en la arena. Estados Unidos quiere mantener su liderazgo y es por ello que no duda en utilizar cualquier medio para lograr mantenerse imbatibles, por motivos que van más allá de los simples juegos, ya que el resultado de los mismos es solo una muestra de los avances tecnológicos, su poder como nación y de su supremacía dentro del actual orden mundial. En esta ocasión,  parece que han superado cualquier límite y la criatura que han creado escapa  incluso a su comprensión. Ni siquiera los creadores de esa abominación son capaces de explicar qué clase de ser han concebido y hasta donde llegan su posibilidades.

La Bestia, a quien llaman Felix a falta de un nombre mejor, se sale de cualquier idea preconcebida y lo más inquietante: Nadie sabe sobre qué clase de código genético  ha partido su creación. No hay ninguna criatura en la tierra que se le parezca ni remotamente. Sera  Silas, jefe del proyecto y uno de los genetistas más reputados del mundo, quien asuma la tarea de averiguar que es en realidad esa criatura y cuál es su origen , sus cualidades y sus posibilidades. Silas no tardará en darse cuenta de que quizá en esta ocasión, hayan ido demasiado lejos y hayan creado un ser que escapa a su control. Más fuerte y poderoso que cualquier otro experimento creado jamás para los juegos. Un depredador perfecto que poco a poco, da muestras de poseer una inteligencia  igual o incluso superior a la del ser humano.

Los Juegos es una novela que cuenta con varios puntos interesantes que hacen de ella una obra recomendable. Personajes bien construidos y que pese a que de entrada, pueda parecer que caen en los tópicos de siempre, demuestran tener una personalidad propia muy bien definida y que les viene al pelo a la hora de permitirnos ver las distintas formas de enfocar y tratar un tema tan peliagudo como es el tema de la investigación genética y el cruzar ciertas líneas. Sin pretender dar lecciones de moralidad, si es cierto que gracias a ellos, vemos las distintas posturas ante esas cuestiones, según el punto de vista de cada uno.

Son ellos los encargados de ofrecer al lector la posibilidad de hacerse una idea de qué tipo de sociedad es la que se muestra en la novela, nada alejada de la nuestra, y en invitarle a formarse su propia opinión respecto a si el fin justifica los medios y si hay límites que no deberíamos traspasar. Los grandes avances científicos siempre vienen acompañados de este tipo de debates y en esta historia de terror, esto no es una excepción.

Conoceremos a Evan Chandler, un genio  medio autista que vive en su propio mundo, que fue arrancado de los brazos de su madre en la más tierna infancia por parte del gobierno, para aprovechar y desarrollar todo su potencial en un centro de investigación especial. Su talento innato para trabajar en entornos virtuales, es aprovechado para construir un superordenador cuántico, una maquina inteligente que entre otras cosas,  es utilizado por gobiernos, empresas y cualquiera que esté dispuesto a pagar los elevados costes de puesta en marcha y mantenimiento.

También al mencionado Dr. Silas Williams, uno de los personajes con mayor protagonismo y que será quien deba descubrir que es en realidad la criatura y es a través del mismo  de quien obtendremos el enfoque positivista e idealizado sobre  el campo de la ingeniería genética. Un  hombre que considera esas técnicas un gran avance para el ser humano y que se refiere a las infinitas posibilidades para hacer el bien, aunque su tarea actual, de gran prestigio, le hace ser consciente de que no todo es tan bueno y que como siempre termina por ocurrir, los intereses en juego utilizan esos descubrimientos para un uso menos  noble y elevado. A medida que avanza su investigación del nuevo espécimen, sus dudas serán cada vez mayores al respecto.

Por su parte, la Dra. Vidonia asume en su papel la voz de la conciencia. Pese a tener ciertos reparos sobre lo que supone ya de por si el crear seres que no existen en la naturaleza mediante la ciencia, lo que realmente le horroriza es el hecho de que esos avances científicos, esos recursos, sean utilizados con el único fin de entretener a la población y ser una forma de mantener el estatus de superpotencia para los países participantes. Considera algo lamentable y terrible el  que se obligue a las criaturas a que se maten entre ellas para satisfacer a un público enfebrecido y que los gobiernos inviertan en ello en lugar de darle un uso más práctico y beneficioso a esa tecnología. Justo en el otro extremo de la balanza está Baskov, empresario de altos vuelos, quien ve en todo esto no solo un gran negocio, sino que está dispuesto a cualquier cosa por sacar beneficio de las investigaciones. Para él, esto es tan solo otra forma de poder, de posicionarse en el bando de los ganadores y de mantener el equilibrio fáctico en el que hay tantos intereses de por medio.

Como podéis ver, el lector tiene a su disposición todos los puntos de vista posibles. No solo sobre un tema tan polémico como lo es la ingeniería genética, sino también nos permite hacernos una idea clara de esa sociedad, insisto, tan cercana en el tiempo y tan llena de luces y sombras como la nuestra. El maltrato animal; la frialdad de los gobiernos y el uso interesado de los servicios sociales para su propio beneficio; las reglas de mercado dictadas por las corporaciones; la guerra fría, cuyas campañas de propaganda e intimidación  están disfrazadas de evento deportivo; la vigencia del “pan y circo”,  son solo algunos de los detalles que se nos dan para que tengamos claro el escenario en el que se desarrollan los hechos.

Con un ritmo perfecto para que la historia avance con interés, manteniéndonos interesados en ella y deseosos de saber que sucederá a continuación, ágil y sin andarse con rodeos, pero siempre manteniendo un nivel de calidad más que correcto, el autor hace uso de una prosa que sin ser exquisita, si es bastante superior a lo que suele uno encontrar en este tipo de novelas. Un lenguaje sencillo, pero cuidando las formas y con un tono en el que lo que leemos, lo que se nos cuenta, nos parece tan cercano y creíble que no nos resulta difícil imaginar que mucho de lo que se narra tiene visos de ser así, tal cual, salvando el pequeño detalle de que a día de hoy, todavía no hemos creado esos monstruos. Pero la trama política, los intereses ocultos de muchas cosas que podemos ver en cualquier noticiario y que se nos escapan en nuestro día a día, la soberbia de las grandes empresas y su capacidad para interferir -su peso real en la toma de decisiones-, es algo que no ponemos en duda en ningún momento.

KosmataEn cuanto a lo que se refiere a la propia novela como historia de terror y ciencia ficción, solo decir que en ciertos momentos y salvando las distancias, me ha dado la impresión de que Umbrella -si, la de Resident Evil-, quiso mantener su imagen corporativa y decidió  quedar bien, permitiendo que algunos de sus BOWLS  se conviertan en gladiadores, aclamados por el público que asiste en las gradas. Suena absurdo, lo sé. Pero uno es quien es y no puede dejar de verse influido por aquellas cosas que le han marcado desde su más tierna infancia hasta ahora. Y si digo eso, es porque Felix y el resto de criaturas, me han recordado a esas armas biológicas del videojuego, terribles y letales. Personalmente, me lo he pasado pipa con ella.

En definitiva, tenemos una novela que invita a la reflexión sobre temas serios e importantes, controvertidos, que incide en cuestiones que requieren de un debate intenso a la hora de marcar o no unos límites éticos ante determinadas líneas que uno no sabe si deberían cruzarse, a la vez que nos ofrece una historia de terror pura y dura, donde seres abyectos e imposibles  se destrozan entre sí, esperando hacer lo propio con nosotros. Y uno en especial, el más increíble, despiadado y perverso de todos ellos, podría incluso sustituir al ser humano como especie dominante.  ¿Se os ocurre algún modo de mejorar la historia?

 

Los Juegos

Ted Kosmatka

Editorial: Fantascy  (2014)

ISBN: 978-84-15831-10-5

Páginas: 414

PVP: 17,9€

 

.

La Daga de la Ceguera ( El Portador de la Luz 2), de Brent Weeks

Buenas tardes, amigos.

la-daga-de-la-ceguera-9788415831068Hoy hablaremos de La Daga de la Ceguera, segunda parte de la ¿trilogía? (parece que al final van a ser cuatro los volúmenes que completen la saga El Portador de la Luz), con la que nuestro admirado Brent Weeks ha vuelto a engancharnos.

Gavin Guile pensaba disponer de cinco años más de existencia como Prisma, y ahora resulta que le queda menos de uno. Con cincuenta mil refugiados a su cargo, por no hablar de un hijo ilegítimo que hay que formar en las artes mágicas y una ex novia que bien podría haber descubierto su más oscuro secreto, le llueven los problemas.

De repente, la magia en todo el mundo está fuera de control, y este caos amenaza con acabar con las Siete Satrapías. Peor aún, los dioses antiguos están a punto de renacer, y sus ejércitos parecen imparables. Tal vez el único camino para la salvación sea arrojar luz sobre la mentira que rige la vida de Gavin desde hace dieciséis años.

Iniciando la novela justo en el punto donde terminaba el título anterior, seremos testigos de la convulsa situación en la que se encuentra La Cromería. Tras perder Tyrea y verse obligados a huir a través del mar junto el resto de refugiados, nuestros personajes intentarán minimizar las perdidas y afrontar el reto que supone dar una oportunidad a su pueblo. El Prisma, además, tendrá que afrontar la realidad: Ha perdido el Azul y eso solo puede significar una cosa: Se le acaba el tiempo. Por si eso fuera poco, deberá lidiar con la responsabilidad de tomar una decisión con su hijo Kip e intentar hacer de él alguien de provecho, mientras pende sobre su cabeza  la amenaza, ese secreto inconfesable que, convertido en una suerte de espada de Damocles, representa su hermano cautivo.

He leído por ahí que algunos lectores han terminado con la percepción de que La Daga de la Ceguera es tan solo un paso de transición hasta el siguiente volumen y la verdad es que no comparto en absoluto esa opinión. Suceden muchas cosas, de vital importancia y que le dan un giro trascendental a los acontecimientos. Kip bajo la tutela de Puño de Hierro, formándose para llegar a formar parte de La Guardia Negra; la dureza y el arte conspirador de Andross Guille; Liv intimando con el enemigo, hasta el punto de dudar de su propia condición y destino; los desesperados intentos del Prisma por salvar la situación, pese a los oscuros presagios que se ciernen sobre él, mientras conocemos más sobre El Príncipe de los Colores y sus motivaciones y objetivos, son solo algunas de las diversas tramas que conforman el conjunto del libro y que resultan de lo más interesantes. Cada uno de los personajes deberá tomar decisiones y sus actos,  como no podía ser de otro modo, influirán para bien o para mal en el rumbo de los acontecimientos. Intrigas, combates, secretos,  revelaciones, batallas y  nuevos interrogantes que salen a la luz.

Resulta curioso comprobar como Weeks juega con nosotros, sorprendiéndonos y aportando nuevos detalles acerca de la singularidad que rodea el universo que ha creado.  Toda una cosmología y un imaginario rico en detalles y matices, en el que nos descubre propiedades y conceptos que desconocíamos hasta ahora y que enriquecen el mundo que ha inventado, haciéndolo si cabe más complejo y sustancioso. Es una de las virtudes que más  se evidencian en el autor: Su capacidad para crear mundos, tan creíbles, tan palpables y realistas, que uno dudaría en creer que no han existido en realidad.

Nuevos personajes hacen aparición, aunque sea tan solo de manera testimonial, pero dejando claro que tendrán su momento cuando llegue la ocasión y que su papel será relevante y de vital importancia en el transcurso de la historia. Y eso me  hace caer en la cuenta del sutil cambio de rumbo que sufrido la historia, adoptando ciertos toques de intriga que añadir a la narración.

Weeks sigue en su línea, con esa prosa sin florituras, pero bien escrita. Su fuerte es el modo en que relata, en que nos cuenta aquello que nos quiere contar. Una lectura fluida, que va de menos a más página a página y que logra cautivarnos, metiéndonos por completo en la historia. Es un gran narrador y convence.

BrentWeeksDagaCegueraCastellano-(mod)Como detalle negativo- y lo cierto es que me obligo a encontrarle alguna pega, ya que considero que es una obra redonda dentro de este tipo de obras y de aquello que pretende, pero no quiero pasar nada por alto- mencionaría quizás el excesivo celo con el que Weeks trata a los personajes principales. Se meten en un lio tras otro, pero siempre, o casi siempre, salen indemnes. Entiendo que si muere alguno de los principales protagonistas, la historia se vería afectada, pero echo de menos un poco de crueldad explícita y mala leche, aunque ya sé que ese no es el estilo del autor. La trama que se centra en el conflicto Gavin Guille y su secreto, por ejemplo, me ha parecido tratada de un modo algo frio, restándole importancia a algo tan importante. Quizás las consecuencias se manifiesten con todo su peso en el próximo volumen, pero me ha faltado sentir la incuestionable carga dramática que por fuerza se supone tras  lo ocurrido. Por otro lado, los conflictos personales, las luchas internas de los personajes, son un detalle a tener en cuenta y están bien tratados, salvo ese caso concreto,  dando lugar a ciertos momentos en que el lector se cuestiona de qué lado está. Y eso es bueno.

Mención especial a la traducción de Manuel de los Reyes, quien últimamente está dando mucho que hablar por su excelente trabajo.

En definitiva, tanto El Prisma Negro como esta continuación, La Daga de la Ceguera, cumplen con lo prometido y ofrecen justo aquello que buscábamos entre sus páginas. Si como un servidor, conociste al autor con su trilogía El Ángel de la Noche y disfrutaste con ella, entonces no lo dudes: Esta saga te encantará. Yo la recomiendo.

 

La Daga de la Ceguera (El Portador de la Luz 2)

Brent Weeks

Editorial: Fantascy (Random House Mondadori)

ISBN: 9788415831068

Páginas: 912 pág.

PVP: 22,90€

 

.

 

Embassytown La Ciudad Embajada, de China Miéville

Una reseña de Francisco José Arcos Serrano.

Premio Locus a la mejor novela de ciencia ficción del año 2012.

1079771_10200997243546688_741019608_aEn medio de la capital de un planeta ubicado en las más remotas periferias del universo, se erige la Ciudad Embajada, un enclave diplomático asentado por colonos humanos. Aquí los humanos no son la única forma de vida inteligente. Avice, una de los colonos, goza de un raro y especial vínculo con los seres autóctonos, los enigmáticos Anfitriones… Aunque no puede hablar con ellos. Los únicos humanos que han dominado su peculiar Idioma son un pequeño cuadro de Embajadores.

De repente el frágil equilibrio en que conviven humanos y extraterrestres se verá trastornado por la llegada de un nuevo Embajador. En cuanto los Anfitriones escuchen su insólito discurso, los cambios no se harán esperar. Y al avecinarse un cataclismo de proporciones incalculables, Avice se dará cuenta de que el único camino de salvación es que ella intente lo imposible: comunicarse directamente con los Anfitriones.

Una aclamada novela de ciencia ficción del múltiple ganador del premio Arthur C. Clarke. Una extraordinaria historia sobre el poder de lenguaje. En un original universo futurista se entremezclan intriga política, una sugerente historia personal y un estremecedor conflicto social que amenaza con desatar una guerra apocalíptica entre humanos y extraterrestres.

Primer acercamiento para servidor al universo tan particular de China Miéville. Tengo que decir desde el principio que ‘Embassytown, La Ciudad Embajada’ no es una novela fácil, de hecho es uno de esos libros en el que podemos acabar un tanto «asfixiados» debido a los pocos límites que adopta el propio autor hacia sus lectores, no mostrándose empático a priori con nosotros, y provocando inicialmente una sensación de rechazo a lo que estamos leyendo.

No os asustéis, queridos amigos: una vez atravesada esa «pequeña» barrera y esas capas llegaremos al núcleo central de la novela….y os puedo asegurar que realmente merece la pena llegar hasta aquí.

China Miéville es uno de esos escritores intuitivos y con tanta imaginación dentro de su cabeza que se saca de ésta una historia que trata sobretodo del lenguaje, recurso imprescindible para comunicarnos los unos con los otros o con incluso razas de otros mundos. A través del lenguaje, el autor retuerce a su antojo todas las posibilidades que nos brinda esta capacidad, dejando víctimas por el camino, ya que no se detiene a explicarnos cómo son las cosas antes de sumergirnos de lleno en la ciudad de Embassytown, dejándonos ciegos y perdidos por este recorrido…..hasta que llega el momento elegido por China y nos propone un triple salto mortal, pero con red.

1069025_10200997243586689_1159137180_nMiéville prosigue a partir de aquí con su incontinencia apabullante de ideas, pero una vez que ya ha llegado a este punto, supone que el lector ha aceptado sus reglas y la lógica interna de la historia, asimilando así todos los temas que se tocan por aquí como el colonialismo, la relación entre los símbolos y significados, la política o la relación entre los ‘Embajadores’.

En definitiva, ‘Embassytown, La Ciudad Embajada’ de China Miéville, es una novela fascinante y extraña que pide mucha colaboración por parte del lector (sobretodo durante su primera mitad) y que me deja con muy sabor de boca para seguir descubriendo estos mundos tan apasionantes de la mano de uno de los renovadores de la novela fantástica de los últimos años.

Seguramente la vuelva a leer dentro de un tiempo porque bien merece una segunda lectura.

Dadle una oportunidad.

 

Embassytown, La Ciudad Embajada

China Miéville

FANTASCY

ISBN: 9788415831006

448 páginas

Precio: 18,90 Euros

 

 

 

 

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar