El Cuarto Jinete, de Víctor Blázquez

Buenos días, amigos.

Traigo hoy una novela que personalmente me ha encantado,  y que demuestra que a pesar de la saturación de títulos de temática Z, aun queda sitio para la innovación y las gratas sorpresas.

Estoy hablando de El Cuarto Jinete, de Víctor Blázquez, novela publicada por Dolmen y que como digo, me ha resultado una lectura más que satisfactoria.

Nada más ponerme con ella, se hizo obvio que el autor tenia muy claro lo que quería conseguir. Destacaría sin duda ese logrado homenaje a Stephen King, no solo evidente en el nombre de la población donde se desarrolla la historia, si no el estilo utilizado  y lo más relevante, el modo en que esta narrada.

Utilizar la figura de ese  narrador que nos acompaña y sirve de guía turístico me ha resultado muy interesante y conseguido. Me ha recordado al inicio de la Casa Negra, del tito Stevo y lo cierto es que Víctor acierta de lleno con ello.

Como digo, ese narrador tan especial, omnipresente y omnipotente (nadie se percata de su presencia y no solo se desplaza en el espacio, sino también es capaz de hacerlo en el tiempo), me parece un buen truco que le otorga a la narración una plasticidad enorme a la hora de mostrarle al lector lo que sucede. Un buen homenaje de muy buen gusto, una herramienta excelente y además,  utilizada con acierto.

La historia en si misma, a pesar de que pueda parecer  manida y ya vista (que lo es), está muy bien narrada, otorgándole a la lectura una fluidez y un ritmo excelente, que hace que vayamos devorando páginas una tras otra.

Las tramas están bien hilvanadas y encajan todas a la perfección, de manera que a través de las distintas historias uno ve perfectamente la totalidad del conjunto, sin que nada ni nadie se quede descolgado o fuera de escena.

El tratamiento de los personajes, muy logrado. Pese a que no entramos en excesiva profundidad sobre ninguno, nos basta con la información que se nos da sobre ellos, sobre su pasado y sobre su forma de ser, para que nos resulte más que suficiente  poder visualizarnos y darles forma. Considero que es una de las mejores bazas de la novela, ya que con un elenco tan variado, lo fácil seria que más de uno quedase relegado a un segundo plano, desdibujado y pasando sin pena ni gloria, cosa que no sucede aquí. Todos y cada uno de ellos tienen asignado su papel en la trama y un peso relevante en la obra.

Entretenidísima y muy visual, la novela consigue que te montes la peli en tu cabeza y además, cuenta con ciertos puntos concretos, detalles que supongo que el autor ha calculado con alevosía y total premeditación, que hacen de ella una pieza clásica, con esos momentos tan puntuales y como necesarios en cualquier historia decente de este género ( auto sacrificio de uno de los héroes, redención de otro de los protagonistas, momento romántico y  épico,  despedida trágica…),que uno agradece y le dan un plus añadido.

Lo mejor, sin lugar a dudas, la sorpresa final. Una autentica cabronada ( me vais a perdonar la expresión, pero es la más adecuada que se me ocurre), que me ha encantado.

Como ya le comenté a Víctor en su momento, demuestra aquí que es un tipo con mucha maldad y que sabe como hacer las cosas. Sutil, como el que no quiere la cosa, y de repente, nos encontramos con algo que le da un giro brutal al desenlace de la novela, dejándonos con ganas de saber más. Puede que algunos nos esperásemos algo así, pero de ningún modo explicado de esa forma y con ese aire de  “fíjate tú que cosas…

En fin, que me lo he pasado teta con El Cuarto Jinete y que siendo sincero, no creí que me gustase tanto como lo ha hecho.

Víctor le ha dado un toque muy especial a la típica situación de pueblo invadido por los zetas, no por innovar en el tema, sino por el modo en que lo enfoca y sobretodo, como lo narra. No le ha dado la vuelta al género, pero sin duda, ha sabido contarnos su historia, de un modo distinto y demostrando que para escribir una buena novela, es tan necesaria una buen historia como talento para saber contarla.

Veredicto: Víctor se descubre como un autor más que recomendable. Un narrador con arte y con las ideas muy claras. Y El Cuarto Jinete, como novela,  ofrece  incluso más de lo que uno podría pensar después de tantas historias Z leídas con anterioridad.

 

El Cuarto Jinete

Víctor Blázquez

Editorial: Dolmen

ISBN: 978-84-15296-17-1

Páginas: 342 pág.

PVP:  17, 95€