Entrevista a Félix Royo, autor de la BSO de El Camino de Baldosas Amarillas

El pasado 5 de diciembre salió a la venta tanto la novela como la banda sonora de El camino de baldosas amarillas. Como del libro se ha hablado mucho y podéis acceder a más información en los links que pondré al final, voy a hablar de la banda sonora y sobretodo, vamos a conocer a su autor, Félix Royo. Nacido en 1985 en Zaragoza, es entre otras cosas, un escritor de relatos, guiones (y novelas en borrador), compositor de música, diseñador freelance (con el Título oficial de Adobe Systems), maquetador y director artístico de la revista Los zombis no saben leer, así como Técnico Superior de Sonido

La BSO de El Camino de Baldosas Amarillas es un concierto de una hora de duración, de música programática que va desde lo neoclásico a lo vanguardista y que está perfectamente relacionada con la novela, aunque eso no impide en absoluto que se pueda escuchar individualmente sin problemas. Todos los temas han sido compuestos de propio para esta banda sonora de carácter sinfónico que juega con distintas agrupaciones instrumentales dentro de la orquesta.

Portada

Personalmente, me fascina el estilo tan peculiar y onírico que destilan todos y cada uno de los temas que la componen, ajustándose como un guante a cada uno de los pasajes de la novela, permitiendo que cuando uno cierra los ojos y se deja llevar por la música, sea capaz de trasladarse a la parte de la novela que le corresponde, sin necesidad de leer el título de la canción.

Pero cómo toda la información sobre la banda sonora la podéis encontrar AQUÍ, con todo lujo de detalles, comentarios, anécdotas y un sinfín de cosas interesantes, creo que lo mejor es que nos centremos en el autor y que mediante esta pequeña entrevista, podamos conocerlo un poquito mejor.

Ahí va la entrevista:

1. AI -¿Quién es en realidad Félix Royo?

FR – Es un desamparado, un lobo solitario, alguien que se salió de la caverna porque no le gustaba la película que estaba viendo, el mismo que ve a la gente hacer cola para entrar a ver la siguiente farsa, es alguien que siente interiormente pero no es introvertido, sólo un administrador de sentimientos, un sufridor, algo más allá de lo perfeccionista, consciente de sus defectos, todos, y como cualquier artista, un golpista en potencia. Es alguien que no trasgrede porque para trasgredirlos antes hay que creer en los límites, con una visión de la realidad un tanto cuántica y convolucionada, un voyeur de la ilógica que a los humanos les parece algo tan lógico de seguir, tan irreverente como pedante y, en realidad, no es más que otro papel que puede interpretar cuando quiera, porque multifacético lo es en todo, personalidad múltiple necesaria para intuirlo y, a eso iba, es un fletador de ideas, que navegan en palabras o en la música.

2. AI- Escribes, compones, interpretas y también te manejas como diseñador gráfico. Resulta obvio que eres un artista multidisciplinar. Pero si tuvieras que escoger tan solo un modo de expresar tu arte, ¿Qué faceta sería la elegida?

FR – Si se pudiesen moldear, serían los sueños, pero de estos sólo somos dueños nosotros mismos. Lo cierto es… que he hecho muchas cosas; he picoteado y saqueado la nevera. He pintado con acuarela y al óleo, dibujado, hecho escultura con arcilla y escayola, escrito sketches de humor, un guión para cómic y un anuncio, guiones de radio (uno de ellos premiado por RTVE), realizado portadas, maquetaciones, diseños e ilustraciones para webs y revistas, un juego de rol, poesía, fotografía, doblaje… Seguramente habré tocado la mayoría de los árboles del bosque y, si te cuento un secreto, me gustaría hacer un número para ballet porque tengo la música pero no los conocimientos de danza. En fin, es cierto, soy más hiperactivo que Woody Allen y varias veces más feo, pero de elegir una única vía creo que siempre desembocaría en la música.

La música puede llegar a ser muy concreta si el oyente conoce los elementos de la obra; por ejemplo, si yo te digo que cada vez que oígas al violín vibrar se trata del recuerdo de tu madre llamándote a cenar, sin duda lo reconocerás, y eso que es totalmente simbólico, porque el único parecido que tiene una madre y un violín es que pueden variar de un registro tan apacible como pianissimo al del asesinato de Psicosis en una fracción de segundo, pero no, eso a mí no me basta, lo que me gusta de la música es que puede llegar a decir más el fondo que el contenido con una abstracción que es propia del lenguaje de los sentimientos. Cuando estamos tristes, o alegres, o furiosos, no estamos sólo así, no es un emoticono 😦 saliendo de nuestra cabeza como en un videojuego, es un maremágnum de ideas inconclusas, mezcladas y confusas que intuímos de una forma muy intrínseca y, con una excepción, sólo la música puede alcanzar esas cotas que al propio lenguaje con el que definimos las cosas se le veta el acceso en la mente.

La historia está plagada de música que hacía salir corriendo de miedo a la gente de sus casas, que ha envalentonado a los hombres hacia la rebelión, que duerme, que te cambia el rítmo cardiaco quieras o no, incluso hubo una oleada de suicidios hace unos ochenta años por una canción que era sumamente triste, eso es real, la música somos nosotros mismos. Pero hay algo que ni la música ni ningún arte ha logrado jamás: Nunca se ha hecho nada sobre el amor que haga sentir, en ese preciso momento, lo que se siente al nacer un enamoramiento verdadero. Creo que todos sabemos cómo ese momento, es un sentimiento que se expresa a sí mismo y que da significado al amor, nada que pueda existir de ningún otro modo.

3. AI- ¿Que fue lo que te empujó a implicarte en un proyecto como es la banda sonora de la novela de Juande? Resulta obvio que es una labor que requiere de tiempo, esfuerzo y dedicación, y por lo que tengo entendido, trabajabas con unos plazos muy ajustados. ¿Ha resultado tan difícil como parece? ¿Como surgió la idea?

FR – Creo que no hay una respuesta simple que me llevase a implicarme en este proyecto; se podría decir que una vocecilla inconsciente, que debe de ser el funcionario negado que tramita estos asuntos en mi cabeza, me preguntó: “¿Y por qué no?”, y yo respondí en la misma línea: “¡Hagamos locuras!”; pero sólo se debió escuchar en ese compatimento oculto, donde la burocracia traspapela los recuerdos, porque yo no me enteré de cómo terminé metido en semejante lío. No obstante, sentimentalmente yo creo que necesitaba liberarme y, como mis adicciones no son de las que se pueden saciar con lo que se vende en garitos de mala muerte, me lancé a algo que si era un desastre me daría una satisfación masoca y autodestructiva y, si salía bien, podría decir idioteces en una entrevista o, yo qué sé, que la gente escuchase mi música, que es el deseo que albergo realmente hacia este concierto ahora que está terminado. Y el asunto es que, para conseguir el todo o nada, tenía que ser un reto, uno de verdad, porque si yo me bajo a la panadería y compro pan satisfactoriamente pues no me doy un premio, pero si hago algo que sé que puede sacar ese ímpetu mío en un estado de supervivencia ya se pone interesante. Así que, aunque me pidieron una obra sencilla, un paseo por el campo, dos o tres canciones basadas en las partes más puras de la novela, yo dije que ya que nos poníamos, que me pasasen la novela, que yo hacía algo con cohesión para toda la historia, con significado propio, evolución, un tendido entre los sentimientos y las sensaciones que en ella estuviesen. Y así parece que ha resultado ya que el público ha respondido bien, comprendiendo toda esa abstracción, lo que era mucho más difícil que componer más de una hora de música en apenas un mes.

Juande Garduño, el autor de la novela, se lo propuso a la editorial y luego a mí y no creo que tampoco se esperase algo tan complejo. Cuando leí la novela yo no prestaba especial atención a lo que había escrito; eso no me servía porque cualquiera puede leerlo y enterarse de la historia, y una banda sonora debe ir más allá, debe acunar la trama con sólo aquello que va dirigido a las emociones; yo buscaba el trasfondo, lo que movía a los personajes a comportarse como lo hacían, lo que se viene a llamar la atmósfera y la psicología. No le hice apenas preguntas al escritor porque si no se intuía en la novela no tenía sentido añadir ni quitar nada y no sé si los mecanismos de defensa y los catalizadores de la conciencia que impulsan a los actores de esta historia los introdujo Juande de forma consciente o movido por la propia naturaleza humana, pero puedo asegurar que cada uno de ellos se encuentra en la música. Como he dicho antes, estar triste es más que hacer pucheros, y no es lo mismo la negación que la proyección que la disociación, así que existe una estructura autoinflingida que hará que los oyentes lo sientan y no sólo lo intuyan. El problema está en que, para conseguir esto en un drama que es a la vez novela de terror, no podía ser bonito y simple todo el rato, que es lo que mejor se vende, sino que encontramos enarmonía, clústers, minimalismo, microtonalismo, atomismo… que a la editorial, que lo último que quería era meterse en algo que pudiese generar rechazo, no le gustaba. Así que tenía la presión del tiempo, de la técnica y, además, la certeza de que si, al final, no daba un producto de calidad que mereciese la pena y que satisfaciera a entendidos y profanos, sería rechazado y no vería la luz, todo ello aderezado con que yo solo lo componía, arreglaba y postproducía, y estamos hablando de más de trescientas páginas de partituras, más media hora de música que no se llegó a incluír. El escritor quedó contento, el editor quedó satisfecho y yo me quedé con la duda de si me pasaría como a Picasso con su cuadro “Las señoritas de Aviñón” y tendría que esconderlo hasta que la gente estuviese preparada.

4. AI- ¿Has tenido algún tipo de referencia o inspiración a la hora de trabajar en este proyecto? ¿Cuáles han sido tus influencias?

FR – Pretendí que “El camino de baldosas amarillas” no fuese una banda sonora de cine actual, con sus melodías de fondo unisex, que lo mismo me vale para esta película como para esta otra. Ha pasado el suficiente tiempo como para ver con ojos históricos la Posguerra española y en los años cincuenta había influencias muy marcadas en la música pero, al mismo tiempo, en España teníamos una burda imitación de la opinión fascista sobre las artes, que Stalin promulgó antes que nosotros como Realismo socialista, y eso impedía que las vanguardias prosperasen en nuestro país. Los compositores españoles de entonces, no obstante, coquetearon con lo que estaba prohibido y tenemos conciertos de percusión (a los que hago un guiño en la segunda pista del disco, al representar las voces en la cabeza con zapateado flamenco, la guardia civil con redobles de caja, etc.) y algo de jazzeo, pero siempre alejados del hardbop americano o de la música electrónica austrogermana. Así que vamos a tener música muy cercana a García Abril, Bacarisse y Rodrigo al tiempo que una reinterpretación de las vanguardias de la época pasadas por un filtro que será, cuanto más sentimental la música, menos “realista”.

5. AI- ¿Qué hace Félix Royo cuando no escribe o compone?

FR – Soy una persona que no puede parar así que, si no hiciese cualquier cosa creativa, directamente me daría un síncope. Se trata de una infinidad de cosas, casi aleatorias, lo mismo convierto un juego de ordenador en juego de dados que redacto mi propia constitución, y sin tantos fallos, no sé, leo sobre cualquier tema, veo muchísimo cine, como del órden de setenta películas al año; hace dos veranos hasta hice una armadura samurái de cartón-piedra con dos amigos. Se podría resumir en frikadas, locuras y planear la conquista del mundo.

6. AI- ¿En qué andas metido ahora? ¿Nos puedes decir cuáles son tus proyectos en este momento?

FR – Tengo un acuerdo para ponerle música a un largometraje documental sobre un castillo del siglo XIX de aquí, de España, y estoy preparando un proyecto que trascurre en el Japón de 2050, que se centra en una novela multigénero de estética manga pero que irá más allá y no me refiero sólo a una banda sonora; si consigo mover a la gente que quiero mover y que todo salga bien, será algo que no dejará indiferente a nadie.

7. AI- ¿Crees que la Red se ha convertido en la panacea para los nuevos artistas, al tener un espacio donde compartir sus obras?

FR – Creo que ahora mismo la red es un laberinto más que una autopista puesto que aquellos que tienen el poder de poner las señales (editores, entre ellos), no terminan de hacerlo bien; en especial en España, donde parece que hay un miedo rotundo al fracaso que les hace ser muy conservadores. Se mueven mucho más los autores que los productores, quitándoles tiempo para crear, en especial en las redes sociales, y eso es lo que está dividiendo a los creadores, generando una selva de autopublicaciones de la que sólo el que mejor se sepa vender podrá destacar o, lo que es lo mismo, se está perdiendo mucho arte bueno porque no podemos verlo entre la espesura. Los editores creen que con hacer cuatro presentaciones, una nota de prensa y poco más, el resto lo difundirá voluntariamente la gente de boca a boca pero, si el autor no tiene cinco mil amigos en Facebook y les va pinchando uno a uno con un palo, el sistema no va muy lejos precísamente porque el impacto que genera la editorial es muy reducido. ¿Cuántas editoriales tienen una aplicación para móvil o tabletas en un momento en el que cerca de la mitad de los internautas se conectan desde estos? ¿Cuántas obras tienen una web de fácil acceso? ¿Por qué se cuelgan tan pocas presentaciones en Youtube? o, es más, ¿por qué no se hacen presentaciones en streaming?, si vendes también online no estás obligado a poner una pila de libros a la entrada, tienes herramientas útiles y librerías digitales. Hay excepciones pero también existe un cierto inmovilismo bajo la escusa de “Como no sabemos hacer eso, no lo hacemos” cuando desde hace doscientos años, la lucha del Hombre es la lucha contra la obsolescencia.

Luego está el problema que están sufriendo algunas plataformas al ser atadas por las leyes de propiedad intelectual hechas al gusto de unas pocas multinacionales privadas. Este disco se iba a publicar inicialmente en iTunes pero hay barreras que son muy difíciles de traspasar: te piden un número de trabajador de Estados Unidos (que si no eres ciudadano o residente de allí es complejo que te lo den) y te obligan a pagar los DRM internacionales y un código EAN a unos lobbies que fijan el precio que quieren. Así que o vendes miles de discos o ese camino lleva a la ruina, con la alternativa eso sí, de firmar un contrato con una discográfica de iTunes que sólo te coloca ahí y cobra el resto de servicios. ¿Se puede decir que ese tipo de plataformas siguen pensando en los artistas?

8. AI- ¿Cuál es tu opinión referente al panorama cultural en nuestro país? ¿Piensas que hay lugar para los creadores? ¿Está nuestro arte condenado al ostracismo?

FR – Creo que en ciertas artes, como la música, la globalización es total y a nadie le temblarían las piernas por publicar su disco en un sello australiano o alemán antes que aquí pero, en literatura, el tema es a la inversa: muy pocos están dispuestos a pagar una traducción para moverlo en un idioma tan importante, no sé, llámame loco, como es el inglés; de hecho, creo que es más grave cuando ni siquiera lo intentamos con otros países de habla hispana y, los que lo hacen, son mirados como si se fuesen a hacer las américas con capacete y alabarda. Cuando yo era director artístico
de la revista Los zombis no saben leer recibíamos relatos de México, Cuba, Venezuela, Colombia, Argentina… y no había ningún problema. ¿Acaso la gente piensa que, por mandar su novela a una editorial mejicana, le van a responder con divertidos insultos de barriada del D.F.? Entonces hagamos como hacen los autores extranjeros y abramos camino entre todos. En otros sectores, en cambio, como en el caso del cómic, lo triste es que mucha producción nacional se esté yendo a Francia y luego nos los vendan ellos a nosotros, y eso que tenemos grandes sellos como Norma y decenas de editores independientes.

felixroyLuego España es país que excluye a los artistas de la sociedad. Reproduciendo las palabras de una investigadora de desarrollo empresarial: “Tiene un sistema de empresarios cuya mentalidad ya no es que esté desfasada, es que se remonta a la Revolución industrial”. ¿Qué pasa con la inteligencia emocional en nuestro país? ¿Por qué se desdeña tanto en las empresas a los diseñadores y el trabajo creativo? Se ha demostrado sobradamente que la producción y las ventas aumentan al incorporar lo artístico al trabajo; y esto se aplica no sólo a una gran marca sino también al fontanero al que ya nadie le llama porque no lo buscan en Páginas amarillas sino en internet (y desde luego una web que parece hecha por un Commodore Amiga ahuyenta al cliente lo mismo que un anuncio por palabras en la sección de esquelas del periódico). Ahí intervienen los artistas. O, por ejemplo, tienes un bar y le estás pagando un canon abusivo y negociado a la SGAE para que se escuche un bluce de canciones cada noventa minutos en los 40 principales (gracias, “cultura de masas”, haces tanto ruido que me das asco) cuando podrías estar difundiendo a grupos de tu ciudad por mucho menos y, a lo mejor, eh, no parecería que tienes la misma originalidad que en la peluquería de la esquina o en el supermercado donde, en lugar de estar ocioso, estoy comprando una redecilla de tres kilos de patatas y papel del váter. Ésa es la cultura que nos venden, la de la réplica; haga de su negocio nada especial, que se parezca a ese que hace veinte años sorprendió en su barrio y que ahora está en todas partes. No innove, no cree, no piense.

9. AI- Si Félix Royo no fuese ni músico ni escritor, entre otras cosas ¿hubiera sido…?

FR – Cocinero, eso es lo que me motivaba a los ocho años pero mis padres insistían en que la Escuela de cocina era muy sacrificada y luego empecé magisterio musical pero me pasé a Sonido, que es lo que terminé estudiando. Sin duda, profesionalmente, me gustaría trabajar en doblaje y postproducción cinematográfica o en el sector del videojuego pero, de momento, me tendré que conformar con haber hecho las prácticas en un canal de televisión.
10. AI- A Félix Royo le asusta…

FR – Los estragos de la ignorancia, que son injustificables para los que tenemos los medios del Primer mundo e impuesta para los más desfavorecidos de la Tierra. ¿Cómo es posible que sigamos en un mundo de estúpidos y cobardes que se aferran a credos egoístas después de más de diez mil años de violencia e injusticia extremas? Nos están asesinando poco a poco, primero moral e intelectualmente, luego social y económicamente y nadie está dispuesto a arriesgarse para tener algo mejor, que a este paso, será lo único que podamos tener si no queremos quedarnos sin nada.
11. AI- Por último: Cuéntanos cuál es el último libro que has leído, la última peli que has visto y el último tema musical que has escuchado.

FR – Aún no lo he terminado pero estoy leyendo “El resplandor” de Stephen King que, a parte de darle mil vueltas a la película, es una de las mejores construcciones de psicología de los personajes que he visto jamás en la literatura. La última peli la vi justo ayer y fue la de “Mamá” pero como me supo a poco, inmediatamente después de volver del cine, me puse el DVD de El pianista, que hacía tiempo que no veía esa gran película de Polanski. Y lo último que he escuchado de forma consciente ha sido la banda sonora de “Con la muerte en los talones”, después de ver la gran interpretación de Anthony Hopkins como Hitchcock.

AI –Pues eso es todo, Félix. Un placer el poder hablar contigo…

FR – El placer ha sido mío.

El camino de baldosas amarillas, de Juan de Dios Garduño

Hola, amigos.

Hoy venimos con la que sin duda va a ser una de las novelas más comentadas en la red y dentro de los círculos literarios que solemos frecuentar. El camino de Baldosas amarillas, de Juan de Dios Garduño, viene pisando fuerte, gracias a una campaña de promoción viral increíble, alimentada por las favorables opiniones de aquellos que hemos tenido la suerte de leerla en primicia.

 Y es que no es para menos.  Estamos ante un título que reúne todos los requisitos para convertirse en una obra imprescindible y en mi opinión, es lo mejor que ha escrito Juande  hasta la fecha.

Si con su anterior novela “Y pese a todo”, Garduño  demostraba que la buena literatura va más allá de géneros, con una historia en la que a través de ese paraje helado y aterrador se nos descubría  una oda a la amistad, a la redención y al perdón, en esta ocasión vuelve a sorprendernos con una lectura que profundiza en aquello que nos hace humanos, con nuestras virtudes y nuestros defectos, dejando al descubierto lo mejor y lo peor de lo que es capaz el ser humano. De nuevo, el escenario elegido tiene una importancia vital para el desarrollo de los personajes, siendo en cierta forma un reflejo de ellos mismos y de sus circunstancias.

Las cosas no son fáciles tras la Guerra Civil. Una fría noche de diciembre, el pequeño Torcuato es obligado a abandonar todo aquello que ama cuando, debido a un desafortunado incidente, ingresa en un manicomio de Valladolid. El único lazo que conservará con su pasado será un viejo libro prestado, El maravilloso mago de Oz.

 En los siniestros pasillos del psiquiátrico, Torcuato tendrá que hacer frente a sus propios miedos mientras intenta convivir con los extravagantes inquilinos que ahora comparten su vida. Pero lo que no sabe nadie es que en lo más profundo del centro, el mal ha cobrado forma y aguarda a una nueva víctima.

 El Camino de Baldosas Amarillas es una emotiva novela del escritor Juan de Dios Garduño, situada en la posguerra española que habla de la crueldad humana y el egoísmo, pero también de la amistad, el amor, el sacrificio y el instinto de supervivencia. Un retrato de la naturaleza humana al completo envuelto por un espeluznante relato de auténtico horror con ecos victorianos.

Pese a esas similitudes, El Camino de Baldosas Amarillas es muy distinto a nada que Garduño  haya escrito antes. A caballo entre el relato costumbrista  y la novela gótica, abogando por un realismo atroz y terrible, la novela se sustenta de los horrores de la guerra y de las heridas que está deja a su paso. Del exceso y abuso de los vencedores. De la soberbia y el desprecio de aquellos que se sitúan en el bando ganador. De como el pueblo llano debe callar, agachar la cabeza y aceptar con resignación lo que el destino les depara, sin más ambición que tener algo que llevarse a la boca y un lugar donde cobijar sus maltrechos huesos cuando llegue la fría noche.

Resulta bastante curioso  que los que deberían ser los  pilares fundamentales en los que la sociedad se sustenta, al menos en apariencia y entendiendo esto dentro de los parámetros de la novela,  se conviertan en los yugos que conducen a Torcuato, nuestro joven protagonista, a su fatal situación. La miseria en la que vive su familia. La soberbia e impunidad con la que actúan las fuerzas del régimen mediante la figura de la Guardia Civil. El papel del director del psiquiátrico, autoritario, cruel y amo absoluto de un lugar abandonado a la mano de Dios y que no rinde cuentas a nadie. Los diagnósticos a suertes por parte de médicos que ocultan su negligencia  y sus desmánes tras los muros del centro que acoge a miles de pobres infelices que ya no importan a nadie. Gente malvada y sin escrúpulos,  que escudados en su privilegiada posición, dan suelta a sus instintos más infames.  La crueldad, los abusos y en el mejor de los casos, una fría indiferencia son los rasgos más característicos del ser humano.  Un horrible escaparate en él se reflejan todos y cada uno de los rostros que puede adoptar el mal que habita en todos nosotros.  Ruin, perverso, enfermizo y terrible.

No obstante, aun en medio de tanto horror, hay lugar para la belleza. Recóndita, oculta, invisible a los ojos de las gentes sin alma que habitan allí. Pero existe. Y Torcuato la encontrará sin proponérselo.  A pesar de todo el sufrimiento, hay lugar para la amistad, la esperanza y el amor.

Hallará ese calor humano, ese contacto, tan necesario y vital para seguir adelante,en un reducido y curioso grupo de internos. Personajes tan extraños, tan peculiares, tan excéntricos, que será esa locura la que los mantiene unidos e impide que se derrumben como los demás. Ellos serán su tabla de flotación, los que eviten que Torcuato sucumba y desfallezca.  Y será un libro, El maravilloso mago de Oz, el único punto de contacto con su vida anterior, el que se convertirá de algún modo en elemento que los une. El icono de su libertad. Su talismán. Su cetro. La llave y la puerta para huir de la mísera existencia en la que se hallan atrapados. La novela de Lyman Frank Baum , como símbolo y elemento que engloba el conjunto y que sirve de metáfora y nexo, me parece algo extremadamente bien pensado, cuidado y delicioso: Ese libro del mago de Oz, lo que significa y como encaja en la historia, es algo increíble y no solo bien llevado, sino que hace que la novela adquiera una carga emotiva y de tal profundidad que nos deja desarmados y vulnerables, con las emociones a flor de piel.

Los personajes están  construidos  con acierto y con toda la intención del mundo, así como su posterior desarrollo. A su manera, adoptan y asumen cada uno el rol que se les ha asignado, convirtiéndose en cierta medida en los personajes del libro al que Torcuato se aferra. De forma brillante, todos y cada uno de ellos, ejercen el papel encomendado y  en un alarde de genialidad por parte de Juande,  se convierten en actores de la obra, que no deja de ser un reflejo de ellos mismos y de sus propias vidas. Una curiosa forma de metaliteratura, que realmente no es tal, pero que enlaza unos y a otros  de forma tan natural que resulta imposible  no comprender  los paralelismos entre ambos mundos e historias.

Curioso y divertido es también comprobar las incontables referencias y homenajes que uno se encuentra entre las páginas de la novela. Desde cierto osito cochambroso, pasando por la mención a varios amigos comunes o aludiendo a Los Renglones Torcidos de Dios ya en el nombre del propio protagonista y en algún que otro párrafo, hasta cierto personaje con chistera que tanto me ha gustado y que responde al nombre de David Copperfield.

Y por último, aunque no menos importante, el elemento fantástico. El monstruo, que no lo parece tanto, a pesar de que lo es, si lo comparamos con la clase de maldad que anida en el hospital y que no tienen nada de sobrenatural. La criatura que vive en los túneles es maligna. Despiadada y siempre hambrienta. Pero esa es su naturaleza y no tiene opción.  Un monstruo es un monstruo y no puede hacer nada por evitarlo. No puede negar lo que es y uno no espera otra cosa de él. Lo que de verdad da miedo, lo que realmente aterra, es pensar que las personas, gente como tu o como yo, con poder de decisión sobre sus actos, escojan el lado oscuro. Escojan hacer el mal. Sucumbir a sus más bajos instintos y disfrutar con el dolor ajeno. El monstruo es terrible, es cierto. Y no conoce la piedad. Su ansia de sangre  es ilimitada, pero a diferencia del ser humano, no conoce otra cosa y lo más importante, no puede evitar ser lo que es. Sabiendo esto: ¿Quién es más terrible? ¿Quién es el verdadero monstruo?

 

El camino de baldosas amarillas

Juan de Dios Garduño

Editorial: Tyrannosaurus Books

ISBN: 978-84-940747-0-7

Páginas: 196 pág.

PVP: 14,95 €

 

EXTRAS: Por si no lo sabíais, El Camino de Baldosas Amarillas cuenta con su propia BSO, compuesta e interpretada por el genial Félix Royo, escritor, músico y artista gráfico al que muchos conoceréis por ser también autor de la BSO del booktrailer de “15 Instantáneas”, la antología de relatos de un servidor.

La banda sonora la puedes adquirir con una descarga rápida, personal y directa en http://felixroyo.bandcamp.com/ , donde además podrás escuchar el tema principal que da título a la novela, de forma gratuita.

El playlist del que podrás disfrutar es el siguiente:

1. Obertura 06:15

2. Asesinato 03:52

3. Rejas en el corazón 01:30

4. Alejándose de casa 03:13

5. El jardín de Tobías 02:24

6. Sueño 01:53

7. El camino de baldosas amarillas 04:09

8. Oz 04:41

9. Camino al paredón 02:54

10. Una escena de violencia 01:37

11. Siguiendo a Palo 06:26

12. El teatro y el beso 04:03

13. Agnus 08:54

14. Se acaba el tiempo 03:00

15. Sacrificio, vuelta y réquiem 02:37

Pasajes oníricos y cargados de sensibilidad. Momentos apoteósicos que te pondrán el vello de punta. Melodías que hacen aflorar algo que permanece aletargado dentro de nosotros y que despierta. Convertir la lectura de la novela en algo mucho más intenso, haciendo de ello una experiencia para los sentidos. Yo que tu no me la perdería….

 

Tyrannosaurus Books publicará en diciembre la nueva novela de Juan de Dios Garduño

El autor de Y pese a todo… nos traslada a un psiquiátrico de la posguerra española en un emotivo relato sobre la crueldad humana que conjuga drama y terror

El camino de baldosas amarillas es la nueva incursión literaria del autor cordobés Juan de Dios Garduño, nombre de referencia en el panorama actual de la literatura española de terror. Con esta novela, Garduño alcanza un nuevo grado de madurez uniendo tragedia y realismo, sentimiento y horror.

El camino de baldosas amarillas se publicará este próximo mes de diciembre bajo el sello de la editorial Tyrannosaurus Books y viene precedida por el éxito de su anterior novela, Y pese a todo… (Ed. Dolmen), premiada con el Premio Nocte de Terror a la Mejor novela de terror nacional en 2011 y de la que actualmente se está preparando en USA la adaptación cinematográfica que dirigirá el realizador español Miguel Ángel Vivas (Secuestrados, 2011), y será producida por Vaca Films y Ombra Films de Jaume Collet-Serra.

A partir de hoy el libro se puede reservar con una pre-compra en la web de la editorial en el siguiente enlace: http://tyrannosaurus.es/books/index.php/component/hikashop/product/94-el-camino-de-baldosas-amarillas y se podrá encontrar en librerías a partir del mes de diciembre.

Sinopsis: El camino de baldosas amarillas

Las cosas no son fáciles tras la Guerra Civil. Una fría noche de diciembre, el pequeño Torcuato es obligado a abandonar todo aquello que ama cuando, debido a un desafortunado incidente, ingresa en un manicomio de Valladolid. El único lazo que conservará con su pasado será un viejo libro prestado, El maravilloso mago de Oz.

En los siniestros pasillos del psiquiátrico, Torcuato tendrá que hacer frente a sus propios miedos mientras intenta convivir con los extravagantes inquilinos que ahora comparten su vida. Pero lo que no sabe nadie es que en lo más profundo del centro, el mal ha cobrado forma y aguarda a una nueva víctima.

El camino de baldosas amarillas es una emotiva novela del escritor Juan de Dios Garduño, situada en la posguerra española, que habla de la crueldad humana y el egoísmo, pero también de la amistad, el amor, el sacrificio y el instinto de supervivencia. Un retrato de la naturaleza humana al completo envuelto por un espeluznante relato de auténtico horror con ecos victorianos.

Biografía del autor

Juan de Dios Garduño nació en Sevilla en 1980 y actualmente reside en Córdoba. Tras publicar en 2009 su primera novela El Caído (Ed. Entrelíneas), alcanzó el éxito de ventas en 2010 con Y pese a todo… (Dolmen Editorial), un original relato de zombies que tuvo una gran acogida de público y crítica, y que fue galardonada en a la Mejor novela de terror nacional en 2010 y en 2011 con el Premio Nocte de Terror. En 2011 publicó la antología de relatos de terror Apuntes Macabros (Ed. 23 Escalones), prologada por el afamado director de cine Miguel Ángel Vivas.

Ha sido finalista y ganador de certámenes como Libro Andrómeda: Terror cósmico, Monstruos de la razón I y III, Calabazas en el trastero o en Tierra de Leyendas VIII. También ha publicado cuentos en multitud de antologías, en el Especial Scifiworld: King Kong Solidario, en la desaparecida Miasma o en Tierras de Acero; asimismo, dos de sus micro relatos han sido traducidos al francés y publicados en la revista Borderline.

Ha escrito prólogos, ha sido seleccionador de antologías (Taberna Espectral o Antología Z 2, Antología Z 3, Ilusionaria I, Ilusionaria II) y jurado en el Premio Internacional de las Editoriales Electrónicas. También ha participado como guionista en el mediometraje Elmala3ien, y recientemente en el corto Llagas dirigido por Miguel Ángel Font y apadrinado por Paco Plaza (REC1, REC2, REC3), que ha sido estrenado en el Festival de Cine Fantástico de Sitges 2012. Ahora prepara su tercer cortometraje como guionista titulado “Muñeca Rota”.

Sobre Tyrannosaurus Books

Tyrannosaurus Books es una editorial independiente fundada en 2011 en Barcelona. Sus pilares se sustentan en la publicación de obras que giran en torno a la ciencia ficción, el terror, la fantasía, el cine independiente, la cultura pop y el underground, dando también cabida a la narrativa pulp y de aire exploitation y a otros géneros populares, a los que dan voz mediante novelas, antologías de relatos, libros de ensayo, libros infantiles o comic books.

.