Por todas mis muertas, de Darío Vilas

Acabo de terminar «Por todas mis muertas» y aunque sabía que el vigués siempre es una apuesta segura, admito sin reparo que no he salido indemne de su lectura. Cuanta belleza, cuanto dolor, cuantas cuestiones en este extraño viaje en el que nos embarca su autor, siguiendo esa voz suya, tan reconocible, que nos hace de guía, fría y cruda, tan veraz y honesta como terrible.

En su último trabajo, Darío Vilas lleva su obra un paso más allá, sin dejar el género fosco y ese realismo sucio que acostumbra, pero adentrándose en el drama costumbrista y coqueteando con la autoficción. La figura femenina como eje central sobre el que orbitan todos los relatos. Más que la muerte (que también), es la pérdida o la ausencia de ésta, de la mujer en sus distintas facetas, la que sirve de nexo, de hilo conductor, siempre desde el punto de vista del escritor, que juega con esos distintos roles e incluso se atreve a ficcionar algunos hechos reales, utilizándolos para rendir ofrenda y tributo, con un respeto absoluto y una belleza que estremece por lo real, lo cercana, lo creíble y dolorosa.

Darío es un excelente novelista, pero para mí, es en las distancias cortas donde realmente explota al máximo todo su talento narrativo como autor, con una voz como pocas cuando es tan de cerca y dando hostias como panes.

Una lectura intensa, para paladear sin prisa, regodeándose uno en la forma y en el fondo. Lentamente, sorbo a sorbo, dejándonos llenar por su intensidad. Como un prurito que pica y no podemos dejar de rascar, como la costra que nos arrancamos entre muecas de dolor y placer culpable. No diré más. Acercaos a ella, no os defraudará.

El tiempo como enemigo, de Darío Vilas.

Por Sergio Moreno Montes.

ETCEDV1Un mensaje recibido en su teléfono móvil empuja a Carlos a un duelo contra el tiempo. Desde la desaparición de su novia, dos años antes, ha estado esperando que una pista apareciera en su horizonte y por fin ha sucedido. Tirando de ese hilo invisible llega hasta Vigo, donde se reunirá con su mejor amigo y socio en un turbio negocio. También conocerá a Dena, la enigmática chica portuguesa que le alquila el piso en el que se alojará durante su estancia en Galicia, y en el que el fantasma de una niña y su misterio lo aguardan, interfiriendo en su búsqueda personal y mostrándole que a veces a la verdad le gusta hacer ejercicios de funambulismo, arriesgándose a caer por su propio peso.

Una novela que se lee en un suspiro, donde destacan sus personajes y sus conflictos, tanto propios como los que van surgiendo entre ellos. Es lo primero que leo de Darío, y me ha gustado el estilo directo que tiene al narrar, con algunas de esas frases que se te quedan grabadas y a las que te sorprendes dando vueltas incluso después de haber seguido avanzando en la trama. También me ha gustado el hecho de que utilice hechos reales y los adapte a su historia sin caer en la trampa de usarlos de forma recurrente para mantener el interés, que por otro lado tampoco le hace ninguna falta, ya que la historia es lo suficientemente atractiva para que sean un adorno más, algo que le da un grado de realismo que en otros pasajes de la trama desaparece en favor de lo onírico de un modo muy especial.

ETCEDV2El tiempo como enemigo es una novela de fantasmas, tanto reales como imaginarios, y me ha gustado mucho el modo de enfocarla. Aquí no hay sustos al uso, sino una tensión constante provocada por los acontecimientos que se van sucediendo de forma ágil y sin demasiados rodeos.

Es cierto que he echado de menos que se ahondase más en algunos flecos que, si bien no es que queden sueltos, sí que podrían haber quedado mejor resueltos, aunque esto es una apreciación muy personal y que no enturbia en absoluto el buen sabor de boca dejado por la historia.

En definitiva, una novela más que recomendable y un autor a quien seguiré la pista muy de cerca a partir de ahora.

 

El tiempo como enemigo

Darío Vilas

Editorial: Base (Narrativa Hispánica)

ISBN: 978-84-15706-49-6

PVP: 15,90€

.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar