Entrevista a Claudio Cerdán, autor de Cien Años de Perdón y de Un Mundo Peor.

Buenas noches, queridos amiguitos. Hoy tenemos un invitado muy especial, un autor al que no deberíais perder de vista si sois aficionados al género negro y policial. Alguien cuyo nombre seguro conocéis y que está en boca de todos. Con todos ustedes, el gran Claudio Cerdán, quien ha tenido a bien el responder a nuestro breve cuestionario y comentarnos varias cositas interesantes.

Os dejo con la entrevista…

 

1. AI -¿Quién es en realidad Claudio Cerdán?

Un tipo despistado que olvida contestar las entrevistas a tiempo. Aparte de eso, se considera un escritor de novela negra que trata de superarse libro a libro. Acaba de empezar, pero el chaval le pone ganas.

2. AI- ¿De donde viene tu afición a la escritura y en especial, al género negro?

cc1Todo viene del afán de contar historias. Hay quien tiene una cámara de cine, otros que hacen teatro e incluso cómic. Yo escogí la escritura por descarte de todo lo demás, ya que nadie me contratará para hacer una superproducción, no soy actor, ni sé dibujar. Cuenta Andreu Martín  en su libro “Cómo escribo” que de pequeño inventaba historias para sus juguetes. Luego se sorprendía como amigos suyos jugaban a lanzar piedras a sus indios de plástico. Me siento muy representado en esa anécdota. Creo que la profesión va por dentro antes incluso de saber cuál es.

3. AI- ¿Que fue lo que te empujó a escribir una novela como Un Mundo Peor, novela que a pesar de formar parte de ese Alicante que has construido con tus obras, se desliga bastante del tono habitual al que nos tiene acostumbrados. ¿Cómo surgió la idea?

Venía de escribir una novela ambiciosa, compleja y difícil como CIEN AÑOS DE PERDÓN, donde llegaba a controlar hasta seis subtramas y lleno de limitaciones. En fin, una pesadilla para este escritor, motivo por el que tardé casi tres años en acabarla. Una vez terminada quise cambiar de aires totalmente, o al menos todo lo que pudiera. De ahí surgió UN MUNDO PEOR, una novela más introspectiva, lineal y clásica que la anterior. La idea inicialmente era para hacer un guión de cine, pero ya os he dicho que todavía no me ha llamado Spielberg.

4.- ¿Tienes algún autor favorito? ¿Alguien a quien tengas como referente?

Unos cuantos. James Ellroy fue el primero que me dejó impactado. Añadid al ya citado Andreu Martín, Francisco González Ledesma y Mariano Sánchez Soler, o a los guionistas Warren Ellis y Garth Ennis.

5. AI- ¿Qué haceClaudio Cerdán cuando no escribe?

Piensa en escribir.  Mi chica me pregunta ¿por qué estás tan callado? Y yo regreso a la tierra y no me atrevo a contar las cosas que me pasan por la cabeza.

6. AI- ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo editorial? Cuéntanos tus primeros pasos y cómo fue la experiencia.

Me daban mucha envidia los escritores que recibían cartas de rechazo de las editoriales. A mí simplemente no me contestaban. Ojo: esto me ha estado pasando hasta hace poco. En aquellos momentos vi la posibilidad de publicar una novela fantástica, así que la escribí. De ahí nació EL DIOS DE LOS MUTILADOS y CICATRICES. Aparecieron en una editorial ya desaparecida, y aunque la experiencia no era lo que esperaba, me encantó recibir el feedback de los lectores. Luego publiqué EL PAÍS DE LOS CIEGOS, con el que me empecé a colar en premios y festivales. Y tras tres años sin publicar, en ocho meses he sacado dos libros. Así de raro es este mundo.

7. AI- ¿En qué andas metido ahora? ¿Nos puedes decir cuáles son tus proyectos en este momento?

Actualmente estoy escribiendo una historia enorme, larguísima, sobre corrupción urbanística. Preparaos para un ladrillo futuro. Y a corto plazo, os puedo anunciar que en septiembre saldrá una nueva novela en la editorial Alrevés. Se trata de una obra ambientada en la Revolución Rusa, con tintes de misterio, bélica, histórica, western, terror e incluso fantasía. Ah, y género negro, eso siempre.

8. AI- ¿Papel o  ebook?   ¿Cuál es tu preferencia a la hora de publicar? ¿Crees que los libros electrónicos suplirán al formato físico?

La realidad, esa que impidió al bueno de Rajoy cumplir con su programa electoral, me ha obligado a mí y a mi familia a exiliarnos al extranjero. Por eso me he comprado un ereader, para poder seguir leyendo desde el culo del mundo. Hasta ese momento solo leía en papel. Me gusta ir a pasear por librerías, por puestos de mercadillo, por saldos, por locales regentados por ancianos que huelen a polvo y que parece que te vayan a vender a Gizmo. Si me preguntas dentro de unos meses o años, te podré contestar con más conocimiento de causa.

9. AI- ¿Cuál es tu opinión referente al panorama actual de la literatura en nuestro país? ¿Piensas que tanto las editoriales como el público está n dándole por fin la importancia que se merece a los autores patrios, o por el contrario, siguen siendo un tanto marginados en favor de autores extranjeros?

Me gustaría pensar que sí. Aún así a la gente le gustan unos libros y no otros. Yo leo indistintamente a autores patrios y a extranjeros. Lo que no entiendo, ni entenderé, es a quien abomina de lo que se hace dentro de nuestras fronteras. Desde siempre hemos tenido grandísimos escritores nacionales: Cervantes, Quevedo, Cela, Jorge Javier Vázquez…

10. AI- Si Claudio Cerdán no se dedicase a la literatura, entre otras cosas ¿hubiera sido…?

Un gilipollas frustrado. Me habría gustado ser dibujante, pero nunca me formé para ello. Todo lo que hago es autodidacta.

11. AI- A Claudio Cerdán le asusta…

En lo que están convirtiendo este país. El gobierno dice que va a arreglar la Sanidad privatizando hospitales, que está mejorando la Educación al despedir a profesores, que va a acabar con el paro abaratando el despido… Eso es terror. Y no digo terrorismo, que me cierran el Twitter.

cc412. AI- Alicante, siempre Alicante. La Ciudad como escenario recurrente, como punto de encuentro, como lugar al que retornas una y otra vez y que casi se ha convertido en un personaje más dentro de tu obra…¿Algún motivo para ello?

Creo que un escritor de novela negra debe conocer los ambientes en los que escribe. Viví durante años en Alicante y me pareció una ciudad asombrosa para ambientar historias policíacas. Con EL PAÍS DE LOS CIEGOS quise fundar un escenario para futuras novelas. Creé una gran cantidad de personajes con la idea de regresar a ellos en el futuro. Y así ha sido, aunque como os adelantaba en la siguiente novela me voy a Rusia.

13. AI- Por último: Cuéntanos cuál es el último libro que has leído, la última peli que has visto y el último tema musical que has escuchado.

El último libro terminado fue EXTRAÑOS EONES, de Emilio Bueso. Todo lo bueno que se pueda decir de esa novela se queda corto. Y ahora mismo estoy a cien páginas de terminar LA TRISTEZA DEL SAMURÁI, de Víctor del Árbol. Un autor al que tenía mucha curiosidad por leer y que me terminó de convencer cuando coincidimos en Cuenca. Como os digo, a falta de unas pocas páginas, la novela es la hostia. La última peli fue LA HERIDA, de Fernando Franco. El último tema ha sido EL ÚLTIMO PEDAZO DEL PASTEL, de Rafa Pons. No me canso de recomendar a este cantautor.

AI- Pues eso es todo, compañero. Muchísimas gracias por  tu tiempo. Ha sido un verdadero placer charlar contigo.

El placer ha sido mío. Un saludo.

 

 

Cien Años de Perdón, de Claudio Cerdán

Buenas tardes de domingo, mis queridos amiguitos.

CIEN_A~1Hoy venimos con una novela que me ha dejado el culo cuadrado, por lo cruda, violenta, fatalista y bien narrada. Una auténtica maravilla en la que el género negro,  el policiaco, el drama y cierto toque de humor negro -sutil, casi imperceptible, pero presente-, se dan la mano para contarnos la historia de un perdedor, de un policía al que la vida ha derrotado y que se aferra a una última oportunidad de salir de esa existencia, fría, gris y decadente, por la que se arrastra día a día, harto de tragar mierda.

Estamos hablando de Cien años de Perdón, de Claudio Cerdán, una obra no apta para estómagos sensibles y que se sumerge en la parte más decrépita, sórdida y perversa de Alicante. Una ciudad que  de algún modo, es el reflejo de la naturaleza de los personajes que aparecen en la novela. Muy alejada de la idílica imagen que aparece en los folletos publicitarios, tras las bambalinas del slogan de `sol y playa´, se nos muestra una ciudad enferma, perversa, en cuyas calles se cierran negocios sucios, se cierran bocas a balazos y los billetes manchados de sangre cambian de bolsillo con una facilidad asombrosa.

Antonio Ramos, el protagonista, es un looser en toda regla. Un perdedor,  un tipo que se ahoga en su propia mierda y que se sabe perdido, sin futuro, y que parece estar ya de vuelta de todo,  atrapado en una vida que ya no le ofrece más que sinsabores. Un policía que se ha quemado, corrupto y metido en pequeños chanchullos, a quien nadie respeta ya. Ni su familia, ni sus propios compañeros y mucho menos la mayoría de cabrones con los que tiene que lidiar cada día en su trabajo. Hastiado, despreciándose a sí mismo, sabe que no le quedan demasiadas opciones. Es por eso que cuando en el caso en el que trabaja y en el que está involucrado por su manera de hacer las cosas, se presenta inesperadamente la ocasión de cambiar las cosas, de abandonar su miseria y hacerse rico,  no dudará en hacer lo que sea por aprovechar esa última oportunidad que el destino parece darle, aunque para ello deba no solo infligir la ley, sino negociar con el diablo. Las consecuencias de esa decisión serán devastadoras y traerán consigo una vorágine de sangre y muerte. Traiciones, balas silbando demasiado cerca, cadáveres en las calles… Una ola de violencia salvaje,  una suerte de ruleta rusa que se cierne sobre él y sobre quienes le rodean. Los daños colaterales serán terribles y el viejo poli se verá superado por las circunstancias,  atrapado en una situación que se le escapa de las manos, en un callejón sin salida del que difícilmente podrá salir indemne.

pa161323_p-7b277Cerdán narra con absoluta maestría.  Un  ritmo ágil, directo, en el que algunos párrafos brillan por su genialidad. Duro y sin concesiones, sin cortarse un pelo y mostrándonos sin pudor la desesperación de alguien que cree que ya no tiene nada que perder y que se equivoca, el autor hace gala de un estilo impecable, que nos gana por completo ya en las primeras páginas. Visceral, sin un atisbo de vergüenza o corrección, Cerdán nos muestra la cara oculta de una ciudad en la que nos vemos reflejados. Porque Alicante, como cualquier otra urbe, no es solo calles, edificios y transeúntes. Es como digo, un reflejo de la sociedad que la habita. Y las miserias, la suciedad, la desesperación, la rabia y la falta de valores  que encontramos en estas páginas, no son más que lo que nosotros mismos proyectamos sobre ella.

Lo dicho, no puedo ponerle ni una sola pega porque la novela es redonda.  Cabrona como ella sola, rezuma mala leche en cada página. Negra y criminal, con todas las letras. Claudio Cerdán, alejándose de cualquier principio o miramiento, nos golpea en los morros sin que le cambie  ni la cara, sin parpadear.  Y nosotros nos pasamos el dorso de la mano por los labios, limpiándonos la sangre, mientras pensamos: ¡Joder, este cabrón sabe cómo pegar!

 

Cien años de Perdón

Claudio Cerdán

Editorial: Ediciones Versátil

ISBN: 978-84-92929-91-7

Páginas: 360 pág.

PVP:  17€

 

 

 

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar