La Fabrica de Relatos: “Daymon”, de Athman M. Charles.

La vida es una caja de sorpresas.Vaya si lo es.
Y si no, que se lo pregunten a Daymon

Daymon jamas pudo imaginar al levantarse hace unas horas, que un acto tan cotidiano como salir a la calle a comprar tabaco le llevaria, apenas cuatro horas despues, a encontrarse en semejante situacion

Es bastante deplorable ver su aspecto ahora mismo. El chandal y la sudadera manchados de sangre. Los nudillos desollados. El labio partido, la nariz destrozada y ese ojo con tan mal aspecto. Por el modo en que se queja, da la sensacion de que debe tener algunas costillas rotas. Si a eso le sumamos varias brechas en la cabeza que no dejan de sangrar, el conjunto es realmente penoso.

Aunque lo que mas hubiera sorprendido a Daymon esta mañana antes de salir, es el saber que acabaria metido en un maletero, maniatado con alambre y rumbo a su propia muerte.
No…Seguramente Daymon no nos creeria si le dijesemos que dentro de un par de dias, van a encontrar su cuerpo sin vida, aun dentro del maletero  de este coche robado.
Pero asi son las cosas.

Y no es que Daymon no se meta en lios.Lo hace y muy a menudo. Un descerebrado como el lo hace constantemente. No hay nada peor que un camello del tres al cuatro que se cree el rey del barrio.
Pero lo que era harto improbable, por no decir absurdo, es que acabase de este modo.  Y a manos de este verdugo.
Una sorpresa en toda regla, sin duda alguna.
Pero asi es la vida, amigos mios. Una puta caja de sorpresas.

Y es por eso, que una noche cualquiera estas haciendo negocios en el garito de siempre y de repente, te fijas en una piva como ella.
Alta, deslumbrante. Un autentico bombon de piel morena y ojos verdes.Y lo que hace que te decidas a entrarle es el hecho de que es evidente que va bastante puesta.
Te acercas, haciendo uso de todas tus artes, aunque en seguida te das cuenta de que no va a ser necesario el aparentar ser el puto amo. La tia va lanzada. Ha salido a pasarselo bien y por lo visto, llegas en el momento oportuno.
Joder, Daymon. Eres un crack.
Os vais a tu coche y siguiendo las reglas de la cortesia y del cortejo, la invitas a unas rayas.
Le insinuas ir a algun lugar mas tranquilo y ella te indica la direccion de su casa.
Llegais, os poneis comodos, os meteis otro gramo y cuando estais los dos ya en el sofa, tu sin los pantalones y ella sin sujetador, te das cuenta.
Toma sorpresa, amigo Daymon.
¡La muchacha venia con premio!
Una polla casi mas grande que la tuya. Un jodido travelo.Y el muy hijo de puta sigue sonriendo.

Acto seguido, es cuando cometes el mayor error de tu vida, aunque claro, tu aun no lo sabes.
No voy a entrar en detalles. Sabes de sobra lo que le hiciste. Solo te dire, ya que tu no tienes ni idea y ademas, seguro que te importa una mierda, que la paliza que le diste casi la mata.

Te fuiste justo a tiempo. Los vecinos llamaron a la policia ante el escandalo que montaste .Los gritos los alertaron y eso fue lo que le salvo la vida.
Y en fin… El resto de la historia es previsible.

Lo que mas me sorprende es que no me reconocieras, Daymon.
¿Verdad que cuando salgo de noche estoy bellisima? Nada que ver con este tipo que te ha pedido fuego al salir del bar.Ni siquiera cuando hemos subido a este coche, con la excusa de pillarte algo, has sabido darte cuenta.

Y cuando te he dado el primer martillazo… ¡Si vieras la cara de gilipollas que se te ha quedado! Ni siquiera entonces, mientras me mirabas con esa cara de asombro, dolor y desconcierto, me has reconocido.
Es igual. No te lo tomare en cuenta. Soy consciente de que cuando salgo de noche, soy toda una mujer y resplandezco como una reina.

¿Sorprendido, querido? Te lo dije antes: La vida es una caja de sorpresas.