La opinión de Soraya: Libélulas en la noche, de Javier Trescuadras

Por Soraya Murillo.

Dicen que contar la verdad es algo muy sencillo. No hay que inventar; sólo recordar lo que ocurrió y todo sale tranquilamente. Por lo tanto, por esa misma regla de tres, comentar lo mucho que te gusto un libro debería ser lo mismo: dejarse llevar por los recuerdos y narrar…

Al pasar la barca …

Me dijo el barquero…

Las niñas bonitas…

No pagan dinero…

Un libro de terror es bueno cuando pasas miedo leyéndolo. De lo contrario, por muy bien que esté escrito, en sí el escritor fracasó. Javier no lo hizo, no erró el tiro. ¿Sabéis lo difícil que es eso? Que unas palabras te dejen clavada a un sillón. No, no son imágenes, son palabras. Palabras que traen el miedo más absoluto. Mientras las vas leyendo, esa canción se te va metiendo en la cabeza como la de las niñas de Freddy Krueger.

Se nota que tardó años en escribirla. Pensáis que los lectores eso no sabemos reconocerlo, pero os equivocáis; de ahí, del trabajo lento, pero seguro, de la paciencia y el buen hacer, salen los mejores libros, los inolvidables.

Siempre he pensado que cuando algo es muy bueno, no se necesita una gran reseña o opinión, que unas pocas palabras pueden decirlo todo. Si este libro se hubiera escrito en los USA estoy segura que sería el ganador de un Stoker a mejor novela ¿Lo habéis captado? ¿Necesitas más? Yo creo que no.

La historia.

Región de Murcia, el Hombre del Saco ha regresado. Comienzan unas extrañas desapariciones y muertes.

Germán Corso, un inspector de policía con un don para ver aquello que pocos pueden percibir, debe encargarse de unos sucesos inexplicables, donde un ser con un saco de arpillera cubriéndole la cabeza maneja los hilos del mundo sobrenatural.

Ela San Martín tiene pesadillas con ese Hombre del Saco, pero sus desvelos la llevarán a un psiquiatra. No sólo ve a la criatura en el mundo onírico. También en el mundo real .

Un pasado que regresa para seguir cobrándose muertes, donde nuestros protagonistas, sin saberlo, están más atados de lo que creen a un antiguo suceso. Policías nobles, otros corruptos, empresarios , curas , padres que siguen rezando a unos hijos que desaparecieron hace muchos años , fabricas abandonadas y bosques donde las libélulas se transforman en adultas mientras son testigos silenciosos en la noche mágica de San Juan. Pobres libélulas, viendo el horror y no poder hacer nada mientras se seca su piel.

Muertos que regresan pensando que no cumpliste tu promesa y balas que dan en el blanco y en vez de sangre, van dejando regueros de arena fina .

El libro.

Quinientas sesenta y cuatro páginas. ¿Es importante este detalle? Sí, lo es . No sobra ni falta nada , es perfecto, tal cual, redondo. Mira que llevo leídos libros, y cuando encuentro éstos donde nada sobra, donde todo encaja, donde el final no llega precipitado, donde… otra cosa que hay que aprender a la hora de escribir, así que bien por este hombre.

Me encantó la forma de narrar, nunca abandona el miedo, siempre con ese frío de los muertos en cada página . Las persecuciones a las victimas son brutales. Sabes perfectamente que da igual que huya, que de nada le valdrá correr o esconderse y aun así, eres incapaz de dejar de leer porque la narración te tiene cautivado.

Es un libro que mejora por momentos. Llevas leído más de la mitad, crees que ya te dejará reposar un poco y ¡zas!, vuelta a empezar, como si el escritor comenzara de nuevo, tan fresco, tan tranquilo, tan ilusionado. Y ahí creo que está la clave de todo. Javier no se dio tregua, quiso lo mejor en cada capitulo, quiso que no te relajaras , quiso que el terror estuviera contigo hasta el final del libro.

Hay muchas clases de monstruos, pero nuestro autor buscó el más simple. Tanto, que a la vez es al que más miedo le tenemos, al Hombre del Saco . Ahora, ya adultos, vemos las noticias y desapariciones o muertes y al poco tiempo suele salir el asesino. Pero, ¿y todos los que nunca han aparecido? Nuestra historia trata lo sobrenatural unido a los monstruos reales y no sé que da más miedo, si lo que no puedes matar o lo que puede tocarte.

Termino ya. Simplemente insistir en el gran libro que leí, lo bien trabajado que está, la gran historia que inventó su autor y que una obra así no se deja lista en un par de meses, por mucho que se empeñen algunos. Si tengo que recomendarlo, lo haré; si tengo que votarlo para mejor libro lo votaré, porque forma parte ya de mi pequeña pila de los mejores libros leídos y porque Javier tiene razón: El agua sí huele: a musgo, a piedras milenarias, a vida, a muerte .

Yo no soy mierdiosa, ni lo quiero ser…

Tome usted mi alma y a pasarlo bien…

http://www.cazadorderatas.com/producto/libelulas-en-la-noche-la-leyenda-del-hombre-del-saco/

 

 

 

La opinión de Soraya: El club de la élite, de Esteban Navarro

Por Soraya Murillo.

Estamos ante esa clase de novela corta y entretenida, de las que suelo llamar novelas para descansar la vista, después de haber leído un tocho. Pertenece a la colección SeisDoble, de Menoscuarto Ediciones, en la que publican varios autores de novela negra.

Comienza con un detective privado que aparece calcinado dentro de su coche. Por lo visto estaba investigando la muerte de cierto escritor en un accidente de tráfico. Sabremos de un misterioso club de lectura cuyos lectores son: Un alcalde, un presidente de diputación, un fiscal, un juez, un comisario de la policía nacional y un teniente coronel de la Guardia Civil.

Vale, se lo que estáis pensando: sólo falta el cura. Desde luego, pensándolo bien, la conclusión a la que llegas es preguntarte: ¿Y esa gente lee? Pero ahí los tenemos, en efecto, leyendo un libro al mes y reuniéndose luego para comentarlo. Eso ya de por sí, perdonadme que os diga, es lo más extraño que podría ver en esta vida.

Tenemos al escritor muerto, a ese detective también muerto que investigaba su muerte, así   como un club de lectura raro de cojones. Todo esto entre Madrid, Torrejón de Ardoz y un pequeño pueblo imaginario, situado entre Pinto y Valdemoro como en el dicho.

Escrito de forma muy sencilla, incluso en algunos momentos cómica, moviendo siempre a sus principales personajes para que no los olvidéis y estar pendientes de cada una de sus acciones. Porque será como una novela a lo Agatha Christie, vais a buscar al asesino, o asesinos, vete a saber… Con esos lectores tan curiosos que nos puso el autor, Esteban Navarro, yo los tenia a todos por sospechosos , que a falta de mayordomo tienen ama de llaves.

Habréis de resolver algunos misterios. ¿Quién escoge los títulos de las novelas? ¿Por qué son sólo de escritores locales? ¿Fue la muerte del escritor un accidente u otra cosa? ¿Y la del detective? ¿En verdad esos hombres poderosos leen libros y los comentan?

Una nueva detective, de generoso cuerpo y pechos exuberantes, junto a un amigo del CNI, intentarán averiguar y dar respuestas a esas preguntas. Relajaros, descansad vuestra cabeza y dejaros llevar por una lectura fácil y entretenida sin más. Esa fue la misión del escritor, que disfrutéis, que el tiempo pase despacio y que al terminar de leerla os deje una sonrisa en vuestro rostro.

https://www.casadellibro.com/libro-el-club-de-la-elite-saga-detective-sonia-ruiz-3/9788415740513/5989953

.

CÁNTICOS DE LA LEJANA TIERRA, de Arthur C. Clarke

Por R. G. Wittener

 

Año 3827. La plácida colonia del planeta Thalassa escucha el rugido de una nave interestelar por primera vez en ocho siglos, y con ese estruendo premonitorio se anuncia el encuentro inminente de dos sociedades muy distintas que nunca deberían haberse encontrado: la de los humanos nacidos y criados en Thalassa, y la de los terrestres de la nave Magallanes, en ruta a un nuevo planeta al que llamar hogar.

La novela de Arthur C. Clarke elucubra, de manera principal, sobre el tipo de tecnología que debería desarrollarse para dar a la humanidad la capacidad de alcanzar los planetas fuera del sistema solar; postulando por otro lado un ideal filosófico, que impidiera a esas nuevas sociedades humanas replicar los peores defectos de los terrestres. El primer tercio de la novela es, en ese sentido, el más “hard”, pues nos habla de todos los conceptos científicos en los que se basaría ese hipotético viaje interestelar; lo cual hace que pueda resultar un poco pesado para los lectores que no sean medianamente aficionados a la ci-fi. Aunque son episodios cortos, y se entremezclan con la historia de la Tierra moribunda y el desarrollo de Thalassa.

El resto de la novela gira en torno al choque cultural de “los últimos terrestres” con los Thalassos, pues los unos cargan con todo el bagaje de la extinta Tierra y los otros se han desarrollado en una sociedad utópica, de modo que está siempre en juego la posibilidad de “contaminar” a los Thalassos con conceptos e ideas que los siglos de educación programada habrían logrado eliminar (la idea de dioses o religiones, la violencia, el patriarcado…). Aunque, como es de suponer, alcanzar esa utopía tenía un precio. Y para los aficionados al arte no podría ser más ominoso: a los Thalassos se les habría negado la posibilidad de conocer la casi totalidad de la literatura universal (Clarke lo justifica en el hecho de que, en esas nuevas sociedades, las obras carecerían de sentido una vez perdido el trasfondo cultural y filosófico que las sustenta), y en menor medida la música (Clarke purgaría la ópera, y bromea sobre la paradoja de artistas con “sinfonías perdidas”), y las artes visuales. Eliminando así cualquier expresión artística que pudiera vincularse con esos elementos sociales negativos (de hecho, en cierto momento se descubre que la Magallanes transporta una fracción de los museos terrestres, como solución última a que esos tesoros se perdieran junto con el planeta).

En conjunto, la novela es entretenida. El planteamiento de una Tierra moribunda y de naves generacionales como solución de supervivencia recuerda un poco a la reciente Interestellar, si bien Clarke juega con una herramienta recurrente en el género: la evolución tecnológica que hace obsoleto el sistema de transporte usado con anterioridad (y que explica por qué la Magallanes no es un simple contenedor de material genético y tiene tripulación humana). Eso sí, le achaco un excesivo optimismo a la mayoría de sus supuestos; a pesar de estar escrita en la época en que la Guerra de bloques comenzaba a distenderse y la colaboración internacional se volvía habitual, considerar posible que la Humanidad hiciera frente común para lograr la supervivencia cuando la amenaza queda a un milenio de distancia me parece… excesivo.  Y en cuanto a la sociedad utópica alcanzada en Thalassa, se le nota demasiado a Clarke la seducción que ejerció sobre él Sri Lanka, el lugar donde decidió refugiarse a los cuarenta años para pasar el resto de su vida.

Por otro lado, expone de manera muy clara cómo cada uno de esos planetas terraformados daría lugar a grupos que, en definitiva, serían alienígenas entre sí, pues las condiciones medioambientales de cada colonia condicionaría con toda seguridad su evolución posterior. Además,un elemento menor de la trama (pero relevante en las consideraciones reales para la colonización de otros planetas), es la posibilidad de encontrarse con especies indígenas inteligentes. Clarke prefiere dejar el tema abierto, aunque no puede evitar que el natural recelo a lo desconocido marque la respuesta de los Thalassos hacia una raza submarina con evidentes señas de ser una sociedad organizada. Y ese miedo hacia la lucha por “la tierra prometida” se deja ver también, en cierto modo, a través de las tentaciones que sienten parte de los tripulantes de la Magallanes por olvidar su destino original y asentarse en Thalassa; recordando los enfrentamientos entre pioneros en el Salvaje Oeste y otros terrenos colonizados.

Así pues, una lectura recomendada para aficionados a la Ci-Fi espacial que aún no hayan profundizado en la obra de Clarke, y para aquellos interesados en las novelas que se centran más en el conflicto social. Dudo que salgan decepcionados.

.

La opinión de Soraya: Una historia de Policías, de Esteban Navarro.

Por Soraya Murillo.

Todos sabemos que nuestras acciones influyen en la vida de otros. Un paso en una dirección u otra lo cambia todo. Unas palabras, un simple acto, y lo que viene detrás es completamente distinto a lo que debía ser. Lo vemos después cuando todo ha pasado. Pero también simples casualidades pueden cambiar nuestra vida. Conocer a alguien cuyas acciones nos afecten indirectamente y que pueden echar todo abajo o crearnos grandes problemas, o también darnos sorpresas agradables.

Por eso muchas personas creen en conexiones o cosas similares cuando no las hay; son simples encadenamientos, casualidades que suceden algunas veces, no todas.

Nuestro protagonista es víctima de una de ellas. Un amigo se mete a policía y…

La vida del policía Lorenzo cambia para siempre cuando responde a una llamada del teléfono fijo de su casa a las once y media de la noche. Su compañero Antonio le necesita. Antonio tiene dentro del maletero del coche a un gitano apodado el Dull (un sicario de pacotilla), muerto por tres de sus balas. Hay que desprenderse del cadáver y para eso busca la ayuda de sus compañeros. Hay que extraer las balas y evitar que las relacionen con su arma. Pero algo no encaja en ese asesinato…

Mientras Lorenzo espera el desenlace, nos irá narrando cómo llegó a la situación de desespero en la que se encuentra actualmente. Recordará a sus cinco amigos cuando estaban opositando para policías. Las vueltas que da la vida, terminando veinte años más tarde en la misma comisaria de la ciudad de Huesca. A su memoria llegarán viejos recuerdos. Asuntos personales, sus esposas, sus amantes, sus hijos y sobre todo, la ayuda que se prestaron entre ellos.

Esteban Navarro, aparte de escritor, es policía en la vida real. Parece un hombre tranquilo de ideas ordenadas. Me da la sensación que es de esa clase de policías que dominan una situación. El autor trabaja en la comisaría de Huesca por lo que, como es natural, al ambientar la narración en su mismo lugar de trabajo, se creó un justificado revuelo e incluso le ha traído problemas con sus compañeros. Él mismo reconoce que fue un error, podría haberla ambientado en una ciudad inventada y no habría cambiado nada; precisamente es lo que ha sucedido en el resto de su obra. Lamenta haberlo hecho así por todo lo que le ha traído.

¿Por qué os digo esto? Por un lado por los que solo han oído hablar del libro precisamente por ese escándalo, y por otro, porque en su libro cuenta muchas verdades, detalle que a mí me extrañó un poco. Tanta sinceridad… Pero luego pensándolo bien, lo que no quiso en ningún momento su autor fue tratarnos a sus lectores de idiotas. Él sabe perfectamente que todo lo que contó de ese mundo son cosas que quien más o quien menos sabe o cree saber. Como que en la hora del relevo policial es cuando más delitos se cometen; droga que desaparece de una habitación cerrada de comisaria; expedientes que se cierran por falta de pruebas o pruebas que también han desaparecido; favores que se hacen o favores que hay que devolver; etc. Incluso se permitirá hacer un guiño a cuando los bancos regalaban el dinero a manos abiertas, sabiendo que las personas que los firmaban nunca lo podrían devolver.

Todo ello escrito de forma magistral desde el amor que le une a su oficio y desde la rabia de un escritor que sólo pretende contar una historia ficticia, pero que llegue al alma del lector. Unas vidas de policías inventadas, en un mundo policial real, donde las acciones de uno de ellos, arrastrará al resto. Porque el ser policía a veces traspasa la barrera del uniforme y se es sólo compañero y amigo. Ellos, los protagonistas, formarán una especie de mafia policial, cubriéndose unos a otros. Historias de policías contadas por un policía, narrándonos lo que hay más allá de una amistad, cuando lo das todo por la persona equivocada, creyendo que haría lo mismo por ti.

Un maravilloso libro con una historia dura, cuyo desenlace es como una bofetada en la cara por lo inesperado del final. Alguien insinuó que a los lectores nos gustaban los finales felices, pero el cineasta Orson Welles dijo que “tener o no un final feliz depende de dónde decidas detener la historia“.

Nuestro autor supo dónde poner la palabra fin.

Buen libro, gran historia y un autor al que le voy a seguir los pasos.

https://www.casadellibro.com/libro-una-historia-de-policias/9788494651793/5242949

 

 

 

La opinión de Soraya: Las ratas, de James Herbert

Por Soraya Murillo.

Las ratas es el título con el cual se ha reeditado esta novela corta por la editorial La biblioteca de Carfax . Anteriormente fue editada por Planeta en 1975 con el título La invasión de las ratas. Fue durante muchos años un libro descatalogado y muy buscado, pagándose cantidades importantes por un ejemplar. Gracias a esta nueva edición de la editorial, está al alcance de todos.

No sé si sabréis que es una trilogía, aunque existe cierta independencia entre ellos, con lo que pueden leerse de forma independiente. Las ratas es el primer volumen, el siguiente es El cubil (flojo a mi parecer, escrito más bien como obligado por las ventas del primer libro) y Dominios, que la cierra de forma magistral y es el que más me gustó, y trata de un futuro apocalíptico, a lo Walking Dead con ratas.

Bien, centrémonos en el libro que volví a leer y os cuento .

Un libro de terror bastante de pulp, con un estilo de lectura sencillo para llegar a la edad de cualquier lector. Más allá de los ataques de las ratas, que por cierto resultan muy reales, el autor se preocupó de saber de estos roedores, de cuatro patas, grandes incisivos y cola larga. Exactamente no son animales jerárquicos, aunque si llegan a tener una sociedad de clases.  Tienen hasta algunos ejemplares prescindibles a los que mandan a probar las cosas o salir si hay peligro y si los matan, no siguen los demás. Es una curiosidad, pero por eso tuvieron que cambiar hace años los venenos teniendo que inventar los retardados, porque mandaban al apestado a comer el veneno y como moría enseguida, los demás no lo tocaban. Los venenos con efecto retardados actúan al cabo de horas o días. Con todo esto trabaja el autor su novela, dejándonos bien claro lo inteligentes que son estos mamíferos.

Doscientas y pico páginas, que empiezan en una casa abandonada, la cual olvidamos muy pronto, adentrándonos en los hogares de varios personajes. Aunque nuestro protagonista principal es  Harris, profesor de una escuela de los suburbios londinenses, iremos fondeando en otras historias donde no sabremos si sus personajes serán o no víctimas de las ratas. Un Londres todavía con el recuerdo de los bombardeos de la guerra, una ciudad llena de edificios destruidos donde la gente intenta volver a la vida cotidiana. Nuestro autor no escatima en páginas para criticar las diferentes clases sociales, la política de mirar hacia otro lado. Total, solo moría la gente obrera.

Un libro que volví a leer después de muchos años y que me animo a reseñar hoy, para que sepáis de él en caso de no conocerlo. Y aunque llevo mucho leído desde entonces, de nuevo no me defraudó. Tal vez ya no sentí la misma emoción de la primera vez, pero en verdad releer cómo describe esas ratas diferentes al resto, que plantan cara, que no se acobardan ante el humano, que los atacan, les chupan la sangre y desgarran la herida comiéndote vivo mientras tu cuerpo convulsiona, arrancando los ojos para dejarte indefenso… Es lo increíble de las buenas novelas, que aunque las hayas leído cien veces siempre encuentras la emoción o algo nuevo, en este caso no deja de sorprenderme el gran trabajo de Herbert en estos pasajes.

Buen libro que seguro leeréis de una sentada, donde las ratas prueban la carne humana fuera de cementerios y trincheras, como si fuera una cacería… y ya no querrán otra cosa. Sangre, vísceras, cuerpos destrozados e irreconocibles. Ataques inteligentes donde esa rata jefe os pondrá los pelos como escarpias cuando sepáis de ella, por cómo mira, cómo desafía. Miles y miles de ellas  sembrando el terror, entrando a las casas, agarrándose a la piel.

Estuvo muchos años descatalogado, ahora tenéis la oportunidad de leer este clásico del terror.

http://labibliotecadecarfax.com/tienda/es/james-herbert/1-las-ratas-9788494668203.html

 

La opinión de Soraya: Mierda. VVAA.

Cuando me preguntan qué cualidades debe de tener una antología para que yo me sienta tentada de leerla, siempre respondo lo mismo: los autores.

¿Quién no mira los nombres de los que allí participan? Yo creo que lo hacemos prácticamente todos.  Leer varios de los nombres fue suficiente para mí, y eso que no soy muy de antologías colectivas. Prefiero las de un solo autor, pero ya os digo que conocer los nombres de algunos de ellos fue lo que me convenció para comprar un ejemplar  y no me arrepiento de ello.

MERDAAPMIERDA. Si, lo reconozco, el nombre me dejó un poco parada ¿Qué clase de relatos pueden salir  de algo tan asqueroso  como natural, aunque evidentemente restringido a nuestra cotidiana intimidad?  Entonces me dio por pensar en los autores que participaban y me reí un buen rato, tan solo imaginando que barbaridades habrían podido dejar. Tuve claro que era una antología especial y original.

El primer relato ya te avisa de lo que te espera según vayas avanzando. Comenzaremos con un viaje de avión algo accidentado, un viaje de mierda, pero de mierda, mierda. Seguiremos con un fumeta de heroína  dentro de unos baños públicos, que en pleno colocón escuchara una voz que le habla (aquí me reí lo que no os podéis ni imaginar. Cada vez que lo recuerdo, ains, jajaja). Conoceremos a tres griegos  filosofando sobre la mierda  y lo que dicha filosofía traerá. Cuando en un ascensor lleno de gente te agachas para que no se te escurra de la mano un paquete que llevas, pero se te escapa un pedo de esos silenciosos (El final es épico, en serio. Es juas, que final). O ese comerciante que se va a trabajar mientras deja en la bañera un pantalón lleno de mierda en remojo. ¿Y  recordáis aquella serie de Érase una vez el cuerpo humano? Nuestra protagonista ingresa en un hospital por una radiación. Al igual que en la serie, unos seres que se suponen viven dentro de nuestro cuerpo, tendrán un dialogo muy divertido mientras intentan sobrevivir.

Os aseguro que ya leyendo estos primeros, el descojone lo tenéis asegurado. Son historias cortas muy bien cuidadas y trabajadas, sin limitarse tan solo a dejaros algo chistoso para provocar las risas del lector. Son relatos bien escritos y eso se agradece.

Vamos a por más historias. ¿Os imagináis una España del futuro, donde enviemos hombres a la luna? Si, desde aquí mismo, nosotros. Dos de sus tripulantes son un vasco y un catalán. Si, parece un chiste, y en el fondo la historia lo será, porque yo “anda, anda, que risas´´. Me acorde, leyéndolo, de una tontería en la que decían que ningún español colocaría nunca una bandera de España en la luna, porque debería poner una bandera de cada Comunidad Autónoma, y llenaría la luna de banderas, jajajaaja. Pues el relato es muy parecido, pero en fin, leerlo y ya lo comentareis… Seguimos con arte moderno, con un escultor que mientras hace sus necesidades tiene una muy buena idea. Y otra historia de arte, aunque  nuestro nuevo artista tendrá una idea más asquerosa si cabe. Continuaremos con  un niño aburrido en un pueblo, que decide pasar el rato haciendo de superhéroe y veremos que no, que no es fácil buscar un nombre.

Todavía nos quedan un par de relatos más de MIERDA. A estas alturas ya sabréis que hay muchas clases de excrementos y sus posibilidades  son muchas más de las que pensábamos. Hay mierdas pringosas, mierdas asquerosas, incluso mierdas parlantes. Podemos tirar de la cadena o  podemos comentar sobre lo escatológico de todo ello, pero sobretodo,  podemos seguir leyendo.

Dicen que pisar una mierda trae buena suerte, pero para la protagonista de este relato, no lo parece. Un hombre obeso acude a un hechicero, el cual le recomendara seguir unas instrucciones que no van acabar muy bien. Tenemos a una directora bancaria que visitará a un empresario pueblerino para concederle un préstamo sobre un negocio de café. En el siguiente, algo flota dentro de un wáter, pidiendo ayuda. O el de unos amigos y ese plan que no puede fallar (En mi opinión, es el relato que detiene por un momento las risas, pero es una muy buena historia).

Las dos últimas historias: Una periodista que para salvar su trabajo hará la que ella considera es la mejor entrevista realizada desde tiempos inmemorables. Y esas preferentes, el trabajador del banco que tima a una mujer irlandesa y recibe una extraña vista con una maldición…

Pues ya termine de explicaros qué vais a leer. No os dejéis engañar por el título ni la portada. Son relatos de/sobre Mierda,  sí. Pero mierda  de calidad, mierda de esa que cagamos, así tal cual, tanto literal como metafóricamente.  Imaginaros por un momento en vuestro wáter, sentados, con esas caras que ponéis haciendo fuerza, con los pantalones por los tobillos y esa sensación de alivio y placer absoluto. O cuando te aprieta y llegas por los pelos de evitar una situación catastrófica. Va, no me digáis que no es algo para la risa. Las historias que  dejaron estos autores os harán reír, llevaros las manos a la cabeza y puede que incluso tal vez hasta aprendáis de algunos retortijones , pero ante todo mirar  los nombres de sus autores  porque ahí está la clave de todo .

Leed, reíros y disfrutar de unos relatos irrepetibles.

http://tienda.apachelibros.com/home/43-mierda-9788494625893.html

 

.

#SitgesFest2016 Resumen 08-10-2016

Jóvenes creadores de ESCAC, UAB y ECIB obtienen los Premios SGAE Nova Autoria 2016 al mejor guion, la mejor dirección-realización y la mejor música original.

sit1Carla Guimarães es la autora del guion seleccionado del IV Laboratorio de Escritura de Guion Cinematográfico, dedicado al Cine Fantástico, de la Fundación SGAE  

Las resoluciones se han hecho públicas dentro de la sección Nuevas Visiones del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya Sitges 2016

http://sitgesfilmfestival.com/cas/noticies/?id=1003382#01

La Sitges Zombie Walk, la realidad virtual de Samsung Sitges Cocoon y las series de televisión protagonizan la segunda jornada del Festival.

sit2Hoy ha sido el día de los zombies en Sitges. Miles de ellos se han apoderado de las calles con motivo de la Sitges Zombie Walk y han participado en las diferentes proyecciones programadas con títulos del género. Pero este sábado, el Festival ha ofrecido mucho más, como los títulos The Void y The Love Witch –ambas en la Sección Oficial a competición–, la presentación de Samsung Sitges Cocoon –el espacio y sección dedicada a la realidad virtual–, el pistoletazo de Serial Sitges –acompañado de la presentación de las series de Movistar+ para esta temporada– y la entrega de premios de SGAE Nova Autoria –que distingue los trabajos de los jóvenes talentos de las escuelas de cine na de Catalunya–, entre muchas otras propuestas que han llenado la parrilla.

La playa de Sant Sebastià ha saludado durante todo el día los primeros zombies, que esta tarde han salido en manifestación ordenada por las calles de centro tras el pistoletazo de salida que ha dado la célebre actriz Barbara Crampton, Premio Máquina del Tiempo en esta 49ª edición.

En la Sección Oficial a concurso, hoy se ha presentado la producción canadiense The Void. Con referencias al cine de Carpenter, al universo de Lovecraft y a las películas del británico Clive Baker, el fim está dirigido por Steven Kostanski y Jeremy Gillespie, procedentes ambos del mundo de los efectos de maquillaje y del diseño visual. En rueda de prensa, tanto Guillespi como Kostanski han comentado que su principal objetivo ha sido “crear una película como las que se hacían antes de la llegada de los efectos digitales”. Con un guión que se desgrana como las piezas de un puzzle con el ánimo de provocar un efecto de misterio en el espectador, la película da paso a la llegada de los protagonistas a un hospital a ese cine de monstruos no tan lejano, que no han sido creados por un ordenador. “Nuestra forma de trabajar ha sido muy diferente de la que se emplea hoy en día, pues hemos dedicado más tiempo a la pre-producción del film y a la creación de la criatura, que a la post producción”.

sit3

Además en la Sección Oficial se ha presentado The Love Witch, una película que explora las fantasías femeninas a partir de una puesta en escena que recuerda a las películas clásicas de los años sesenta filmadas en Technicolor. La estadounidense Anna Biller ha señalado que, “tras leer el ensayo El placer visual dentro del cine, que aboga porque el cine está hecho únicamente en busca del placer masculino, quise reivindicar que el placer en el cine no sólo es para los hombres, también se puede hacer una película pensando en la sensibilidad femenina”. Interesada en la mitología clásica y en el empleo del lenguaje cinematográfico, Biller ha definido su película como “un cuento de hadas creado en un entorno psicológico”.

Sitges ha saludado hoy al realizador Colin Trevorrow, que ha regresado al Festival donde ha ofrecido una clase magistral tras dirigir la superproducción Jurassic World. Trevorrow ya estuvo en Sitges 2012 –sin ningún ruido mediático– para presentar la producción independiente Safety Not Guaranteed, que le significó su gran espaldarazo en la industria al ser nominada a los Spirits Awards. Hoy, el ya reconocido director ha subrayado que “lo importante al realizar una película es intentar que sea universal. Que el mensaje pueda ser entendido por un joven que vive en California, o en Barcelona, o en una gran urbe china”.

sit4

También ha tenido lugar hoy la presentación de la nueva sala que Sitges inaugura este año, la Samsung Sitges Cocoon, dedicada a la realidad virtual. Eduardo Rodríguez, director Samsung, ha apuntado que “la tecnología de realidad virtual es una herramienta súperpotente en todos los sectores de la sociedad, desde el de la medicina, hasta el de la distribución”. En ese sentido, ha continuado Rodríguez, “si nos referimos al mundo del cine, la colaboración con el Festival de Sitges era un básico y estamos encantados con la experiencia y con la creación de esta nueva sala como una alternativa más de ocio y disfrute dentro del Festival”. Por su parte, el director Nacho Vigalondo, que se ha sumado a esta iniciativa de Samsung dirigiendo uno de los cortos que forman parte de la programación de esta nueva sala, Ceremony, ha resaltado que se ha sentido “un privilegiado por hacer esta pieza”, su primera experiencia con el VR 360 (realidad virtual de 360 grados). Vigalondo ha comentado que “me lo he pasado bomba en el rodaje, aunque ha sido un esfuerzo de coordinación increíble”. Durante los próximos días, la sala –que convierte así a Samsung en colaborador tecnológico del Festival– ofrecerá ocho cortos de realidad virtual.

Movistar+, socio multimedia del Festival, ha presentado esta mañana su temporada de series, en el marco de la sección Serial Sitges –patrocinada por Fnac– de este año. El equipo del programa Pool Fiction, junto a Miguel Salvat, director de Contenidos Premium de Movistar+, han descrito la oferta televisiva que ofrece el canal, y ha presentado las series que el canal incluye en Serial Sitges, como Likely Stories, Penny Dreadful, Timeless o Mr. Robot. Cristina Teva, la voz y la imagen del cine en Movistar+, ha subrayado por su parte “la apuesta del Festival por la proyección de series de televisión en salas”, a la vez que ha señalado “la intención de Movistar+ Xtra de acercar el Festival de Sitges a sus espectadores”. Movistar+ Xtra se ha convertido este año en un canal tematizado dedicado a Sitges.

La segunda jornada de Sitges 2016 ha acogido otras presentaciones y coloquios en la carpa Fnac y ha iniciado también las proyecciones en su cine al aire libre del Hort de Can Falç. Además, en el Prado se ha procedido a la entrega de Premios SGAE Nova Autoria, que forman parte de la sección Noves Visions del Festival y que ha premiado trabajos de distintas escuelas de cine de Catalunya. La agenda de hoy en Sitges también tiene una cita especial: la proyección en el Retiro de Aliens: El regreso, que 30 años después se podrá ver de nuevo en el Festival y con traducción simultánea, tal como se hizo en 1986 en la misma sala.

http://sitgesfilmfestival.com/cas/noticies/?id=1003379#01