Leones de Aníbal, de Javier Pellicer

Si algo caracteriza a las novelas de Javier Pellicer, es la sobresaliente labor de documentación con la que el autor plantea su trabajo, algo que el lector mas avezado agradecerá, al encontrarse con una ambientación tan lograda, tan realista y que tan bien refleja uno de los episodios históricos más mitificados para todos, a los cuales se ha rodeado (de forma comprensible) de una aureola de leyenda épica que, a veces, puede desdibujar la verdad. El concienzudo trabajo del autor por intentar ser lo más fiel posible a los detalles y certezas (pese a que resulta evidente su fascinación por el estratega cartaginés), le otorga a la trama una fuerza inusitada, una sensación de veracidad cruda, que le permite trasladarnos al foco de la acción y hacer el camino junto a los protagonistas. La geografía y exposición de los escenarios (sean ciudades, ríos o campos de batalla), el vocabulario, las descripciones de costumbres y hábitos, las relaciones entre los distintos pueblos, la política y la religión, los intereses propios, ajenos y mutuos, las ambiciones y los valores… Todo ello tratado con la máxima fidelidad, retratando a la perfección un tiempo convulso que nos sigue fascinando. Lo mundano y terrenal, lo épico y legendario. No existe la Gloria para aquellos que no han sufrido antes, para los no se han hundido antes en el barro y han derramado su sangre, para los que no se atrevieron a ir más allá. Es parte de nuestra historia, de quienes somos a día de hoy. Una tierra hostil, forjada a acero y fuego, de luchas entre clanes, pero con un enemigo en común. De hombres duros, terribles y crueles, pero también bravos, nobles y temerarios, que se atreven a soñar, guiados por alguien que reunía todo aquello que un guerrero puede admirar y que supo unirlos para acometer una de las mayores gestas de la historia.

Javier es capaz de recrear los hechos tal cual sucedieron, de una forma tan veraz, que resulta difícil imaginar que partes son ficción y como las ha unido a la trama, hilvanando el destino de sus personajes imaginarios a los auténticos acontecimientos , sin que se le vean las costuras en ningún momento y siendo totalmente coherente con los sucesos que tuvieron lugar. Ese es quizás, el mayor mérito del autor, el de introducir a los protagonistas en un escenario real y que nos resulten tan creíbles que nos olvidemos de su naturaleza ficticia.

Personajes ricos en matices, con luces y sombras, vivos y que conectan con el lector sin esfuerzo, de manera natural, a medida que vamos conociéndolos y sabiendo que es lo que les mueve, que es lo que les empuja, cuales son sus razones y que papel tendrán en esta hazaña.

En cierta forma, casi podríamos decir que la novela, además de histórica, trata un tema tan recurrente en la literatura de aventuras como es el viaje del héroe. La diferencia, es que aquí, en el contexto de la expedición de Aníbal y su ejercito, no veremos solo el desarrollo del protagonista principal, sino del crecimiento personal de todos los personajes. Para todos ellos, este es un viaje iniciático, que les permitirá cuestionarse a si mismos, aprender unos de otros, descubrir quienes son realmente y crecer como individuos.

Aníbal, el guerrero, el estratega, pero sobretodo, el gran líder. Alguien que se hacía respetar, que se ganó el aprecio de su tropa, un ejercito variopinto y salvaje, que no resultaba sencillo de dirigir. Duro, implacable, disciplinado y exigente, pero justo y dispuesto a luchar hombro con hombro junto a sus hombres. Audaz e inteligente como pocos, así forjó su leyenda.

Junto al personaje de Aníbal, conoceremos al resto de personajes, todos ellos ficticios, que acompañarán al cartaginés en su expedición. Leukón, joven guerrero pelendón, protagonista directo de la historia, un celtíbero valiente que poco a poco destacará entre el resto por su bravura. Tabnit, el consejero cartaginés, quien esconde un gran secreto. Alcón, el mediador, con una deuda interna que no sabe como saldar. Nunn, una gala que se les unirá en el camino y que ejercerá como sanadora, intentando salvar la vida de los que caen en combate, pese a los reparos de los galenos que ven con malos ojos que una mujer bárbara haga su labor.

Todos ellos de gran peso en la historia, cada cual con sus propias razones para seguir a Aníbal y cuyas tramas resultan de lo más interesante, permitiéndole a Javier el profundizar en ciertos temas que dotan a la novela de un valor añadido, de la posibilidad de conocer aspectos de la sociedad de la época, de su forma de pensar o actuar según lo que era habitual entonces, que de otro modo quizá no se mencionarían.

Los amantes de la acción no se sentirán defraudados. La forma de narrar las batallas y escaramuzas se aleja de imposibles y sin perder la epicidad en ningún momento, se mantiene fiel a como se sucedieron. El horror y la locura, la valentía y el arrojo. El temor y el sacrificio, todo ello tiene cabida. Las aventuras se suceden en este largo viaje, en el que conoceremos de primera mano los lugares relevantes, siguiendo al milímetro el recorrido de estos valientes y describiéndonos todo aquello y aquellos con los que se encontraron a su paso.

Por mencionar algún punto flaco, (aunque admito que es hilar muy fino y se debe más a cuestiones puramente de gusto personal y/o incapacidad por mi parte), no me acaba de convencer la decisión de Leukón en la parte final. Comprendo los motivos que le empujan, pero no entiendo porque lo hace. No quiero decir más, para no reventar nada, pero certifico que me sorprendió, haciendo que me pregunte como es posible que tome esa decisión. Insisto en que es cosa de simples gustos personales y que no fui capaz de verlo venir o que no lo pillé, y me chocó bastante. Con todo, una simple apreciación que resulta insignificante ante todo lo que nos ofrece la novela, el buen hacer del autor y la satisfacción final tras terminar la lectura.

Una obra de prosa sin florituras innecesarias, pero bien elaborada, que no pretende ser lo que no es. Un estilo cercano, que fluye con soltura, atrapando al lector, quien aparte de disfrutar de una aventura en mayúsculas, aprenderá muchas cosas que quizá desconocía.

Una novela que se centra en la expedición de Aníbal y que nos revela muchos detalles. Pero también una historia sobre el valor, la amistad, la lealtad y la determinación. Totalmente recomendable. Os aseguro que la disfrutaréis.

Leones de Aníbal

Javier Pellicer

Editorial Edhasa

ISBN:9788435063241

Colección: Narrativas Históricas

Ilustración de cubierta: José Manuel del Toro Zarza

PVP: 22€

https://www.edhasa.es/libros/1122/leones-de-anibal

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: