Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Autoridad (Southern Reach II), de Jeff VanderMeer

Buenos días, mis queridos Lectores Ausentes.

 9788423348480Hoy venimos con Autoridad, la segunda parte de la trilogía de Southern Reach, de Jeff VanderMeer y la verdad es que no ha sido para nada lo que me esperaba. A diferencia de la grata sorpresa que fue Aniquilación, que me pareció todo un descubrimiento gracias a ese estilo tan peculiar y escueto, a esa atmósfera tan onírica y sugestiva, esa sensación de incertidumbre, de desolación y desamparo ante lo inexplicable y el misterio que no se desvela, en esta ocasión admito que me ha dejado muy frio, perplejo y sin saber muy bien que pensar sobre el autor.

En Autoridad no solo cambiamos de escenario y de protagonistas, sino también de registro. VanderMeer  enfoca toda su atención sobre Control, un personaje con el que no he llegado a conectar en ningún momento. Se trata de un empleado de Southern Reach que tiene como misión el interrogar a las supervivientes de la última expedición, la que tuvo lugar en el volumen anterior. Si bien es cierto que se nos brindan unas pocas respuestas y revelaciones, la verdad es que no se resuelve ninguna de las cuestiones que de verdad nos importan y se abren nuevas incógnitas que no hacen sino aumentar nuestro interés acerca de que sucede en el Area X. Eso no debería de ser malo, al contrario. Mantener el misterio y con él, nuestro interés es algo que considero indispensable. Pero el problema estriba en que no convence en absoluto el modo en que lo hace.

Descubrimos que la psicóloga de Aniquilación era la directora de Southern Reach, la única de las integrantes del anterior equipo que no ha regresado.  Aquí hay mucha tela que cortar, pero por desgracia, la forma en que se aborda este  tema es fría, artificial, forzada. No hay rastro de naturalidad, ni de fluidez. Una impostura premeditada, que siendo un dato supuestamente relevante, queda como una anécdota más que sumar a la lista y que se pierde entre la inmensidad de un relato largo y tedioso en exceso.

531629_10150981157554195_1588335513_n-1Ese es el lastre de Autoridad. Una extensión absurda para lo que tiene que contar. En esta ocasión no hay ese elemento especial que hace que la lectura resulte absorbente. No hay rastro de la atmósfera, ni de la intensidad de los personajes, ni de sensación asfixiante del anterior título. Aquí tenemos algunos momentos bastante intensos y con garra, hay que ser honestos y admitir que existen, aunque por desgracia son puntuales. Hay  apenas un par de cuestiones a tratar y todas ellas se nos muestran a través de un protagonista plano, sin fuerza ni personalidad. Gris, aburrido, que pasa sin pena ni gloria. VanderMeer intenta darnos algo, profundizar en su psique, en quien es, en porqué hace lo que hace, en cuál es su papel y en la necesidad vital de que lo asuma y lo acepte. Pero no lo consigue. O al menos esa es la impresión que da. Eso me hace sospechar, ya que no creo que el autor sea tonto y me hace plantearme si en realidad, esta monotonía, esa reiteración, esa falta de carisma del protagonista, ese regodearse innecesariamente y darle mil vueltas a lo mismo, no será algo totalmente premeditado, hecho con toda la intención del mundo y con un objetivo concreto que descubriremos más adelante, en el siguiente título. No lo descarto en absoluto, porque de otro modo, no encuentro explicación ante una obra como esta, ni en la forma en que se narra ni en lo que pretende…

En definitiva, un cambio de registro, de tono y de guión que me ha dejado con cara de pasmo. Lo que cuenta, se podía haber hecho con apenas doscientas páginas y entonces saldría ganando. Mucha paja, darle vueltas y más vuelta a lo mismo, incidir y reincidir en un galimatías mental que no lleva a nada, que no tiene necesidad de ser. Entiendo lo que pretende, que no es otra cosa que contagiarnos de la paranoia y la manía persecutoria de un personaje tan débil, manipulable y gris, falto de carisma y de espíritu, en tanto avanza la investigación. Pero es que lo hace de un modo tan pretencioso, tan anticlimático, tan redundante y mediante páginas y páginas en las que no se cuenta nada, que por mucho que me haya gustado el final, sorprende y desespera encontrarse con algo tan distinto y falto de fuerza y atmósfera en comparación con la primera parte. Yo si voy a leer la tercera entrega, pero cruzo los dedos para que el autor haya regresado a lo que nos interesa y recupere lo que hizo que nos sintiésemos atraídos por la llamada del Área X y no por las empanadas mentales de un protagonista patético.

 

Autoridad (Southern Reach II)

Jeff  VanderMeer

Editorial: Destino

ISBN: 9788423348480

Páginas: 448 pág.

PVP: 18,50€ (ePub: 9,99€)

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: