La Tierra estuvo enferma, de Laura López

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

 ltee1Hoy venimos con una novela  que cuenta con algunos detalles que le chocarán muchísimo al lector. La Tierra estuvo enferma, de Laura López es una apuesta arriesgada, en el intento de salirse de lo habitual, de intentar ser original y alejarse de los eternos estereotipos dentro de las distopías juveniles con gran carga romántica. Lo cierto es que logra en parte ese propósito, y pese a no poder evitar tropezar con algunas de esas mismas premisas de siempre, al menos aporta algunos elementos que como mínimo, sorprenden y te hacen preguntarte si son una genialidad o una total ida de pinza. Eso lo dejo a elección de los lectores y solo diré que de entrada me ha costado aceptar lo que me propone, en verlo creíble y aceptar un concepto que aunque ya manido, en esta ocasión resulta incluso un tanto obsceno  por no llamarlo ridículo, pero que una vez metido en el ajo, me ha dado que pensar y plantearme hasta qué punto estamos lastrados por prejuicios y nos aferramos a creer que somos liberales y de mente abierta cuando en realidad, lo distinto, lo diferente, nos parece antinatural y censurable y nos echa para atrás.

«La Tierra estuvo enferma, de los cielos vinieron los cuitls a salvarnos. Un humano por cada alienígena; dos seres con un único propósito: sobrevivir.» El juramento que NeoPangea obliga a los niños a recitar al recibir sus compañeros alienígenas, marcará para siempre sus vidas. Obligados a vivir uno a la sombra del otro. Cuando Samantha Greenwood, compañera del único ser capaz de evitar la extinción de toda una raza alienígena, debe enfrentarse a su vacío, el mundo que ella conocía comienza a derrumbarse al enfrentarse a sí misma. Revueltas, muertes en masa, traiciones… y a lo único que puede y ansía aferrarse, es aquello que la naturaleza y la sociedad le prohíbe siquiera soñar.”

Pero vayamos por partes, que me embalo.  Como digo, podríamos clasificar a la novela como una distopía post apocalíptica romántica juvenil, aunque con una enorme dosis de acción y fatalismo inherente, amén de plantear ciertas cuestiones de innegable cariz ético o moral. Lo más sorprendente es como rompe con la idea del típico binomio chica y chico perfectos, rebeldes, escogidos por el destino y enfrentados en una tensa relación de amor/odio hasta el desenlace.  Aquí existe el romance, pero  nuestros protagonistas están a años luz de lo que cualquiera podría suponer. Ella, una chica cargada de complejos y defectos. Y él, un extraterrestre. Pero no uno cualquiera, no uno de forma antropomorfa y tirando a guapetón. En absoluto. Si queréis visualizarlo, imaginad una especie de jodido hurón marsupial alado inteligente. Sí, he dicho HURÓN MARSUPIAL ALADO INTELIGENTE.

Si, lo sé. Aun estáis asimilando lo que habéis leído y estáis en shock. No sabéis si reír, quedaros con cara de WTF?, mirar con cierto desdén y condescendencia o preguntaros que demonios puede salir de algo así. Es comprensible y lo entiendo. Pero ojo, tras la primera impresión, os advierto que no os dejéis engañar. No cedáis a esos prejuicios que mencionaba antes y dejar de imaginaos escenas guarras de zoofilia en esa mente enfermiza que tenéis. Centraos en la historia, porque amigos, es ahí donde esta lo que hace de esta obra algo especial y que os hará pensar en lo simples que somos a veces.

La Tierra estuvo enferma es una obra de ciencia ficción, ubicada en un escenario post apocalíptico que coquetea con el distópico. Hace años nuestro planeta estuvo a un paso de ser destruido y solo la llegada de los Cuilt, una especie alienígena, evitó el desastre y propició su recuperación. A cambio, se quedaron con nosotros y la ley obliga a que cada niño humano sea acompañado de por vida por uno de los extraterrestres, en una especie de simbiosis intelectual, aprendiendo el uno del otro. Esa relación no pasa a ser más que una amistad o en el peor de los casos, el ver al otro como un compañero inseparable, pero en el caso de Samantha y Tepu, sucede algo que se salta todas las normas y explicaciones. Están enamorados. Un amor puro, limpio y simple, como lo son todos los verdaderos amores. Y a pesar de que saben que el suyo es imposible, no pueden evitar sentir lo que sienten. No hay un romance como lo vemos en otras novelas. Aquí el sentimiento es el que es desde un principio y no hay seducción ni otras zarandajas. El único ejemplo que se me ocurre es el de una especie de versión de La Bella y la Bestia, en la que Bella y el monstruo se aman, pero no pueden demostrarlo, ya que a los ojos de los demás, es una abominación.

Puede parecer que la novela sea poca cosa más que una trágica historia de amor prohibido, pero nada más lejos de la realidad. Eso es tan solo un elemento más, importante sin duda, pero que no eclipsa en absoluto la trama principal. Intrigas, luchas de poder, traiciones y muertes, muchas muertes. De hecho, me ha encantado el comprobar que la autora no se corta ni teme mostrar la crudeza de una época convulsa, en guerra, donde los intereses y el odio se cobran víctimas. Lo hace sin cebarse, pero también sin paños calientes. La supervivencia de los protagonistas  pende siempre de un hilo y Laura parece disfrutar con ello, ofreciéndonos varios giros argumentales, varios golpes de efecto y sorpresas inesperadas que enriquecen y dan fuerza e interés a la historia. El sufrimiento es una constante y la autora deja clara su intención de que seamos conscientes del dolor, de la pérdida, del miedo y del caos, ahondando en la vertiente psicológica de estos y llevándonos a una dura y cruda revelación: El Mal, en todas sus formas, es parte del mundo y de nuestra propia naturaleza. No hay forma de librarse de él. Como mucho, aspiramos a mantenerlo a raya y convivir, intentando que nos lastime lo menos posible, conscientes de que la felicidad es efímera y nada es eterno. No somos más que un puntito de luz en el universo y hasta las luces terminan por apagarse en algún momento.

Solo una mención a los que considero los tres puntos negativos del libro. Uno, es la celeridad con la que se suceden algunos hechos. Hay escenas en que pasan tantas cosas y tan deprisa, que cuesta seguir el ritmo y saber que está sucediendo. No es algo muy bestia, pero se nota cierto atropellamiento, que podría haberse evitado. La otra, es  que se hace corto, muy corto. Y pienso que había mucho material que explotar aun y que se podría sacar bastante jugo todavía de esa Tierra que la autora ha imaginado. Por último, la portada: No le hace justicia en absoluto, llevando al lector a conclusiones erróneas al contemplar el libro en la estantería. La ilustración es preciosa, pero  demasiado infantil. Parece un cuento para críos y no lo es para nada, ni de lejos. Es poco seria, nada acorde con la historia que alberga tras ella y aunque en ella se ven a los personajes, ese trazo y colorido resulta tan “para niños”, que echa para atrás.

laulop1Dejando a un lado esos detalles, la novela se lee rápido y resulta más que entretenida. Hay más de lo que puede parecer a simple vista y me ha gustado como la autora ha construido a los personajes, dotándolos de una personalidad que resulta imprescindible para jugar con ellos y con lo que quiere transmitirnos, las emociones, los miedos, las sensaciones y como asumen y afrontan todo lo que sucede. La acción es continua y eso hace que vayamos pasando páginas sin darnos cuenta. Hay algunos toques que sin llegar a ser humorísticos en sí mismos, nos provocan más de una sonrisa y otros momentos en los que se nos muestra como es de cruda la realidad y los horrores que a veces encontramos en ella.

 En resumidas cuentas. Si sois capaces de pasar por alto lo extravagante de la relación de marras y aceptáis meteros en la historia, creo que la vais a disfrutar. No es una gran joya de la literatura, ni lo pretende, pero cumple con su cometido y ofrece aquello que prometía, incluso  diría que un poquito más.

 

La Tierra estuvo enferma

Laura López

http://www.nowevolution.net/novelas/82-la-tierra-estuvo-enferma.html

 

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s