Las astillas de Yavé, de Rodolfo Martínez

Buenos días, amiguetes.

Hoy os traigo con una novela con la que he disfrutado muchísimo y que de momento,  pasa a formar parte de la lista de las mejores lecturas de este año: Se trata de nada más y nada menos que de Las Astillas de Yavé, de Rodolfo Martínez, quien vuelve a la carga con una historia que hará las delicias de los aficionados al género.

res1Viola Mercante, “Uve”, antigua policía y ahora detective privada; seductora, bisexual y deslenguada. El padre Tomás Ardente, jesuita joven y atractivo que trabaja en la parroquia de San Andrés, un barrio pobre que es un reducto de la inmigración latinoamericana y de la violencia. La vida de ambos se cruzará cuando el padre Ardente le encargue a Uve investigar la Iglesia del Dios Primigenio, una secta de origen estadounidense, no especialmente proselitista y en apariencia inofensiva, que ha levantado sus sospechas por dos motivos: apenas hay referencias sobre ella en ninguna parte y, desde su llegada al barrio, la criminalidad ha descendido de manera sorprendente.

Uve moviliza a su ex novio y, sin embargo, mejor amigo, un friqui entrado en la cuarentena y genio de la informática, quien le confirma que apenas hay datos de esta iglesia. Sus otras fuentes, el policía Morales y Alberto el Retrepao (un personaje casi marginal y su contacto en la calle), le corroboran con su poca información lo que cada vez resulta más evidente: están sucediendo cosas muy extrañas… La ciudad, y en concreto la población del barrio, está como apática y sumisa. Todo ello parece relacionado, además, con unas pequeñas muñecas protectoras que venden los artesanos andinos en los puestos ambulantes

Y así, poco a poco, sin apenas darse cuenta, Uve va cayendo en lo que parece una trampa urdida desde los más altos estamentos eclesiásticos que pondrá en peligro, no sólo sus vidas, sino todo lo que nos habían contado.

Rodolfo nos lleva una vez más a la Ciudad, ese escenario recurrente al que el autor se empeña en regresar una y otra vez, víctima del perverso influjo que esta ejerce sobre él, dispuesto a que nosotros también terminemos hechizados bajo su pérfida atracción. El Abismo en el espejo, Los sicarios del Cielo, Fieramente Humano… Las calles de la Ciudad esconden secretos imposibles de explicar, de comprender, una realidad oculta y terrible  que el autor se encarga de descubrirnos en cada nuevo título.

En esta ocasión, conoceremos a Uve, una detective privada que se topará con parte de esos secretos, viéndose implicada en una investigación que le permitirá, muy a su pesar,  descubrir un mundo desconocido y una realidad mucho más temible y aterradora de lo que hubiera imaginado jamás. Ocultismo, sectas, muñecas artesanales que albergan el mal, entidades  terribles que pugnan por regresar a nuestro mundo y arrasarlo bajo su dominio… Son solo algunos de los elementos con los que nuestra peculiar protagonista se verá obligada a lidiar.

Uve  se convierte por derecho propio en uno de los mejores personajes que ha creado el autor.  Ruda, valiente, desvergonzada, un tanto cínica -con un humor muy particular- y sin complejos. Una tía dura que no sé porque, no puedo evitar ver como la versión femenina de John MClane en sus mejores tiempos. Una detective que apuesta fuerte y arriesga, y que no se rinde, dispuesta hasta llegar al fondo de la cuestión y a vender caro su pellejo si la ponen contra las cuerdas. Otro tanto debo decir de los personajes que la acompañan en este viaje al infierno y que Rodolfo utiliza de un modo fantástico para que comprendamos aún mejor a la protagonista. Es a través de su relación con ellos cuando seremos capaces de ver como Uve entiende el mundo que la rodea, su forma de ser, su verdadera naturaleza. La verdad es que el elenco de personajes no tiene desperdicio y resulta incluso peculiar. Desde un ex novio friki total, hasta un venerable japonés maestro de artes marciales, pasando por un sacerdote cuyas ideas  se alejan mucho de la versión de la iglesia católica, una recepcionista coqueta y seductora, un profeta callejero y un cura que ha escondido un secreto durante años. Como podéis ver, la galería es completa y variada, pero todos y cada uno de ellos tiene su papel en la historia y ayudan a definir con claridad quien es Uve, siendo además piezas fundamentales para llegar a resolver no solo la investigación, si no enfrentarse a lo que aguarda al final del camino.

Estamos ante un thriller al uso, una novela de detectives en la que el elemento sobrenatural hace aparición de forma  gradual hasta tomar las riendas. Nada es gratuito ni excesivo y el autor logra que la oscuridad vaya  tomando forma sin prisas, con lo que esa sensación de que pasa algo raro, de que algo no está bien,  es muy intensa y va adueñándose de todo a medida que vamos avanzando en la lectura. Una atmósfera cargada, la certeza de que algo maligno y sombrío se cierne sobre nosotros, se va haciendo cada vez más palpable, hasta que se nos revela su naturaleza y nos damos cuenta de que ya no hay escapatoria, que no podemos volver atrás, de que solo nos queda el enfrentarnos al horror que se muestra ante nosotros. Pero también hay mucho de género de aventuras. La  clásica búsqueda de la verdad, la revelación de un secreto oculto por la iglesia, la presencia de un mentor que ayudará a la protagonista a enfrentarse al reto. Detalles que le dan un toque muy especial a la novela y que resultan irresistibles para el lector, quien se siente uno más de los personajes y le empujan a querer desentrañar el misterio.

res2El tema religioso tiene un peso evidente en la trama, sobre todo a la hora de enfrentar a la Iglesia, como entidad, a la realidad de sus inicios y a su discordancia con  los verdaderos orígenes del cristianismo, según los textos apócrifos de los que se quiere desentender y pretende ocultar o desacreditar. Pero lo que más me ha gustado, ha sido ese enfrentamiento velado, pero obvio, entre lo racional, lo científico y lo divino, lo fantástico, lo imposible.  La fe tiene muchas caras y no se limita a la religiosa. Si una sociedad tecnológica como la nuestra cree en Dios, es evidente una contradicción que nos lleva al absurdo, pero que no es óbice para que esa creencia se mantenga arraigada de un modo inexplicable y por ende, supone creer en seres que escapan a nuestra realidad. Eso incluye a entidades que poco tienen  que ver con la imagen que tenemos  de ese barbudo  que según la Iglesia, creó el mundo. Hay tanto de Lovecraft implícito en la obra, sea de manera consciente o no, que uno no puede evitar encontrar ciertos paralelismos entre esa visión cosmológica del autor de Providence y la novela del gijonés, quien se acerca de un modo distinto a esa concepción de entidades imposibles, pero que no evita las innegables reminiscencias.

Con ese estilo impecable al que ya nos tiene acostumbrados, jugando con el lector y sorprendiéndole con golpes de timón perfectamente calculados, Rodolfo usa una prosa curtida y experimentada que nos lleva por donde quiere, con algunas frases que son para enmarcar. En ocasiones, directo a la yugular, conciso y cortante. En otras, explayándose con aquello con lo que quiere tentarnos. El autor utiliza con arte las herramientas de su oficio y se muestra como lo que es, un artesano de la palabra, un contador de historias asombrosas que hacen de este hábito nuestro, la lectura, un verdadero placer.

 

Las astillas de Yavé

Rodolfo Martínez

Editorial: Fantascy  (Penguin Random House)

ISBN: 9788415831242

Páginas: 464 pág.

PVP: 17,90€ (eBook: 7,99€)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s