Los Juegos, de Ted Kosmatka

Buenas tardes, mis queridos Lectores Ausentes.

FantascyLosJuegosHoy os traigo una novela con la que me lo he pasado teta. No es rompedora, ni pretende descubrir la rueda, pero que me ahorquen si no tiene un fondo más allá de lo evidente y un poso que me ha dejado un muy buen sabor de boca. Se trata de Los Juegos, de Ted Kosmatka, novela de ciencia ficción y terror,  que parte de las investigaciones en ingeniería genética y el clásico argumento de ver al ser humano jugando a ser Dios como arranque y herramienta para plantearnos las típicas cuestiones éticas y morales que siempre acompañan a estos temas, desde una perspectiva donde, mientras aprovecha para ofrecernos un visión bastante verosímil sobre un marco en el que las fuerzas políticas y económicas de cada país utilizan algo que, a priori, no deja de ser un entretenimiento de masas para hacer alarde de su poder y  su lugar como potencia mundial; nos ofrece también una historia de terror en la que monstruos de carne y hueso, no salidos de ninguna pesadilla, sino de los laboratorios de investigación, sembrarán el horror a sus anchas. 

En un futuro próximo, los juegos olímpicos traen un añadido que ha eclipsado a los logros de los atletas: Una competición que recupera el espíritu del antiguo circo romano en los que criaturas creadas mediante ingeniería genética por cada uno de los países participantes combaten a muerte  en la arena. Estados Unidos quiere mantener su liderazgo y es por ello que no duda en utilizar cualquier medio para lograr mantenerse imbatibles, por motivos que van más allá de los simples juegos, ya que el resultado de los mismos es solo una muestra de los avances tecnológicos, su poder como nación y de su supremacía dentro del actual orden mundial. En esta ocasión,  parece que han superado cualquier límite y la criatura que han creado escapa  incluso a su comprensión. Ni siquiera los creadores de esa abominación son capaces de explicar qué clase de ser han concebido y hasta donde llegan su posibilidades.

La Bestia, a quien llaman Felix a falta de un nombre mejor, se sale de cualquier idea preconcebida y lo más inquietante: Nadie sabe sobre qué clase de código genético  ha partido su creación. No hay ninguna criatura en la tierra que se le parezca ni remotamente. Sera  Silas, jefe del proyecto y uno de los genetistas más reputados del mundo, quien asuma la tarea de averiguar que es en realidad esa criatura y cuál es su origen , sus cualidades y sus posibilidades. Silas no tardará en darse cuenta de que quizá en esta ocasión, hayan ido demasiado lejos y hayan creado un ser que escapa a su control. Más fuerte y poderoso que cualquier otro experimento creado jamás para los juegos. Un depredador perfecto que poco a poco, da muestras de poseer una inteligencia  igual o incluso superior a la del ser humano.

Los Juegos es una novela que cuenta con varios puntos interesantes que hacen de ella una obra recomendable. Personajes bien construidos y que pese a que de entrada, pueda parecer que caen en los tópicos de siempre, demuestran tener una personalidad propia muy bien definida y que les viene al pelo a la hora de permitirnos ver las distintas formas de enfocar y tratar un tema tan peliagudo como es el tema de la investigación genética y el cruzar ciertas líneas. Sin pretender dar lecciones de moralidad, si es cierto que gracias a ellos, vemos las distintas posturas ante esas cuestiones, según el punto de vista de cada uno.

Son ellos los encargados de ofrecer al lector la posibilidad de hacerse una idea de qué tipo de sociedad es la que se muestra en la novela, nada alejada de la nuestra, y en invitarle a formarse su propia opinión respecto a si el fin justifica los medios y si hay límites que no deberíamos traspasar. Los grandes avances científicos siempre vienen acompañados de este tipo de debates y en esta historia de terror, esto no es una excepción.

Conoceremos a Evan Chandler, un genio  medio autista que vive en su propio mundo, que fue arrancado de los brazos de su madre en la más tierna infancia por parte del gobierno, para aprovechar y desarrollar todo su potencial en un centro de investigación especial. Su talento innato para trabajar en entornos virtuales, es aprovechado para construir un superordenador cuántico, una maquina inteligente que entre otras cosas,  es utilizado por gobiernos, empresas y cualquiera que esté dispuesto a pagar los elevados costes de puesta en marcha y mantenimiento.

También al mencionado Dr. Silas Williams, uno de los personajes con mayor protagonismo y que será quien deba descubrir que es en realidad la criatura y es a través del mismo  de quien obtendremos el enfoque positivista e idealizado sobre  el campo de la ingeniería genética. Un  hombre que considera esas técnicas un gran avance para el ser humano y que se refiere a las infinitas posibilidades para hacer el bien, aunque su tarea actual, de gran prestigio, le hace ser consciente de que no todo es tan bueno y que como siempre termina por ocurrir, los intereses en juego utilizan esos descubrimientos para un uso menos  noble y elevado. A medida que avanza su investigación del nuevo espécimen, sus dudas serán cada vez mayores al respecto.

Por su parte, la Dra. Vidonia asume en su papel la voz de la conciencia. Pese a tener ciertos reparos sobre lo que supone ya de por si el crear seres que no existen en la naturaleza mediante la ciencia, lo que realmente le horroriza es el hecho de que esos avances científicos, esos recursos, sean utilizados con el único fin de entretener a la población y ser una forma de mantener el estatus de superpotencia para los países participantes. Considera algo lamentable y terrible el  que se obligue a las criaturas a que se maten entre ellas para satisfacer a un público enfebrecido y que los gobiernos inviertan en ello en lugar de darle un uso más práctico y beneficioso a esa tecnología. Justo en el otro extremo de la balanza está Baskov, empresario de altos vuelos, quien ve en todo esto no solo un gran negocio, sino que está dispuesto a cualquier cosa por sacar beneficio de las investigaciones. Para él, esto es tan solo otra forma de poder, de posicionarse en el bando de los ganadores y de mantener el equilibrio fáctico en el que hay tantos intereses de por medio.

Como podéis ver, el lector tiene a su disposición todos los puntos de vista posibles. No solo sobre un tema tan polémico como lo es la ingeniería genética, sino también nos permite hacernos una idea clara de esa sociedad, insisto, tan cercana en el tiempo y tan llena de luces y sombras como la nuestra. El maltrato animal; la frialdad de los gobiernos y el uso interesado de los servicios sociales para su propio beneficio; las reglas de mercado dictadas por las corporaciones; la guerra fría, cuyas campañas de propaganda e intimidación  están disfrazadas de evento deportivo; la vigencia del “pan y circo”,  son solo algunos de los detalles que se nos dan para que tengamos claro el escenario en el que se desarrollan los hechos.

Con un ritmo perfecto para que la historia avance con interés, manteniéndonos interesados en ella y deseosos de saber que sucederá a continuación, ágil y sin andarse con rodeos, pero siempre manteniendo un nivel de calidad más que correcto, el autor hace uso de una prosa que sin ser exquisita, si es bastante superior a lo que suele uno encontrar en este tipo de novelas. Un lenguaje sencillo, pero cuidando las formas y con un tono en el que lo que leemos, lo que se nos cuenta, nos parece tan cercano y creíble que no nos resulta difícil imaginar que mucho de lo que se narra tiene visos de ser así, tal cual, salvando el pequeño detalle de que a día de hoy, todavía no hemos creado esos monstruos. Pero la trama política, los intereses ocultos de muchas cosas que podemos ver en cualquier noticiario y que se nos escapan en nuestro día a día, la soberbia de las grandes empresas y su capacidad para interferir -su peso real en la toma de decisiones-, es algo que no ponemos en duda en ningún momento.

KosmataEn cuanto a lo que se refiere a la propia novela como historia de terror y ciencia ficción, solo decir que en ciertos momentos y salvando las distancias, me ha dado la impresión de que Umbrella -si, la de Resident Evil-, quiso mantener su imagen corporativa y decidió  quedar bien, permitiendo que algunos de sus BOWLS  se conviertan en gladiadores, aclamados por el público que asiste en las gradas. Suena absurdo, lo sé. Pero uno es quien es y no puede dejar de verse influido por aquellas cosas que le han marcado desde su más tierna infancia hasta ahora. Y si digo eso, es porque Felix y el resto de criaturas, me han recordado a esas armas biológicas del videojuego, terribles y letales. Personalmente, me lo he pasado pipa con ella.

En definitiva, tenemos una novela que invita a la reflexión sobre temas serios e importantes, controvertidos, que incide en cuestiones que requieren de un debate intenso a la hora de marcar o no unos límites éticos ante determinadas líneas que uno no sabe si deberían cruzarse, a la vez que nos ofrece una historia de terror pura y dura, donde seres abyectos e imposibles  se destrozan entre sí, esperando hacer lo propio con nosotros. Y uno en especial, el más increíble, despiadado y perverso de todos ellos, podría incluso sustituir al ser humano como especie dominante.  ¿Se os ocurre algún modo de mejorar la historia?

 

Los Juegos

Ted Kosmatka

Editorial: Fantascy  (2014)

ISBN: 978-84-15831-10-5

Páginas: 414

PVP: 17,9€

 

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s