Linda, como en el asesinato de Linda, de Leif GW Persson

Buenos días, queridos Lectores Ausentes.

Venimos hoy con un título que me ha resultado sorprendente, no tanto por su argumento  como por los personajes que uno se encuentra entre sus páginas. Alejada de lo que  el lector espera cuando decide ponerse con una obra  de este tipo (lo que se ha dado en llamar Novela Negra Nórdica),  la novela  se descuelga por otros derroteros que la convierten en una lectura tan interesante como divertida, donde el mérito recae sobre unos protagonistas que valen su peso en oro y en una brillante exposición de como funciona la maquinaria del Sistema y sus relaciones entre los distintos cuerpos, desde el policía de barrio hasta las mas altas esferas.

En mitad de un verano inusualmente caluroso, donde la mayor noticia está siendo las máximas de temperatura, una joven es asesinada en la apacible ciudad de Växjö. De inmediato la comisaría local alerta a la central de Estocolmo, cuyos principales efectivos están de vacaciones. Por razones que nadie logra explicarse, el jefe asigna el caso a Evert Bäckström, el hombre que «da tanta guerra como cien delincuentes», si no más.

 Mientras el asesinato de Linda pronto acapara las portadas de los diarios sensacionalistas y las tertulias de televisión, Bäckström lidera una investigación que amenaza con escapársele de las manos de no ser por la tenacidad de su esforzado equipo de colaboradores.

De entrada, el argumento no llama demasiado la atención. Un crimen como cualquier otro que no parecía tener demasiado que ofrecer, salvo la típica investigación al uso que poco aporta al lector. Una historia tan manida que  parece condenada a formar parte de esa inmensa pila de lecturas irrelevantes de las que nos olvidamos a los pocos días.

Por eso la sorpresa es mayúscula cuando entra en escena el encargado de investigar el caso: Evert Bäckström. Y ahí, amigos, es cuando uno se da cuenta de que lo que tiene entre manos  va a resultar una lectura de esas que va a recomendarle a todo el mundo y con la que va a pasar muy buenos ratos.

No solo con él, sino con la galería de personajes que van a ir desfilando por las páginas a medida que avancemos con la lectura.  No es sencillo que una historia tan simple no solo mantenga el tipo, sino que además destaque  gracias a sus protagonistas. Persson lo consigue y con nota, logrando que el lector no pueda evitar que un chulo, vividor, sinvergüenza, machista y vago como  Bäckström , termine por resultarle simpático y llegue incluso a caerle bien.

Persson hace un excelente trabajo, tanto en la construcción de los personajes como en el desarrollo de los mismos. A eso hay que sumarle su modo de narrar y exponer los hechos. Y sobretodo, la concienzuda, pero entretenida forma en la que refleja todos los pormenores de la investigación y el funcionamiento de la maquinaria policial, judicial y administrativa en la resolución del caso. Desde los problemas de comunicación entre los distintos cuerpos y fuerzas del orden, hasta los piques entre ellos, pasando por los engorrosos y en ocasiones absurdos trámites burocráticos y como no, los intereses políticos  y la presión de los medios  para encontrar a un culpable.

En medio de tanta gente y tantos puntos de vista,  el personaje de Bäckström brilla con luz propia. Una especie de Torrente nórdico, que a diferencia de nuestro héroe patrio si utiliza el cerebro, aunque se gaste la misma repelente forma de vivir la vida. Maleducado, egoísta, malcarado, homófobo, caradura, holgazán, mujeriego y machista, son solo unos pocos de los adjetivos que le definen. Borrachuzo consumado, un aprovechado del sistema, poco amigo de la higiene y aun así, creyéndose mejor que los demás. Un gilipollas integral, vamos. Pero aun con todo, hay que otorgarle el merito de tener buen olfato como policía y lo más importante, una suerte envidiable.

Sin caer en la comedia propiamente dicha,  Bäckström nos proporciona momentos muy divertidos en los que no podremos evitar una sonrisa o incluso alguna que otra carcajada. Su falta de escrúpulos y su jeta son difícilmente clasificables y aportan algunas de las mejores escenas de la novela. Su mera presencia hace que el libro valga la pena y  aun cuando dejamos a un lado el factor humorístico, sigue siendo un peso pesado.

Aunque Bäckström acapare la atención, no debemos olvidar que estamos ante una novela coral, en la que otros muchos personajes tienen voz y voto y merecen ser descubiertos. No gozan de la particular personalidad del protagonista, pero aun así, su perfil, sus acciones y su presencia adquieren una importancia vital para el desarrollo de la novela.

Personajes bien elaborados,   con la función de ofrecernos otros puntos de vista y modos de afrontar el caso, además de permitirnos comprender los complicados engranajes que se ponen en marcha en una investigación de este tipo, resultan tan interesantes como el propio Bäckström.  Soportan sobre sus hombros parte primordial de la trama y están trabajados a conciencia, logrando alcanzar una profundidad de la que el protagonista carece y resultando imprescindibles para darle credibilidad, la seriedad  necesaria y  la intensidad emocional en los momentos precisos para evitar que la novela se convierta en una burda comedia o en un caso anodino. Las relaciones humanas son el factor determinante. Tanto a nivel profesional como personal. Eso nos permite conocer y comprender sus actos, decisiones y la forma en que afrontan el caso. La novela no sería nada sin sus personajes, siendo únicamente ellos quienes logran que funcione.

En definitiva, una buena lectura que ofrece mucho más de lo que podía parecer. Distinta a cualquier novela de temática similar y con unos personajes que os van a sorprender. Divertida y una forma entretenida de conocer los entresijos reales que se producen en una investigación policial.

 

Linda, como en el asesinato de Linda

Leif GW Persson

Editorial: GRIJALBO

ISBN: 9788425347955

Páginas: 560 pág.

PVP: 21,90€

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s