Cine: John Carter, de Andrew Stanton -La crítica de Rozikas-

 

FICHA TÉCNICA

Película en 3D: John Carter. AKA: John Carter of Mars. Dirección: Andrew Stanton. País: USA. Año: 2012. Duración: 132 min. Género: Acción, aventuras, ciencia-ficción, fantástico. Interpretación: Taylor Kitsch (John Carter), Willem Dafoe (voz original de Tars Tarkas), Lynn Collins (Dejah Thoris), Samantha Morton (Sola), Mark Strong (Matai Shang), Ciarán Hinds (Tardos Mors), Dominic West (Sab Than), James Purefoy (Kantos Kan), Daryl Sabara (Edgar Rice Burroughs), Polly Walker (Sarkoja), Bryan Cranston (Powell), Thomas Haden Church (voz original de Tal Hajus). Guión: Andrew Stanton, Mark Andrews y Michael Chabon; basado en la novela “Una princesa de Marte”, de Edgar Rice Burroughs. Producción: Jim Morrison, Colin Wilson y Lindsey Collins. Música: Michael Giacchino. Fotografía: Dan Mindel. Montaje: Eric Zumbrunnen. Diseño de producción: Nathan Crowley. Vestuario: Mayes C. Rubeo. Distribuidora: The Walt Disney Company. Estreno en USA: 9 Marzo 2012. Estreno en España: 9 Marzo 2012. Calificación por edades: No recomendada para menores de 7 años.

SINÓPSIS

La película lleva a la gran pantalla una aventura épica que se desarrolla en el devastado planeta Marte, un mundo habitado por tribus guerreras y seres salvajes. John Carter, un veterano de la Guerra Civil americana, se ve inmerso en una nueva y misteriosa guerra con un extraño ejército de marcianos, entre los que se encuentran Tars Tarkas y la princesa Dejah Thoris.

EL CRITICÓN DE CINE dice:

Antes de visionar la aventura del hasta ahora casi desconocido John Carter, mi raciocinio cinéfilo me hacía desconfiar altamente de este producto. Primero, porque el trailer lo precedía con un tufo muy parecido a la fracasada “Prince of Persia”, y segundo, porque a grandes rasgos, tanto los marcianos como algunos escenarios del imaginado planeta rojo parecían sacados de la saga moderna de “Star Wars”. Me picaba la curiosidad, eso sí, enfrentarme a ella porque se trata de la adaptación a la gran pantalla de “Barsoom”, una serie de historias marcianas que escribió el mismísimo padre de Tarzán, Edward Rice Burroughs.

Visto que detrás está Disney con sus apabullantes sumas de dólares, y que este proyecto  cinematográfico era para sus mandamases tan antiguo e irrealizable como lo fue “Avatar” para James Cameron, al final se ve que han esperado también a que la tecnología en tres dimensiones invada a fuego las salas de cine para tirar la casa por la ventana y, ¡tachán!, vivan los efectos digitales, el 3D y las palomitas.

Reconozco que el resultado final, si bien deja algo que desear principalmente en la trama y en la interpretación, pasa el corte gracias a los efectos especiales; si no fuera porque se integran perfectamente en la acción y en la historia, este film sería magníficamente anodino. Tampoco me equivocaría si digo que los marcianos parlantes que pululan a cascoporro (Tars Tarkas y los barsoomianos, sin ir más lejos, el guiño tierno y divertido al público infantil), es de lo mejor de la película; tanto que eclipsan incluso al propio Taylor Kitsch. Otro aspecto a tener en cuenta es que John Carter pretende abarcar a un público tan amplio que al final no logra contentar a todo el mundo. Los adultos considerarán que es una “peli para críos” −de hecho, el film hubiera sido genial con más violencia, batallas cruentas y sangre−, mientras que los más pequeños se aburrirán con las farragosas tramas políticas que enfrentan a los distintos habitantes del Marte. Por otro lado, faltan escenas memorables de acción, de épica similar a “Star Wars” o “El Señor de los Anillos” y, de hecho, la mayoría de ellas se resuelven con una inusitada presteza.

A Andrew Stanton, que dirigió también “Wall-E” y “Buscando a Nemo”, no se le puede achacar nada, al contrario. Para ser este el primer gran despliegue visual de Disney con personajes reales y creados digitalmente, su labor es encomiable. Eso sí, en el apartado sonoro, aquí el “mendas” esperaba buenas melodías tanto fuera como dentro de la acción, como cabría esperarse en otros films épicos de similar calado como los citados anteriormente. Ahí, el tal Giacchino decepciona.

Sin mucho más que destacar favorablemente, “John Carter” es un título familiar, de esos que socorren a los padres cualquier mañana de domingo o jornada festiva; espectacular, entretenida, un lujo visual que, inevitablemente, tiene sus carencias (cinéfilos amantes de las cruentas luchas épicas, tener a la Disney a las espaldas tiene cosas muy buenas, pero también descafeína el producto).

Una película a la que merece la pena dar una oportunidad para rescatar al enano que todos llevamos dentro.

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s