La Isla de Las Muñecas, en Xochimilco

Hoy nos vamos de viaje, mis queridos Lectores Ausentes.

Nuestro destino se halla al sur del centro del Distrito Federal, exactamente en Xochimilco. Es este un lugar mitico y uno de los centros urbanos mas importantes del Mexico antiguo, tanto por su belleza natural, su historia y por su importante comercio.
Xochimilco comprende una extensa area de 189 kilometros de canales navegables donde los amantes de la naturaleza podran disfrutar de la abundante diversidad de fauna autoctona, asi como del espectaculo visual que suponen sus extensos jardines dedicados al cultivo de flores, a lo largo de los cientos de chinanpas ( es asi como se conoce a esos pequeños islotes flotantes que se encuentran a lo largo de todo el canal y a las propias veras de su cauce).Tanto es asi, que en 1987 la zona de la Chinampas recibio el titulo de Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Su idilica belleza contrasta sorprendentemente con todo tipo de historias y leyendas,siendo este enclave foco de las mas importantes y populares del centro de la República mexicana.

Puede que la mas conocida de ellas y la que da pie a esta reseña es la de la llamada “Isla de las Muñecas”, pequeña chinanpa donde su unico habitante, Don Julian Santana Barrera, llego a vivir en un inquietante escenario desde medianos de los años 70 y permanecer en el durante mas de 25 años.
Quizas os pregunteis que puede tener de inquietante un paisaje tan bello como el que os he descrito al empezar el articulo. La respuesta es bien sencilla: La isla de Don Julian sufrio una extraña transformacion a manos de este, quien convirtio ese paisaje paradisiaco en un lugar cuando menos turbador.
El bueno de Don Julian empezo a “coleccionar” muñecas hace 52 años y a colgarlas en su chinampa, bien de las ramas de los arboles, de las paredes de su humilde chabola o de los alambres que circundaban el islote. Las recogia en el pueblo con su carretilla o las rescataba del canal, cuando bajaban por sus aguas.

 

La extraña obsesion de don Julian por las muñecas se inicio por un tragico suceso que marcaria de por vida al anciano: La aparicion del cadaver de una muchacha que fallecio ahogada frente al terreno de Don Julian, semisumergido en el lodo y enredado entre los lirios que este cultivaba.

Don Julian relataba angustiado a los pocos que quisieran escucharle que desde que el cuerpo aparecio, se escuchaban voces, pasos y lamentos de mujer ,y que se hacian mas presentes al caer la noche en aquellos solitarios parajes.
Atemorizado, se le ocurrio dejar en la orilla donde hizo su macabro hallazgo una muñeca que habia encontrado, con la esperanza de que aquella humilde y curiosa ofrenda aplacara de algun modo al causante de los fenomenos que le acongojaban.
Aparentemente, la cosa funciono,al menos al principio. Pero en vista de que al poco los hechos se
repetian, Don Julian decidio proteger el lugar y a si mismo del unico modo que su miedo le permitio vislumbrar: Rodeando su chinampa de muñecas, creando asi una especie de lugar sagrado por un lado y ademas, como una ofrenda continua para contentar al “espanto” que se le manifestaba.
Muñecas de todo tipo y de cualquier tamaño. Muñecas enteras o mutiladas. Regaladas o encontradas en las calles,vertederos o incluso en las aguas del canal.Todas ellas servian para protegerlo. Instalo unos alambres a lo largo de todo el islote y en las mismas orillas de la chinampa y asi las iba colgando: de la mano, de un pie, de donde se pudiera. Las Muñecas eran su peculiar dadiva para el espectro y a la vez, sus guardianas,siempre vigilantes. Tenía una preferida a la que llamó La Moneca y por todas las chozas que tenía, pasaba la muñeca, ahuyentando a los malos espíritus que le rodeaban.

Solia comentar amargamente que la sirena del lago ( es asi como se referia a la joven ahogada y cuyo espiritu, segun el, era el causante de todos sus miedos ) le llamaba, intentando perduadirlo para que se reuniera con ella. Sorprendentemente, en el año 2001, don Julián falleció a los 86 años en el mismo lugar en el que fue hallado el cuerpo de la desdichada, victima de un infarto y acabando caido en las aguas.

Tal y como relata Anastasio, sobrino de don Julian y quien actualmente se encarga de la pequeña plantacion de la chinanpa y que fue la ultima persona que le vio con vida, el anciano se acerco al lago para pescar, como era costumbre habitual para el, mientras le comentaba que la sirena parecia volverse cada vez mas insistente y estaba manifestandose cada dia con mas fuerza, ya que parecia cada vez mas empeñada y deseosa de llevarselo con el.
Anastasio se ausento un rato para ir a ver al ganado que cuidaba en otra finca y cuando regreso se encontro con el dramatico desenlace: Don Julian había muerto de un infarto y había caído al canal.
La gente del lugar comenta por lo bajo que su muerte no fue natural. Que fueron sus propias muñecas las que acabaron con su vida antes de permitir que la Sirena se lo llevase… O quizas al final, la Sirena consiguio su proposito y finalmente Don Julian se reunio con ella.
La zona esta abierta a las visitas y cualquiera puede acercarse a la chinanpa.De hecho, las autoridades han declarado el lugar de Interes Nacional y este puede visitarse a cualquier hora del dia.Pero segun afirman los que han ido alli, lo mejor es hacerlo durante las noches de luna llena, momento en el cual las muñecas de Don Julian parecen cobrar vida.
Y es que resulta inquietante pensar que a veces, muñecas que llevan colgadas alli desde hace mas de veinte años, cubiertas de limo y mugre y practicamente desfiguradas por el calor y la humedad, de pronto se pongan en marcha, unas llorando, otras diciendo “papa” con una voz quejumbrosa a causa del oxido que se acumula en sus mecanismos. Otras siguen inertes, aunque igual de estremecedoras viendolas con esos ojos muertos que aun asi, parecen observarnos.

 

Quién sabe qué fue lo que realmente sucedió aquél día.O si estas pequeñas muñecas siguen arrullando y calmando la miedos de Don Julian. Lo unico que sabemos con certeza, es que el lugar merece ser visitado y que una vez alli, en la isla de las Muñecas, entenderemos que jamas volveremos a ver a las muñecas, esos “inocentes” juguetes, con los mismos ojos…

Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s