La Fabrica de Relatos: Los vivos eran los que no se daban cuenta de que….

Buenas,queridos Lectores Ausentes.

Nueva entrada dedicada a esa Fabrica de Relatos en la que aficionados y aprendices de Juntaletras elaboramos historias a partir de una frase concreta con la cual debe iniciarse el texto.

En esta ocasion,la frase en cuestion era la de la que veis en el titular y de entre todos los relatos participantes, me quedo con uno que espero os guste.

Su autor, un buen amigo y ademas,recientemente compañero en el mundo bloger,no es otro que Francis Cuevas,conocido tambien como Hardlock entre los asiduos al foro Somos Leyenda.

Su relato,titulado “Hija del Aire” es una muestra del talento de Cuevas,de su estilo inconfundible y una delicia para el lector.
Sin mas preambulos, os dejo con el:
-Hija del Aire-

“Los vivos eran los que no se daban cuenta de que sucedían cosas extrañas y maravillosas, porque la vida estaba demasiado llena de cosas aburridas y mundanas. Sin embargo, ella conocía muy bien el valor de la existencia. Apuraba cada ápice de vitalidad, cada corpúsculo de energía robado a sus amantes. Después de los festines solía materializarse, joven y exuberante, recorría las calles ávida de sensaciones; exploraba el placer y el dolor, el tacto de un torso o el azote del viento sobre el rostro mojado. Todo inútil, siempre debía volver a su mundo, eternamente encadenada a las sombras.”

“Elías Galeros puso su mente y su carisma al servicio de sus sueños: Dinero y poder. Se convirtió en un coleccionista, de propiedades, de influencias, de esposas. Casi un profeta del evangelio del éxito, ejemplo para todos los ambiciosos del país. Aquella casa fue su ultima adquisición, un palacete barroco, perfecto para deslumbrar.

Entonces sucedió, apareció ella. En la frontera entre el sueño y la realidad, radiante, perfecta, una diosa de luz, con su abrazo lo transporto a lugares que no creyó que existieran.

Durante meses, sintió miedo y fascinación, vio mermar su cuerpo, su cabello, su cutis, su antaño elegante porte, solo quedo una reata de huesos andantes. Abandono la vida publica y se recluyo en un pequeño mundo, ni las llamadas de sus socios, ni los sollozos de Helena, su mujer, pudieron hacer nada.

El antiguo semidiós terminó abierto en canal sobre una mesa se autopsias. Síndrome de fallo multiorgánico, dijo el forense y cerro aliviado el informe.”

“Jesuita y exorcista renegado, excomulgado por Roma; el nombre del profesor Argumosa corría por lugares muy diversos. Experto en resolver problemas especiales a un precio nada módico. La viuda lo visitó días antes, un despacho extraño en un edificio extraño, abarrotado de objetos singulares, de papeles, de polvo, de kippel. La escucho atento y le prometió ayudar a su esposo. Pero la ayuda llego tarde y solo pudo examinar el cadáver. Su ayudante, un siniestro oriental, pasaba una lámpara ultravioleta por el cuerpo. Manchas verdes y fluorescentes cubrían al muerto, eran mas intensas en manos, boca y genitales.

-Es lo que me temía- Dijo el profesor, hablando a alguien a su espalda.

-Entonces ya sabe lo que quiero- Respondió una voz femenina.

-Será peligroso, podríamos encontrar el mismo fin que su marido… peligroso y caro.

-¡Usted preocúpese de hacer bien su trabajo, yo me ocupare del dinero!.”

“Fabricar los amuletos protectores, consagrar las velas, hacer las invocaciones previas, los preparativos en la mansión fueron largos y tediosos; hasta que llego la conjunción adecuada.

El profesor, Helena y el silencioso mongol esperaban protegidos dentro de un pentagrama invertido. Pócimas ocres y amargas habían estimulado su conciencia, tras horas de concentración y llamadas silenciosas, una niebla densa se formo en la habitación. Lo lleno todo, solo el espacio sobre el pentagrama quedo libre, como una invisible campana de vació.

Unos balidos, la silueta de un macho cabrio se perfiló a un metro de los convocantes. El jesuita vaciló y comenzó a hablar en una lengua oscura y gutural, la criatura de los avernos uso el mismo idioma arcano. Enseguida se perdió en la nada, llevándose las brumas consigo.
-¿Qué ha pasado?- Pregunto la temblorosa señora de la casa.

-Lo mas difícil esta hecho- Respondió el imperturbable asistente, mientras la sujetaba para que no desfalleciese.- Este demonio ha aceptado el trato, nos traerá a la presa. Pero algún día volverá a cobrarle la deuda.

Así fue, no tardo mucho en llegar la devoradora de hombres, un frió intenso anuncio la llegada de la criatura. Una piel gris y arrugada, un sexo raído y bulboso y unas ubres flácidas conjugaban con un rostro que parecía una red de surcos profundos donde hubiesen quedado atrapadas dos brillantes estrellas. Una boca curva e inhumana con un solo diente largo y rojo completaban el repulsivo espectáculo.”

“Sus dos compañeros se cuidaron mucho de que Helena conociese las habilidades de su enemiga, podía inducir pánico, terror, engañar con visiones y un buen puñado de artimañas diversas. Por eso, cuando la vio atravesar el circulo protector y caer sobre ella, supo que era una mentira y mucho mas tranquila de lo que cabía esperar, hizo aquello por lo que había pagado.

Saco un pequeño frasco de su bolsillo y lo arrojo hacia donde instantes antes estaba aquel ser. En un estallido de humo, el súcubo se redujo a una masa viscosa y palpitante.

Argumosa se adelanto, y recogió una muestra antes de que se evaporase.

-La ultima de su estirpe, la ultima hija del aire.- Le oyeron murmurar.”
Si os ha gustado,os recomiendo que os paseis por el blog de Hardlock ( o Francis Cuevas,como prefirais),donde encontrareis mas historias como esta ,ademas de biografias curiosas y otros articulos que os sorprenderan.

Nos vemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s